lunes, 15 agosto 2022 - 19:47

Primaria. ¿Insistirán con las 5 horas? Congreso pedagógico para transformar la educación

El ministro de Educación nacional, Jaime Perczyk, había anunciado que el pasado viernes 8 se definía la extensión la jornada de Primaria de 4 a 5 horas, en todo el país. Incluso habló de dar clases los sábados y que todo se iba a aprobar en el Consejo Federal de Educación (CFE), con los ministros provinciales reunidos en Ushuaia (ampliar).

Entonces, ¿qué pasó? Esos ministros y las burocracias docentes salieron a atajarse, diciendo que se enteraban por la prensa. Y el rechazo en las escuelas fue tan masivo, que la “noticia” quedó en eso. En un titular de impacto, lanzado por un gobierno del PJ y el Frente de Todos en crisis y con una dura interna, que busca mostrar “iniciativa”, pero corrido por derecha. Más allá que ahora digan que insistirán con la extensión horaria (Télam, 22/4). Pero si deben «insistir», es porque apoyo no logró…

Es que esa sería «la» respuesta del gobierno ante escuelas que están estalladas de matrícula por el pasaje de las privadas, a consecuencia de la crisis y la pandemia. Desbordadas de carencias y repletas de problemas no resueltos, ni por Alberto y Cristina ni por Kicillof ni Larreta ni otro gobernador.

Hay serios problemas de infraestructura, falta de recursos, de cuestiones laborales y que hacen a lo pedagógico. Muchos venían de antes, pero la falta de respuesta de los gobiernos en la pandemia, los agravó. Y potenció las limitaciones de una educación que debemos repensar, no por responsabilidad o culpa de la docencia como pretenden siempre hacer creer, sino por el constante vaciamiento de la escuela pública. Donde el aprender y enseñar no se soluciona con una hora más, y menos en las condiciones sociales en que llegan les pibes y sus familias.

Como no hay grieta en esto de usar la educación en su disputa electoralista, Larreta, su ministra Acuña y toda la derecha macrista piden aumentar los días de clases. Mientras Milei dice que cerraría el ministerio de Educación, quiere “una brutal reducción del gasto público” y desprecia a las universidades públicas tildándolas de “centros de adoctrinamiento”. Todo un ataque a lo público, tendiente al privatismo y al ajuste, acorde al pacto con el FMI para pagarle la estafa de la deuda.

Son supuestas «salidas» desde una visión mercantilista, por eso generan rechazo y solo pueden resolverse en un Congreso Pedagógico Nacional, donde sea la docencia, estudiantes y familias quienes resolvamos las trasformaciones para la educación estatal. En un sentido emancipador, que forme integralmente, en el pensamiento crítico y dialéctico, con visión humanística y que aporte a una sociedad justa, con perspectiva socialista.

CTERA no cambia su negativa a luchar

Por eso el anuncio de ir a 5 horas, hecho sin fundamento pedagógico y didáctico, más que la opinión de Perczyk diciendo que “sumar horas de clase es más conocimiento y mejor educación…”, cosechó el repudio en Primaria. Con las escuelas diciendo: “hay que hacer paro ya”. Cosa no recogida por la Celeste de CTERA y los gremios.

Con un rechazo incluso si se cobrase más, porque es trabajar más y peor. A su vez, las escuelas de jornada completa, tampoco tienen una verdadera retribución salarial y laboral. Todo en medio de la bronca por salarios que rondan la línea de pobreza  y pierden con la inflación.

Hubo también crítica y preocupación en los demás niveles porque ven que si se avanza en Primaria, en lo que implicaría una reforma laboral y educativa arbitraria, inconsulta y sin fundamento, vendrán por todos los niveles.

Por el lado de CTERA, la burocracia fue cambiando su discurso, pero no cambió su negativa a llamar a paro y movilización para frenar este despropósito, porque sostienen y son parte de este gobierno que se dice “popular”. La Celeste de Baradel y Sonia Alesso estuvo en silencio casi todo ese día. Y dejaron correr a dirigentes Celestes del interior que decían que esto podía “ser bueno, generar más trabajo y más salario para la docencia…”. Una barbaridad propia de burócratas que no trabajan hace años, con el privilegio de no padecer las presiones que implica dar clases hoy.

En el Consejo Federal de Educación no se aprobó nada

Pese a los anuncios del ministerio, de esa reunión el día 8 del Consejo Federal de Educación (CFE) no salió ninguna Resolución. Lo que desmiente su comunicado sobre la supuesta “buena recepción” a la propuesta. Solo se informó, ante el pedido de CTERA, que los gremios, “en los próximos días se reunirán con el ministro para reabrir la paritaria docente”. Pero pasaron más de 15 días y aún ni eso.

