lunes, 17 junio 2024 - 04:24

Escuela Primaria. ¿Llevar a 5 horas la jornada de clases?

El ministro de Educación, Jaime Perczyk, propondrá este viernes 8, en la Asamblea del Consejo Federal de Educación en Tierra del Fuego, que las escuelas primarias tengan una hora más de clases por día, extendiendo de 4 a 5 horas por turno. ¿Cómo sería? Según dijo, plantean que “el turno mañana pase de 7:00 a 12:00 horas o de 7.30 a 12.30 y el turno tarde lo haga de 13:00 a 18:00 o de 13:15 a 18:15 horas”. Argumentando que, según la visión oficial, “sumar horas de clase es más conocimiento y mejor educación…”.

Por supuesto, debió aclarar que esto requiere de acuerdos con las provincias. Pero sobre todo, debería consultarse a la docencia, además de la comunidad. Por eso adelantó que las y los docentes percibirán “un aumento proporcional por la nueva jornada laboral”.

Pero, ¿plantean un 25% más de carga laboral, sobre salarios que no superan la línea de pobreza? Así solo empobrecen aún más la educación y profundizan la precarización laboral, ya que en lugar de contratar más docentes, se extiende la carga horaria de la docencia actual, con lo que se trabajaría más y en peores condiciones. Además y por la superposición de horarios, ¿qué pasará con quienes tienen dos o más cargos porque, con los magros salarios, no llega a fin de mes?

En ese sentido el ministro lanzó cifras sobre una supuesta “inversión de $ 18 mil millones para aportar el 80% del aumento del sueldo”. Pero lo dice el gobierno que acordó un fuerte ajuste para pagar la estafa de la deuda macrista con el FMI. Difícil de creer esa repentina “prioridad educativa”.

Porque reconocen que plata hay, pero como siempre, pretenderían usarla más como premio-castigo que en reconocer salarialmente nuestra tarea y su rol, bastardeada y mal paga. Además barajan que debamos dar 5 horas de clases los sábados, con lo que modifican drásticamente las condiciones de trabajo y de vida social, en una reforma laboral y educativa sin ningún justificativo pedagógico.

Respecto a si consultar o no a los gremios, a la CTERA y a la docencia, el ministerio aclara que eso debería hacerse “por distritos”, porque dependerá de cómo organicen sus horarios cada provincia. Con lo que solo agudizarán más la fragmentación del sistema educativo, en vez de avanzar en la necesaria renacionalización de la escuela pública.

Por eso, hasta uno de los dirigentes gremiales más claudicantes como Sergio Romero de la UDA y la CGT, salió a decir: “el ministro se arroga una representación que no le corresponde. Si se habla del trabajo docente, lo primero que debe hacer el Estado es dialogar en paritaria con los sindicatos, no reunirse con los empleadores en el Consejo Federal para definir unilateralmente, porque el que está frente al aula es el o la docente y se estarían modificando las condiciones de trabajo”.

Ya hay opiniones desde lo educativo que ponen en duda la medida por la dificultad de levantar a las 6 de la mañana o antes a pibes que deban a las 7 o porque seguirán estudiando a la hora de almorzar. Sin contar que a las escuelas van cada vez más infancias incluidas y esta carga horaria sería perjudicial por donde se la mire. Con un sentido socialmente adverso, al profundizar en la visión de escuela “guardería” o de “contención”, que es como consideran los gobiernos y las patronales a la escuela pública.

Peor aún, porque esa hora extra la quieren aumentar no sólo en escuelas de jornada simple, de 4 horas, sino en las de jornada extendida de 6 horas, que podrían pasar a 7. O también en las escuelas de doble jornada que son de 8 hora. La idea es tan disparatada que el propio gobierno reconoce lo difícil de su implementación: “no es lo mismo agregar una hora en Misiones que en Tierra del Fuego. O en distintas escuelas de cada provincia. Serán las autoridades distritales las que deban encontrar la mejor manera…”.

Pero con eso, hasta habilitan que haya diferentes horarios en una misma provincia. Todo un despropósito solo para construir un titular mediático, tomando a la educación como campo de disputa electoral entre un devaluado Alberto Fernández y la derecha de Larreta y demás gobernadores de Juntos por el Cambio.

