domingo, 2 octubre 2022 - 10:39

1 año sin Lucas Verón. Gran movilización en González Catán

El día sábado 10, a un año del asesinato del joven en manos de la bonaerense. Familiares, amigos y vecinos marcharon en González Catán. Fueron acompañados por organizaciones de DDHH, sociales, sindicales y políticas. También estuvieron presentes amigos de Octavio, joven asesinado por la precarización laboral. 

La importante marcha que salió desde Ruta 3 y Russo pasó por el lugar donde fue asesinado por efectivos de la policía y terminó en la casa de Lucas, fue encabezada por una tropilla con sus jinetes, compañeros de Lucas. Continuaba la columna con la familia de Lucas y referentes de DDHH como la Comisión provincial por la memoria, la APDH e H.I.J.O.S La Matanza, también por Vilma Ripoll, referente del MST en el Frente de Izquierda Unidad entre otros. 

Vilma Ripoll en la casa de Lucas Verón.

Los altoparlantes, gritaban justicia por Lucas, a los pibes se los cuida, basta de gatillo fácil. Las pancartas y banderas, que exigían justicia eran acompañados de la cara de los responsables materiales del gatillo fácil: Exequiel Benitez y Cintia Duarte. También se sigue peleando por el juicio al fiscal Tahtagian por intentar desviar la causa. 

Solidaridad de las luchas: justicia por Octavio

En la movilización, estuvieron presentes amigos, amigas y la hermana de Octavio, el joven que falleció por intoxicación cuando fue obligado por la patronal a pintar dentro de un tanque sin protección. Los responsables de este crimen patronal son la empresa Polostex/Somartex, ubicada en Laferrere. El caso de Octavio, que hoy sigue sin justicia, tiene como responsable de la causa al fiscal Tahtagian, mismo fiscal que intentó ocultar el caso de Lucas. 

Amigos de Octavio en la movilización por Lucas Verón junto a Vilma Ripoll.

Tanto el caso de Lucas, como el caso de Octavio, muestran por distintas vías lo que nos toca a la juventud: precarización, represión policial, abandono estatal y la falta de oportunidades. Sin entrar en muchos detalles, en los últimos años, la precarización laboral en la juventud llega al 65%. En el caso de asesinatos en mano de fuerzas policiales, es de uno cada 20 horas.

En nuestro municipio la doctrina Chocobar sigue más viva que nunca de la mano de Berni y su maldita policía y del Intendente Espinoza que le enorgullece la presencia de gendarmería en nuestros barrios. 

A este combo anti juventud se le suma el ataque a la educación pública, como en la UNLaM, que el rector Martinez decidió sin previa consulta el cierre de la carrera de Sonido y Grabación promocionando otra carrera de la misma universidad que es arancelada. 

Lo que hace falta

La situación es grave. Los políticos tradicionales, la justicia, la policía y los patrones se complotan en contra nuestro. El sistema capitalista demuestra que no es capaz ni de valorar lo más preciado: la vida. A los jóvenes se nos arrebatan nuestros sueños, nuestros proyectos. Este sistema, obliga familias como la de Lucas o la de Octavio a tener que salir a pelear por algo tan básico como que se haga justicia. Es por eso, que el capitalismo no va más. Para eso, la movilización y la organización de la juventud y los sectores populares es fundamental.

Como Vilma Ripoll en su intervención expresó: «La movilización es el camino. Hay que organizarse, hay que movilizarse e ir por todo porque la justicia, la policía, el poder político, todos se unen para ir contra los pibes. Los pibes son los enemigos de este sistema porque se rebelan en los barios. Porque son los que tienen la capacidad de decir basta y poner el cuerpo. Por eso estamos orgullosos de la familia de Lucas. Estamos orgullosos de los jinetes porque de verdad, son un ejemplo. Estamos orgullosos fundamentalmente del acompañamiento de los organismos de derechos humanos para decir basta.

Hay que pedir elección de jueces por voto popular. Hay que poder revocar jueces, fiscales, hay que revocarles el mandato. Porque solo están ahí porque tienen privilegios, porque tienen sueldos millonarios y se llevan la plata de los pibes que están sin poder trabajar. Por eso, hay que cambiar todo. Y hay que ir también por este sistema que favorece a los jueces, policía que hacen un frente para ir en contra de los pibes y obligan a familias como la de Lucas a tener que vivir luchando. Fuerza».

Noticias Relacionadas