Todo se redujo a hipotéticas “mesas de trabajo para que haya más horas en la primaria”. Y punto. Eso confirma lo dicho por CTERA de que “en la reunión no se firmó ninguna resolución sobre la implementación de lo que había anunciado el Ministro de Educación Nacional referido a la extensión horaria en primaria…”.

Recién el día 19, en el sitio del CFE donde publican sus resoluciones, declaraciones y convocatorias, apareció una larga “Declaración Ushuaia”, a 40 años de Malvinas. Se trata de tres hojas que al final tienen unas pocas líneas de “metas comunes”, con una mención en sexto orden sobre: “Avanzar hacia la jornada extendida en la escuela primaria”. Nada más.

Lo opuesto al irresponsable titular de Perczyk, quien no presentó ningún proyecto ni plan concreto, pese la angustia que generó en la docencia y las familias por la desorganización horaria y de vida que un anuncio de tal magnitud implicaba. Porque habló de dar clases los sábados y presentó horarios para levantar a pibes a las 6 hs y entrar a las 7 hs, en un delirio que angustió a la comunidad escolar.

Ante la preocupación de por qué lo hacen, se confirma la mezquindad de buscar un título periodístico y jugar con la escuela pública, en disputa con la derecha. Por eso, al hablar en la UTN de La Plata el viernes 22, Perczyk tuvo que volver a bajarle el precio diciendo: “impulsamos el proyecto para que haya más escuelas con jornada completa”. Pese a que no se conoce ningún “proyecto”, solo repite la frase de la declaración del CFE sobre “avanzar hacia la jornada extendida…”. Que nada tiene que ver con el pomposo anuncio original.

No debemos bajar la guardia

Porque la Celeste de CTERA y de gremios como SUTEBA con Baradel o AMSAFE con Alesso no la rechazan ni proponen enfrentarla con medidas en cada distrito. Es que, para avanzar, deberían modificar las leyes de los Estatutos del Docente de cada provincia en sus legislaturas.

En el caso bonaerense por ejemplo, cambiar la ley 10.579 que fija que en Primaria, “el turno completo en los servicios educativos se regirá por las siguientes duraciones horarias: (hora: 60 minutos): Jornada simple: 4 horas diarias. Jornada completa: 8 horas diarias” (Art. 13º inc. A.2. Capítulo IV – Del Escalafón).

La CTERA y la Celeste de Baradel debe exigir a los ministros como Sileoni que aclaren cuando dicen: “es una buena idea incrementar horas en las escuelas…” (Télam, 6/04). Otros ministros también dicen verlo bien, pero que quieren saber cómo, el financiamiento y si sería extensivo a todas o solo parte de las escuelas. Incluso aclaran que no se podría trabajar los sábados por el descanso docente, la organización familiar, la realidad de las escuelas, su personal.

Ya antes y por el rechazo, Perczyk le quitó precio, al pedir que se implemente en 10.000 escuelas, gradualmente. Cuando hay 76.679 unidades de servicio educativo en el país y de esas, 22.929 serían de Primaria según el Anuario Estadístico oficial ([1]). Pero hacer eso no sería más que la tan anunciada ampliación de escuelas de jornada extendida/completa, la que debía llegar al 30% en 2010.

Así se fijó en la Ley Nº 26.075 de Financiamiento Educativo del 2005, al poner como objetivo «lograr que, como mínimo, el 30% de los alumnos de educación básica tengan acceso a escuelas de jornada extendida o completa» (Art. 2º, Inc. b). Pero hoy, el informe de la fundación Argentinos por la Educación ([2]), indica que “solo el 14,1% de estudiantes de primaria tiene jornada completa o extendida” ([3]). Y en la provincia de Buenos Aires, que concentra casi al 40% de la matrícula del país, llega apenas al 7,9%.

Ley Filmus-Kichner: jornada completa en toda la Primaria

Esto sin contar que esa meta la habían ampliado en 2006, con la Ley N° 26.206 de Educación Nacional de Filmus-Kirchner. Al establecer que «las escuelas primarias serán de jornada extendida o completa con la finalidad de asegurar el logro de los objetivos fijados para este nivel» (Art. 28º). Es decir, fijó la universalización de esa jornada para toda la primaria.

