lunes, 24 junio 2024 - 01:44

CABA. Presencialidad, paro docente y perspectivas

Este miércoles 17 y en el marco de una fortísima campaña por la vuelta a las aulas y una presión social también expresada, arrancó el primer día del paro docente en la Ciudad, con una conferencia de prensa frente a la Jefatura de Gobierno. Con docentes y directivos de ADEMyS, junto a estudiantes y colectivos de familias, delegades de cooperadoras, de los SUTEBA Multicolor, profesionales de la salud, y dirigentes de izquierda como Cele Fierro (MST-FIT Unidad) para expresar la necesidad de condiciones sanitarias, epidemiológicas, de infraestructura, salariales, en cuánto a la designación de cargos, insumos y presupuesto para una vuelta segura a las aulas.

Luego de votarlo en una gran asamblea de carácter abierto, convocada por Ademys, el paro por 72hs tuvo igualmente una adhesión desigual, aunque valiosa, al tratarse de la convocatoria de uno solo de los sindicatos, Ademys, desde el que debimos sentar posición ante una feroz campaña. Para expresar la exigencia de garantías sanitarias, educativas y salariales para un retorno seguro a las aulas, junto a las familias.

Conferencia de Prensa en el arranque del paro y plan de lucha

En esta situación crítica, compleja, el paro no debiera estar en discusión, al ser la principal herramienta de lucha como trabajadores. En este caso, no solo se ven vulnerados nuestros derechos laborales, sino también nuestra salud y riesgo de vida. Así como la de estudiantes, familias y la comunidad. Pero los multimedios, la Iglesia Católica y las evangélicas preocupadas por el cobro de las cuotas, exponentes de la casta política y el nido de buitres privatistas de la educación, aglutinado alrededor de la campaña #ALasAulas, lo cuestiona con fuerza. En una enorme presión por la vuelta a las escuelas, la necesidad de las familias por llevar a sus pibes ante la decisión de imponer esta «nueva normalidad, hasta las amenazas por la pérdida de vacantes, todo eso actuó en la jornada.

La Celeste, cómplice de Larreta y Acuña

La burocracia Celeste de UTE parece haber prohibido o eliminado de su repertorio esta medida de lucha, más aún desde que asumió el gobierno del PJ-Frente de Todos en el país y en provincias como Buenos Aires, cuando pasan a ser integrantes de ese proyecto. De alguna manera, atienden a dos bandas del mostrador, por lo que no convocaron desde CTERA a ninguna medida en todo el 2020.

El accionar de la Celeste en UTE se remitió a ser tan virtual y de transa a espaldas de la docencia y la comunidad, que no incide en torcer el rumbo. Pero también encontramos resistencia en importantes sectores de la Multicolor a preparar y apostar a desplegar una política de lucha y disputa política por la educación. Ya a fines del 2020 y en los primeros días de febrero, planteamos en Ademys, como también en reuniones de los SUTEBA Multicolor y a nivel nacional junto a sindicatos y seccionales combativas, la Federación Nacional Docente, agrupaciones nacionales y distritales, señalamos esta necesidad de plantarse con una línea clara hacia la docencia y la comunidad educativa.

Para preparar una disputa política fuerte por la educación, el sentido de la misma y las condiciones en que debe desarrollarse, en virtud de la presencialidad planteada y reclamando las condiciones para ello. Señalar el No Inicio de clases como perspectiva para prepararlo bien abajo, junto a las bases y las familias, con paro de 48hs o 72hs, movilización y continuidad. Buscando siempre la unidad con las familias y estudiantes, en particular con el movimiento que fue tomando forma como Familias por el Retorno Seguro. Pero hubo resistencia a plantear esta política. Hasta llegar a la asamblea con gran participación docente, que llevó a varios a expresar sorpresa, ante esa presencia que se sumó en ese espacio abierto desde Ademys, para garantizar luchar, sumar a la comunidad, marchar junto a ella. Y prever una nueva asamblea para evaluar y definir cómo sigue esta pelea de más largo alcance.

En ese marco, la burocracia Celeste de UTE y de la CTERA, para alinearse con Alberto Fernández, Trotta y su “proceso de reorganización (no) pedagógica”, se jugó a fondo por garantizar el pacto explicitado en la conferencia conjunta, entre el gobierno nacional con Larreta y su reaccionaria ministra Soledad Acuña. Por eso realizó plenarios por separado y sin que las y los delegados pudiéramos votar. Decidiendo la cúpula Celeste de la UTE no convocar ni a paro ni a su anunciada retención de servicios ni a movilizar siquiera.