La crisis educativa a la que nos trajeron no se resuelve con un reloj

Es un desatino a rechazar, desde lo pedagógico y didáctico, porque ya se cuestionaba lo poco que sirve tener tan temprano a las infancias para la construcción democrática de cualquier conocimiento. Y ni hablar de quienes van a la escuela para garantizarse un desayuno y que ese tiempo se necesite para que les pibes no se duerman por cansancio y por hambre.

Esto no se resuelve con más carga horaria, sino con más calidad educativa. Con esta medida solo van a complicar la organización y rutina familiar, sin lograr que baje el ausentismo que hay en primaria, no solo en media. Solo contribuirá a que ese ausentismo y demás problemas se incrementen porque buena parte de las infancias no pueden sostener hoy las 4 horas. Las que ya resultan pesadas, con infancias que no puedan sostener su atención, psíquica y emocionalmente.

La medida aparece como un globo de ensayo salido de la cabeza de tecnócratas que nunca pisaron un aula. Y solo saben de números, como si sumar una hora asegurara una educación de calidad. La crisis educativa a la que nos trajeron los distintos gobiernos no se resuelve por reloj, sino con un salario docente igual a la canasta familiar y no de pobreza como es hoy. Para poder trabajar en un solo turno y con 20 alumnos como máximo.

Se resuelve designando muchísimos más cargos docentes y auxiliares, con verdaderas parejas pedagógicas y no programas que alientan la precarización como los ATR bonaerenses. Con la construcción de más aulas y escuelas, con una fuerte inversión en infraestructura para dejarlas en condiciones óptimas para cursar. Con más y mejores becas y partidas para los comedores, con libros, útiles, calzado e indumentaria.

Todo esto sin llegar incluso a cuestionar la precarización encubierta que plantean en los saberes, al reducir todo a matemáticas y lengua como las áreas del conocimiento “necesarias para desenvolverse en la vida”. Y a lo sumo algunos contenidos elementales de ciencias, sin importar las demás áreas y materias.

Urgente Congreso Pedagógico Nacional para decidir

A esta altura ya resulta un disparate que este tipo de decisiones y las que tomaron en los dos años de pandemia, vengan enlatadas y las tomen un puñado de funcionarios y burócratas, con las patronales de la enseñanza privada, siguiendo las recomendaciones del Banco Mundial y el FMI.

Porque la escuela que conocíamos ya no existe. Hay un montón de cuestiones que debemos repensar sobre la educación pública. Y resolverlas en un marco de profundas mejoras en las condiciones de vida del pueblo trabajador. La salida pasa por exigir y lograr que esas transformaciones que requiere la educación estatal, las tomemos en un Congreso Pedagógico Nacional, donde decidamos democráticamente quienes ponemos las escuelas de pie a diario, la docencia, estudiantes y familias.

La Celeste de CTERA y los gremios como SUTEBA, UTE o AMSAFE deben convocar a asambleas, plenarios y congresos para rechazarlo y debatir urgente estos reclamos. Para definir democráticamente las acciones de lucha, incluso un paro nacional y un plan de lucha si se insiste con este desatino burocrático, verticalista y trasnochado, de un gobierno que juega una carrera con la derecha a ver quién hace anuncios más rimbombantes por la educación y los demás aspectos de la vida social de nuestro pueblo. Una medida nacional además para apoyar a las provincias que están en conflicto y lograr un salario igual a la canasta familiar en todo el país.

Para eso, exigir que se nacionalice y aumente ya el Presupuesto Educativo al 10% del PBI. Donde se destine plata para educación, no para el FMI ni para los bonistas, se eliminen los multimillonarios subsidios a la enseñanza privada. Y se ponga un verdadero impuesto a la riqueza, progresivo y permanente.

Así podremos ir a un sistema único de educación, que debe ser nacional y estatal, a la par que democrático, gratuito, obligatorio, laico y al servicio de las verdaderas necesidades de los trabajadores y el pueblo.

Contactos: 11 3494-2439 // 221 649-7181

Alternativa Docente en las conducciones Multicolor y la FND

ANCLA, Agrupación Nacional Clasista Antiburocrática

MST en el Frente de Izquierda Unidad

Noticias Relacionadas