viernes, 12 abril 2024 - 22:12

Úrsula. Que la bronca se haga lucha masiva contra la violencia machista

Basta de impunidad y complicidad del Estado, la justicia y el aparato represor.

El femicidio de Úrsula es el último de una larga lista de miles en los últimos años y el número 44 en lo que va de 2021.

Y como ella mismo dijo “si no llego a regresar rompan todo”, con la misma bronca salimos a la calle, salió su barrio, las y los vecinos de Rojas, las y los amigos y su familia, al grito de justicia, pero también con la valentía de la piba que se paró frente a la comisaría que los reprimió, a enfrentarlos, porque fue esa maldita institución la que le garantizo la impunidad al cana femicida Matías Ezequiel Martínez.

Este femicidio está atravesado por todas las cadenas de complicidad del Estado: la policía, la justicia y el propio gobierno, que tiene el descaro de decir que “se terminó el patriarcado” mientras desfinancia a las instituciones encargadas de combatir la violencia machista, pero protege y financia a la policía y sus Bernis.

Y Berni es el responsable, a su vez, de esta patota armada, que desatendió el pedido de auxilio al 911 que hizo Florencia Romano antes de que la mataran, que garantiza la impunidad de las redes de trata que nos desaparece y mata a Johana, que reprime cada lucha por justicia, que desaloja Guernica, que mata a Facundo Castro, que garantiza la impunidad e inseguridad. Y no son algunas manzanas podridas: es toda la institución, que es necesario desmantelar y disolver.

Otro eslabón de la cadena es la justicia patriarcal, que falla contra mujeres pero que defiende a violadores y femicidas. Y por último y más importante, es el propio gobierno que da un mensaje mentiroso mientras deja pasar todas las violencias y desfinancia a las instituciones que deben protegernos, para pagar la deuda externa. ¿Cuántas campañas realizó la cáscara vacía del Ministerio de las Mujeres, además del ridículo “barbijo rojo”? ¿Cuánta inversión en refugios para que las que denuncian se puedan ir antes de pasar a la lista de mujeres muertas? ¿Cuánto personal contrató para encarar la lucha contra esta pandemia que nos lleva por año cientas de mujeres, jóvenes y niñas? ¿Cuánta inversión en trabajo y salario para que las mujeres puedan independizarse del violento? Nada, puro discurso.

Pero nosotras sabemos cuál es el camino para lograr enfrentar esta pandemia, porque el triunfo del aborto no fue ningún regalo ni bondad del gobierno. Al contrario: se lo tuvimos que volver a imponer en la agenda a Fernández, con la lucha.

Ese camino de lucha masiva en las calles es el único en el que hay que confiar, con una denuncia y exigencia claras para romper esta cadena de impunidad y complicidad que garantiza los femicidios.

¡Que la bronca se transforme en lucha ya mismo, para que los que tengan miedo sean los violentos!

Basta de femicidios. Justicia por Úrsula y para todos los casos de violencia machista. Democratización real de la justicia. Destitución de jueces y funcionarixs que garanticen la impunidad. Presupuesto de emergencia ya para enfrentar la violencia machista. La deuda es con nosotras/es. Que los violadores y femicidas se pudran en la cárcel. El gobierno es responsable.

Majo Ron

Noticias Relacionadas