Otra señal al FMI. Reducen en $12000 millones los fondos destinados a juicios de jubilados

Mientras Guzmán habla de que el acuerdo con el FMI que está negociando no va a afectar los ingresos de la población, un nuevo recorte en los fondos previsionales vuelve a desmentirlo. Fue una semana llena de señales para el Fondo y los grandes empresarios. Señales que recibieron un fuerte apoyo de la “nueva” conducción de la CGT. Días en los que algunos sectores del Frente de Todos han intentado diferenciarse de palabra, mientras sostienen a un gobierno que nos está entregando atados de pies y manos. Un gran plenario abierto convocado por el FIT-U en Parque Lezama llamó a una gran marcha contra el acuerdo con el FMI para el 11 de diciembre.

Ayer se conoció el DNU 819/21 por el cual se disminuye el crédito “destinado al pago de deudas previsionales reconocidas en sede judicial y administrativa y aquellas establecidas en los acuerdos transaccionales celebrados en el marco de la Ley N° 27.260”. La partida baja de $ 91.277 millones originales para este año a $ 79.277 millones. El recorte es en realidad mucho mayor, ya que esta partida creada a fines del 2020 no fue actualizada frente a la inflación del año en curso y es recortada aún más para el 2022, ya que su monto asignado en el proyecto de presupuesto para el año próximo es apenas de $ 80.826 millones. Apenas un 1% más que la partida reajustada de este 2021 y sin contemplar ningún reajuste frente a una inflación proyectada de como mínimo un 50%.

Es que el gasto previsional implica alrededor de la mitad del gasto público y para cumplir con el Fondo hay que bajar el déficit fiscal. Esta clara señal de lo que el gobierno está negociando y de los grandes recortes que se vienen en las prestaciones del Estado remataron una semana llena de reuniones y a anuncios destinadas a hacer pasar los ajustes que se vienen y que serán indicados en la presentación en el Congreso del llamado “plan plurianual” el 6 de diciembre próximo.

La semana fue abundante de novedades, resoluciones y pronunciamientos. Primero fueron las declaraciones del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, en torno al fin de la prohibición de despidos y la doble indemnización a fin de año. Luego vino la entrevista de la nueva cúpula cegetista en Olivos con el presidente, donde los burócratas sindicales dieron un apoyo implícito a esta medida anti obrera y de paso se manifestaron por la firma del nuevo acuerdo con el Fondo Monetario. Su entrega completa de las necesidades del pueblo trabajador tuvo una buena compensación: fueron recibidos luego por la ministra de Salud, Carla Vizzotti, para discutir aportes a los fondos de las obras sociales, la caja fundamental que administran los burócratas. Además, el ministro Guzmán va a visitar el próximo miércoles la sede de la CGT.

El jueves le tocó el protagonismo al “progresista” jefe de Gabinete, Juan Manzur. Esto en el marco de la reunión del CICyP (Consejo Interamericano del Comercio y la Producción), que consistió en un almuerzo en el paquete Hotel Alvear al que asistieron 140 personas, entre las que se encontraban los principales empresarios del país, Alejandro y Betina Bulgueroni, Rubén Cherñajovsky, Martín Cabrales, Patricio Newss, Carlos Mundin, Gustavo Weiss, Guillermo Dietrich y Adelmo Gabbi, entre otros. Junto a ellos estuvieron también los directivos del Grupo de los Seis (representantes de las cámaras de Bancos, Comercio e Industria), y ante la presencia del titular de este organismo y también presidente de la UIA (Unión Industrial Argentina), Daniel Funes de Rioja, Manzur afirmó: “vamos a buscar por todos los medios un acuerdo con el FMI”.

Acompañado por el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz y por el ministro del Interior, Wado De Pedro -quien solo participó de la primera parte de la reunión- Manzur señaló que los funcionarios de este gobierno empezaban “una nueva etapa” en la que “somos partidarios de una sólida y firme alianza entre los empresarios, los trabajadores y el Estado”. Aprovechó la ocasión para ratificar la eliminación de la prohibición de despidos y la doble indemnización y no dejo ninguna duda, se va a pagar “una deuda inaceptable para el país que fue contraída por Macri”.

Otras medidas y anuncios de la semana, que van en sintonía con el acuerdo que se está negociando, son la propuesta de Massa de suspender por 180 días la actual ley de alquileres, no para perfeccionarla en función de mejorar el acceso a la vivienda y la actual situación de los inquilinos; sino para poder desregular las trabas para que los empresarios inmobiliarios hagan mejores negocios. Completan el cuadro los trascendidos sobre el pronto futuro aumento de tarifas que con la excusa de alguna segmentación recaerá centralmente sobre los bolsillos de los trabajadores –se habla de entre un 30 y 45% de aumento- y la eliminación de la compra de pasajes al exterior en cuotas para cuidar los escasos dólares de libre disponibilidad de las reservas, cuando ya han tomado la firme decisión de pagar el próximo 22 de diciembre los 1.900 millones de dólares de la segunda cuota de capital del fraudulento crédito Stand By contraído por el gobierno de Macri, por 44.800 millones de dólares.