A lo sumo, con su planteo de “llevar adelante acciones de Verificación Técnica Escolar en los establecimientos”, la burocracia jugó a favor de ese pacto entre Larreta, Acuña y Trotta, al mandar a la docencia a las aulas en condiciones inseguras, para que seamos cronistas de lo que ya sabemos y contamos la semana pasada.

Pues bien, como conclusión de esa crónica de una verificación anunciada, la Celeste difundió un comunicado denunciando que “Larreta y Acuña incumplieron su protocolo en la primera jornada de clases presenciales”. Por lo que agregan: “el regreso a la presencialidad en la Ciudad estuvo marcado por la desorganización, las aglomeraciones que se repitieron en numerosas escuelas de la Ciudad, y la falta de insumos suficientes para hacer frente a la pandemia en los edificios escolares”.

Fuertes denuncias con las que coincidimos. Pero, ¿llamarán entonces a alguna medida para frenarlo…? No. Nada de nada. La Celeste seguirán con su disputa electoralera, al igual que el PJ y Frente de Todos. A esta altura, los hacemos corresponsables de las consecuencias que esto traiga en la salud y la vida de trabajadores de la educación, estudiantes y familias.

La continuidad de las acciones por una presencialidad segura

El gobierno porteño, bancado por el espacio #ALasAulas, sus medios, comunicadores y políticos de todo pelaje, buscaron mostrar algunas escuelas privadas, estudiantes con delantal para su campaña de marketing electoral y establecimientos en las mejores condiciones, con una misma y única escuela señalada para recibir a la prensa, con una directiva que justamente sale en las publicidades del gobierno porteño.

Desde Ademys y el activismo, junto a sectores de las familias, intentamos mostrar que la realidad es más diferente. De edificios que no cumplen con las garantías de ventilación y espacio. Escuelas donde no hay agua, ni jabón. Familias agolpadas en las puertas, queriendo cerciorarse de que se cumplan protocolos que el gobierno incumple.

Hubo algunos cortes y semaforazos para intentar visibilizar lo que los gobiernos y los medios amigos tapan, con la participación de activistas de Ademys, integrantes del colectivo de familias y Alternativa Docente, ANCLA / MST-FIT Unidad. Esto recién empieza, fue el primer día de reclamo para esa presencialidad en condiciones sanitarias, educativas y presupuestarias.

Las acciones continúan este jueves 18, con una caravana desde el Congreso al palacio Pizzurno. Para expresar a este sector de la docencia que da pelea, pese a que el gobierno porteño -con aval de Trotta-, nos amedrenta de todas las formas posibles. Pero sabemos que la salida es pelear por conquistar esas condiciones para una presencialidad segura.

Nos descuentan fuerte cada día de paro. Esa amenaza hecha realidad también actúa, ya que en nuestros sueldos de miseria, implica dejarnos aún más abajo de la pobreza. Por esto también peleamos. Por nuestro derecho a un aumento salarial que iguale la canasta familiar y por más docentes para afrontar la bimodalidad, así como una mayor designación de auxiliares.

Las comunidades educativas tenemos para decir

Qué diferente hubiera sido todo si nos consultaran. Y si a lo largo del año pasado hubieran escuchado nuestras demandas y necesidades edilicias, de conectividad y dispositivos entregados a estudiantes, familias y docentes. Por eso, desde Alternativa Docente, venimos proponiendo un Congreso Pedagógico de carácter resolutivo, donde la docencia y la comunidad discutamos y definamos las políticas educativas.

No solo para tener injerencia en el control, seguimiento, aumento y el destino del presupuesto para que se ponga la plata donde se necesita. Sino también para discutir lo que ningún ministro ni gerente político del gran capital nos puede decir: Cuál es el proyecto pedagógico que necesitamos en este contexto y en el futuro, al servicio de las mayorías sociales y no del 1% más enriquecido.

En tiempos de mayor necesidad, el presupuesto educativo de la Ciudad es el más bajo desde el 2001. Cuando urge resolver los problemas edilicios, salariales, de conectividad, de mayores cargos para trabajadores de la educación. Porque sabemos lo que se necesita, luchamos por eso y te invitamos a esta cita que no te puedes perder:

Sumate este sábado 20, a las 16hs por Zoom, al 8º Encuentro Nacional Educativo para debatir: Si no garantizan las condiciones educativas y sanitarias, ¿por qué insisten con volver a las aulas como sea?

Vanesa Gagliardi

Consejo Directivo de Ademys

Alternativa Docente, ANCLA

Andrea Roman, delegada Multicolor en UTE

Agrupación Nacional Clasista Antiburocrática

MST en el Frente de Izquierda-Unidad

Noticias Relacionadas