jueves, 29 septiembre 2022 - 02:43

Un triunfo de la movilización. Procesan a Alperovich por abuso sexual agravado

El juez de instrucción Osvaldo Rappa procesó al ex gobernador de Tucumán y senador en uso de licencia, José Alperovich. Este ex mandatario kirchnerista fue procesado por tres casos de abuso sexual y seis de abuso sexual agravado en perjuicio de su sobrina y ex colaboradora, quien presentó la denuncia en el 2019 por hechos ocurridos en el 2017. El procesamiento de Alperovich, un personaje de enorme poder y fortuna, es un triunfo de la movilización del movimiento feminista y de la firmeza de la denunciante. Reproducimos una entrevista a Clarisa “Lita” Alberstein, dirigente del MST en el FITU y referente de Juntas y a la Izquierda de la provincia de Tucumán.

-PdI: ¿Qué nos podés decir sobre el procesamiento de Alperovich?

-CLA: José Alperovich fue gobernador de Tucumán en tres oportunidades, desde el año 2003 al 2015. Luego fue elegido senador nacional. Fue un hombre todopoderoso y omnipotente que manejó Tucumán como si fuera un feudo.

Su procesamiento por abuso sexual y abuso sexual agravado es un logro muy importante contra esta Justicia patriarcal. Es producto de la valentía de su sobrina al hacer la denuncia y de la movilización del movimiento de mujeres -de la cual participamos con Juntas y a la izquierda- que acompañó la denuncia el 22 de noviembre de 2019.

Pasaron dos años y medio de esta denuncia. En ese momento Alperovich era senador y pedimos su desafuero, algo que no se hizo. Un escándalo recorrió la provincia de Tucumán y todo el país, su sobrina era empleada de él en el Senado. Luego de eso se logró que pida licencia sin goce de haberes en el Senado. Los fueros recién los perdió cuando su cargo de senador expiró el pasado 9 de diciembre de 2021.

-PdI: ¿Cómo continuó la pelea contra la impunidad?

-CLA: Hubo durante estos años muchas protestas exigiendo que el desafuero sin lograr que el Senado lo concrete. Dentro del peronismo se agrupaba junto al kirchnerismo. En el 2019, cuando se inicia la causa judicial, su sobrina radicó la denuncia en forma doble, frente a los tribunales de Tucumán y frente a los de Capital Federal en forma simultánea, ya que Alperovich tenía asentado el domicilio en Tucumán, pero los hechos denunciados tuvieron lugar en el Senado. Podría haber ocurrido un conflicto de jurisdicción en torno a qué tribunal tenía competencia la causa. Si hubiera quedado en Tucumán, el caso hubiera sido tapado y cajoneado porque el poder que tuvo y sigue teniendo Alperovich y la fortuna que posee le hubieran dado impunidad. Terminó en los tribunales de Buenos Aires y fue citado a declarar luego que terminaron sus fueros, y procesado por el juez Rappa. La Nación publicó las declaraciones de la víctima sobre los abusos sufridos, un relato horrible.

Desde Juntas y a la izquierda y el MST venimos reclamando durante estos años y movilizándonos, incluso en medio de la pandemia, en medio de la cual quedamos un pequeño grupo de organizaciones movilizadas exigiendo el desafuero y el procesamiento de Alperovich, ya que las organizaciones kirchneristas no participaron en esos difíciles tiempos.

PdI: ¿El caso de Paulina Lebbos fue un antecedente de esta causa?

-CLA: Sí. La lucha contra la impunidad que goza Alperovich y su familia viene desde hace muchos años. Estuvieron involucrados en la causa por el femicidio de Paulina Lebbos, que conmovió a todo el país. Paulina desapareció y luego fue encontrada asesinada cuando Alperovich era gobernador de Tucumán, su familia está implicada.

El ex gobernador generó un manto de impunidad que tapó las circunstancias del asesinato, en el cual está sospechado de participar uno de sus hijos y el hijo del entonces jefe de Policía de la provincia, que participaron de una fiesta en la que habrían drogado a Paulina que terminó asesinada. Un caso similar al de María Soledad en Catamarca. Hoy están condenados por encubrimiento los ex jefe y sub jefe de Policía y el ex secretario de Seguridad; y el fiscal interviniente Albaca es el primer ex fiscal condenado a 6 años prisión por irregularidades en el ejercicio de sus funciones en Tucumán. Sin embargo nunca se pudo averiguar quiénes fueron sus asesinos. Por todo esto, el actual procesamiento del ex gobernador es un importante triunfo sobre la impunidad que gozan los que detentan el poder.

Noticias Relacionadas