Sectores del Frente de Todos protestan, pero acompañan al gobierno

Los trascendidos sobre las discusiones entre Guzmán y los funcionarios del FMI en torno a la magnitud del déficit fiscal al que tendría que llegar el país del año que viene; y las exigencias de fuertes ajustes que serían mucho mayores que los ya prolijos deberes que realizó nuestro ministro de Economía con el achique presupuestario -un verdadero ajustazo que implemento durante este año, sobre cumpliendo las metas planteadas en el presupuesto 2021- son datos que reflejan, aun cuando no se conocen mayores precisiones, los tremendos ajustes que se vienen sobre las costillas del pueblo trabajador.

En este marco, varios dirigentes, funcionarios y legisladores que tienen un discurso y propuestas a la izquierda del Frente de Todos como Grabois o D’Elía han salido a señalar su descontento con el cercano acuerdo con el FMI.

El dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), uno de los principales actores políticos que responde al Papa Francisco en el país y con el cual articulan los diputados Itai Hagman y Federico Fregoli, ha declarado en un programa reciente conducido por el periodista Alejandro Bercovich, que van a avalar un acuerdo con el FMI si a cambio se aprueba un “plan plurianual de garantías para el pueblo pobre de la Argentina: que 9 millones de personas tengan un salario básico universal”. Requerido por el periodista en torno a la imposibilidad de que el Fondo apruebe una medida de este tipo, señaló que no votarán el acuerdo.

Carlos Alderete, actual diputado y líder de la Corriente Clasista y Combativa ha declarado también que no votaría el presupuesto si tiene metas de achique fiscal superiores a las de 2021. Alicia Castro, una de las fundadoras de la agrupación Soberanes, junto a Boudou, Marioto y otros dirigentes K, también ha señalado que “el capitalismo no es compatible con la supervivencia humana” y que “la prioridad del pueblo argentino no es pagar los intereses de usura del Fondo Monetario Internacional y tampoco someternos a sus condicionalidades de usura”. D´Elía, a su turno, también señaló que había que abandonar el camino de Occidente de Béliz, que es Estados Unidos, y seguir el camino de acuerdos con Rusia y China.

La pregunta que habría que hacerles es si van a utilizar todo su poder político y de movilización para enfrentar este acuerdo con el Fondo y el programa plurianual en las calles; o si van a seguir haciendo declaraciones, tal vez negando algún voto cuando todo se está cocinando con los principales partidos del régimen, para seguir dentro de un gobierno que ya hoy está aplicando un durísimo ajuste contra los trabajadores y el pueblo, beneficiando a los grandes empresarios y banqueros internacionales que tanto critican.

¿Promoverán desde sus organizaciones y tribunas la más amplia unidad de acción para enfrentar este acuerdo que va a sumir en mucha más miseria y sacrificios a la mayoría de los argentinos, como ha hecho recientemente el FIT-U al llamar a una exitosa convocatoria abierta para marchar contra el acuerdo con el FMI?, ¿o sus combativas posturas, solo cumplen el rol de intentar retener dentro de la coalición gobernante a miles y miles que la están abandonando? Siendo así tapaderas de “izquierda” de un gobierno ajustador entregado a los designios del Fondo.

La única verdad es la movilización

Se viven tiempos de definiciones. El golpazo electoral que sufrió el peronismo en las PASO y que se repitió, con algunos cambios, en las elecciones del pasado 14 de noviembre, pese al intento de festejo del “triunfo” de la derrota, mostró que son millones los que ya no soportan tanto ajuste para los trabajadores en una punta y beneficios para empresarios, funcionarios y banqueros en la otra.

El Acuerdo de Facilidades Extendidas va a implicar un ajuste y remate de nuestra soberanía muy superior a las ya vividas. La reacción del pueblo argentino no se va ha hacer esperar y entonces el rol de cada dirección es clave a la hora de empujar esta pelea. La hora no se mide por la “combatividad” de los discursos, sino por la predisposición a salir a la calle y empujar el marco más amplio de unidad de acción para desarrollar la pelea en las calles y en las fábricas y empresas en el caso de los trabajadores.

Por eso la reciente convocatoria abierta realizada en Parque Lezama el pasado viernes 26, a instancias del llamado del Frente de Izquierda Unidad para convocar una multitudinaria marcha a Plaza de Mayo contra el acuerdo con el FMI el próximo sábado 11 de diciembre, es un gran paso para ir sumando cada vez más sectores a la lucha.

Participaron del plenario numerosos sectores políticos, de trabajadores y organizaciones sociales y ambientalistas, muchas de los cuales no pertenecen a las filas del FIT-U, como son los casos de Diálogo 2000, Autoconvocados por la suspensión del pago de la deuda, Nuevo Mas, Política Obrera, Marabunta, PSTU, Opinión Socialista, Convergencia Socialista, Libres del Sur y Venceremos, entre otras fuerzas presentes.

Ver: https://periodismodeizquierda.com/11d-el-fit-u-junto-a-importantes-sectores-convocan-a-marchar-a-plaza-de-mayo-contra-el-fmi/

Bajo las consignas Todxs a la Plaza contra el Fondo, No a pacto con el FMI y el pago de la deuda, Abajo el plan plurianual y el ajuste, no a la reforma laboral y Por un plan de lucha nacional contra el acuerdo se ha puesto andar una rueda que, al contrario de los agoreros de la derrota que dicen que no están dadas las relaciones de fuerzas, te instamos a confiar en que están dadas todas las condiciones para que nuestros trabajadores y el pueblo pobre pueda librar una gran batalla contra el acuerdo con el FMI y contra todos los que van a apoyarlo y votarlo en el Congreso ¡Sumate a esta convocatoria y a esta pelea!

Noticias Relacionadas