Un balance del 3J. ¿Qué dejó el nuevo paro de repartidores?

El 3 de junio se realizó un nuevo paro de repartidores y, con los días que han transcurridos, ya tenemos algunos elementos para hacer un balance sobre la acción. Como conclusiones centrales encontramos: un conflicto nacionalizado, con mayor peso en Buenos Aires, Córdoba y Rosario; un método que va ganando terreno, el paro como acción de lucha; y, por último, una incipiente coordinación de todo el país para poder enfrentar a las apps precarizadoras que no piensan dar el brazo a torcer con los aumentos que propone.

Un repaso de nuestra situación

Si bien hay problemas que son propios de cada localidad, hay otros que se repiten sin importar el lugar donde estemos. Por ejemplo: suspensiones y/o baja de cuentas sin explicación o aviso alguno, falta de transparencia y mal conteo del kilometraje realizado (lo que afecta al pago de los mismos), extensión sin aviso (ni solicitado) de los turnos de trabajo y, sobre todo, una disconformidad general en lo que respecta al pago.

Para hacer una introducción rápida acerca del funcionamiento de nuestro trabajo y se pueda comprender lo que ocurre, vale mencionar que los pagos se realizan teniendo en cuenta los siguientes ítems: punto de retiro, punto de entrega, km al punto de retiro, km al punto de entrega, adicionales al punto de entrega por grupo o ranking y hora de publicidad. También es necesario saber si los viajes fueron simples, dobles o triples, ya que en las ocasiones en las que se retiran más de un pedido del local, los ítems “punto de retiro” y “km al punto de retiro” sólo se abonan una vez.

Todos los pedidos prepagos, aquellos que fueron abonados de manera online por el cliente, se abonan directamente al momento del pago semanal. Mientras que, todos los pedidos en efectivo son “abonados” en el momento en el que se le cobra al cliente cuando se les entrega el pedido. A la hora de realizar el conteo total de los viajes realizados y abonar el total de lo trabajado en la semana, todos los viajes en efectivo realizados se suman y luego se restan del total a abonar.

Lo precario de este sistema y las irregularidades enumeradas al comienzo, fueron las causas de que se haya gestado la necesidad de discutir un paro nacional. Antes de llegar al 3J, por distintas razones y discusiones con sectores que no veían la necesidad de ocupar las calles, se decidió ir por la vía “institucional” impuesta por la propia empresa, para realizar la presentación de reclamos o sugerencias, el “Ticket”. En Pedidos Ya existe una aplicación con un enlace a un soporte que nos permite generar un ticket reclamando, consultado o solicitando lo que sea necesario “para mejorar nuestra experiencia en la empresa”.

Casi inmediatamente, en la misma semana donde se realizó el envío masivo de “Tickets” solicitando un pedido de aumento por viaje, la empresa anunció el nuevo cuadro de pagos con una “actualización” que supone un “aumento”. El anuncio de este nuevo cuadro de pagos, presentado como un aumento en nuestras ganancias, no hizo más que revitalizar el descontento de los trabajadores a nivel general. Realmente, no fue más que una burla por parte de la empresa, que sigue abusando de las necesidades de los repartidores.

Todo esto, en un contexto inflacionario que día a día licua nuestro salario vulnerando nuestros derechos y degenerando nuestra calidad de vida. Solo en el mes de abril la escalada inflacionaria fue del 6%, acumulando en los últimos 12 meses un 58% y siendo la cifra más alta de los últimos 30 años (hasta ese momento). En conjunto, con el aumento exponencial en todos lo necesario para nuestra subsistencia, se suma la suba abrupta en el combustible (acumula un 31% en lo que va del año) que es de vital importancia para el desarrollo de nuestra tarea.

Así llegamos a la jornada del 3J que, como marcamos al inicio del artículo tuvo puntos de fortalecimiento en la organización de los trabajadores que debimos seguir fortaleciendo para enfrentar a las patronales. En ese sentido, la acción de lucha tiene que ser un puntapié para fortalecer futuras acciones, ya que comprobamos cuál es método que puede conducirnos a lograr las victorias que buscamos. No es un detalle menor que, el mismo día del paro, Pedidos Ya, lanzó una gran campaña de publicidad para tapar las acciones. De todas maneras eso no logró ir contra la organización que conseguimos ya que todas las publicaciones de la empresa se vieron tapadas por los reclamos mencionados.

Algunas propuestas para continuar la lucha

Las demandas inmediatas por las que estamos peleando, como advertimos, es el aumento inmediato en un 100% por pedido. También vamos por la Eliminación del pago único en el ítem “punto de retiro”. Como ya se explicó más arriba, cuando se retiran dos o más pedidos a la vez de un local este ítem solo se abona de manera única. De esta manera el pago se va reduciendo a medida que se retiran más pedidos de una sola vez. Por ejemplo: Supongamos que tenemos un pedido de 1km al punto de retiro y 1km al punto de entrega en un día lunes antes de las 20hs. La cuenta se realiza así: punto de retiro $55 + punto de entrega $30 + km al punto de retiro $18 + km al punto de entrega $19 = Total $122. Ahora supongamos que retiramos dos pedidos de las mismas características. A lo anterior se le suman solo los ítems: punto de entrega $30 + km al punto de entrega $19 = Total $49.

Todas demandas que, sostenemos, tienen que ir en camino de conquistar un salario básico equivalente a la canasta básica. No somos ni nuestros propios jefes ni socios de las empresas, somos trabajadores. Ante la falsa ideología que tratan de imponer, respondemos reclamando nuestros derechos legítimos.

También reclamamos por el cese de suspensiones y bajas de cuentas. Exigimos que se cree un punto de contacto físico, donde se den explicaciones de los motivos de las suspensiones y bajas de cuentas, que hoy en día se dan de manera unilateral. En el mismo sentido, estamos contra el sistema de rankeo y puntos, basado en una meritocracia ridícula: si no se cumplen los horarios, sin importar que puedan existir condiciones climáticas adversas, imponderables o si uno se encuentra con alguna enfermedad, este sistema atenta contra las condiciones de los trabajadores. Ni hablar de la competencia que trata de fomentar entre los trabajadores, contrariamente a la salida del reparto de horas, en camino de poder trabajar todos con salarios dignos.

Organizate con nosotros

Es necesario entender que todas las demandas y reclamos antes mencionadas no van a ser “concedidas” por la empresa, esto solo se consigue con lucha. Construcción y lucha. Por eso creemos que es necesario organizar la bronca del movimiento de repartidores hacia espacios de construcción que profundicen estas luchas y se inclinen a pelear por mayores reivindicaciones. 

Si bien existe un descontento y desconfianza bien fundada contra los sectores sindicales y gremiales que componen la burocracia sindical, es muy necesario que logremos apuntar a la sindicalización. Ya que, debemos generar un espacio propio, un nuevo sindicato, independiente y de los repartidores, basado en la democracia interna, donde se elijan delegados por la base y tengan mandatos revocables, además de que todo se decida por asamblea. En fin, construir una nueva herramienta de lucha que tenga la posibilidad de desarrollar los reclamos necesarios para la mejora a nivel general en nuestro trabajo y que tenga la fuerza para defender nuestros intereses.

Aldo Camaratta – Dar Vuelta Todo

Noticias Relacionadas