Si pasaron 16 años desde que la ley lo plantea y no se concreta, vale la conclusión de Argentinos por la Educación, fundación financiada por grandes empresas nacionales y extranjeras y asesorada por ex ministros, cuando explican que esto “revela que es una política muy onerosa y compleja, que entra en tensión con otras necesidades, como ampliar la cobertura en el nivel inicial y la primera infancia, las mejoras necesarias en la infraestructura y el equipamiento de las escuelas o el aumento del salario docente”. Si los propios privatistas lo dicen…

En este marco, el planteo de la Celeste apunta a negociar en paritarias una extensión gradual, pero del número de escuelas con jornada completa, no la extensión de la jornada a 5 horas. Eso es lo que le está reclamando Alesso de AMSAFE a la ministra de Educación de Santa Fe, que quiere pasar de 4.30 a 5 horas diarias en Primaria en la provincia.

Presupuesto al 10% del PBI y Congreso Pedagógico

Pero eso tampoco resolvería la crisis educativa. Además, porque la Celeste habla de mayor inversión, pero nunca lucha para lograrla. Y solo habrá educación de calidad con un inmediato aumento del presupuesto educativo al 10% del PBI, a partir del no pago de la deuda, de eliminar los subsidios a las privadas y de impuestos progresivos a la riqueza.

A su vez, la superposición horaria que esto conlleva y que hasta la CTERA reconoce que afectaría poder acceder a dos o más cargos como pasa por los bajos salarios, tampoco se resuelve sin luchar. Por eso debemos exigir asambleas y plenarios para definir el rechazo y llamar a paro y movilización. Una medida en apoyo a las provincias en conflicto, por la reapertura de todas las paritarias y por un salario que permita trabajar en un solo cargo, con 20 alumnos como máximo.

En vez de “negociar” que esto avance en cada provincia, cosa que agudizará más la fragmentación educativa, salarial y laboral, se debe volver a nacionalizar toda la educación, en un sistema único y estatal. Y plantear con fuerza la exigencia de un Congreso Pedagógico o Educativo Nacional porque es la única propuesta que da salida a las imposiciones que bajan desde arriba.

Por eso hacemos nuestras la declaración de la FND, Federación Nacional Docente y sus gremios (ver aquí), al señalar que debatir la propuesta y el proyecto educativo, exige debatir un proyecto de país desde los intereses de los trabajadores y el pueblo. Un verdadero proceso de democratización popular que coloque la centralidad de las decisiones político-educativas en quienes la ponemos en pie a diario: docentes, estudiantes y familias.

En tal sentido hacemos un llamado al conjunto de las fuerzas populares para impulsar la necesidad y exigencia de la urgente convocatoria a un Congreso Pedagógico Nacional que debata qué enseñar y aprender, cómo construir esos conocimientos y cómo distribuirlos desde los intereses de los trabajadores y sectores populares. Para ello nos ponemos a disposición de todos los sectores que se planteen encarar las medidas de lucha necesarias para lograrlo.

Para esta pelea tenemos también una oportunidad en las elecciones del 24 de abril en la ADP salteña (ampliar acá), del 11 de mayo en SUTEBA (ampliar acá) y del 15 de junio en la AMSAFE (ampliar acá). Para sumar votos y anotarse como fiscal para castigar al gobierno y la burocracia cómplice, recuperando la autonomía de los sindicatos para la lucha y la decisión democrática de la docencia. Para defender así la escuela pública, entendida como estatal.

Alternativa Docente en la Multicolor y la FND

ANCLA, Agrupación Nacional Clasista Antiburocrática

MST en el Frente de Izquierda Unidad


[1] SICDIE, Sistema Integrado de Consulta de Datos e Indicadores Educativos: https://data.educacion.gob.ar/

[2] Argentinos por la Educación es una fundación constituida por directivos de grandes empresas nacionales y extranjeras como Despegar, Edenor, Banco Galicia, IRSA, Mercado Libre, Microsoft, Hugo Sigman (vacunas), Muchnik.co, Org. Román, Bain & Company y otros 50 aportantes. Con un equipo de “académicos” privatistas como Jaim Etcheverry, Guillermina Tiramonti, Carlos Torrendell, Alieto Guadagni o Rodríguez Giavarin y ex ministros nacionales como Juan Llach, Susana Decibe, Andrés Delich o Juri y provinciales como Narodowski y Sanguinetti de CABA, Balagué de Santa Fe, Berruezo de Salta, de San Luis, Mendoza o Río Negro.

[3] Según este informe “Extensión de la jornada escolar en el nivel primario”, el 7,3% de los alumnos accede a jornada completa (8 horas de clase) mientras que el 6,8% tiene jornada extendida (más de 4 horas pero menos de 8).

Noticias Relacionadas