miércoles, 24 abril 2024 - 16:07

Ucrania. Entrevista a Oleg Vernyk

Compartimos la entrevista realizada por Alejandro Bodart en Panorama Internacional, programa de la LIS, Edición especial del 1/3/23.

AB: Estamos con Oleg Vernyk, presidente del sindicato independiente Protección Laboral y referente de la Liga Socialista Ucraniana, sección nacional de la Liga Internacional Socialista. Para nosotros es un placer enorme poder hablar con vos, Oleg. Desde ya, buenas tardes. Te quería preguntar en primer lugar: ¿cómo están viviendo ustedes el año que ya lleva la guerra, la invasión del ejército imperialista ruso sobre el pueblo trabajador ucraniano?.

OV: Buenas tardes. De hecho, el aniversario ya ha pasado. Desde el comienzo de la agresión rusa, el 24 de febrero de 2022, toda mi vida personal y la vida de mis compañeros en el sindicato y en la organización socialista – LSU – se dividió en 2 partes: antes del comienzo de una guerra a gran escala y después de ella.

Y así pasó el año. Este año ha sido, con una diferencia importante, el más duro a lo largo de mi vida y en la vida del pueblo ucraniano. La guerra siempre da miedo, pero la guerra contra un poderoso depredador imperialista, como la Federación de Rusia, es realmente terrible, es difícil.

Ahora ha pasado un año y veo un estado psicológico muy difícil. Un cansancio psicológico muy fuerte en la gente. Pero es importante subrayar que a pesar del cansancio después de un año de guerra, no veo ningún momento de pánico en el estado de ánimo de los ucranianos. No veo que la gente se derrumbe.

Los ucranianos no se han derrumbado, están dispuestos a soportar las dificultades. Los ucranianos están listos para defender el derecho a la existencia de su pueblo, su Estado. Sea lo que sea y no importa cuán críticamente lo tratemos, pero este es nuestro Estado independiente.

Veo que el potencial de resistencia de base de los ucranianos es alto y, a pesar de esta fatiga psicológica, los ucranianos están listos para continuar con la resistencia.

Y, por supuesto, la clase obrera de Ucrania también está lista para esto. Este año murió Sasha Agafonov, mi compañero en nuestro sindicato de Protección Laboral. Era un minero de la ciudad de Novovolynsk. Se ofreció como voluntario para el frente. Murió en el frente sur y es muy duro perder a nuestros compañeros de lucha obrera y sindical.

Espero que nadie pase por lo que hemos vivido este año, y estoy orgulloso del sindicalismo ucraniano y de los activistas laborales. Realmente le mostraron al mundo entero un ejemplo de resistencia. Ucrania es un estado pequeño, muy débil, muy dependiente, saturado de corrupción. Pero su pueblo mostró un ejemplo heroico de base, recalco, resistencia de las bases a la agresión imperialista.

No confiamos en el poder burgués de nuestro país. Entendemos que salvar a Ucrania es nuestra tarea. Esta no es la tarea de la burguesía ucraniana. Esta es la tarea de los trabajadores ucranianos. Estoy muy contento de que mi pueblo resista y continúe resistiendo la agresión rusa.

AB: Oleg, ¿nos podrías contar cuál es la situación actual de la guerra?

OV: La situación en el frente se ha estabilizado ahora, en cierto modo, aunque todavía se están librando batallas muy duras y muy sangrientas en la región de Donetsk. El ejército ruso está tratando de hacer pinzas para rodear la ciudad de Bakhmut, cuya guarnición durante muchos meses, simplemente ha resistido heroicamente al ejército ruso. Bakhmut es una ciudad en la región de Donetsk y toda la fuerza de ataque principal del ejército ruso ahora se concentra en las batallas cerca de esta ciudad.

En general, la situación en el ejército ruso no es nada positiva. Ahora los propios rusos hablan del comienzo de una escasez de proyectiles. Si antes reprimieron la resistencia del ejército ucraniano con una gran cantidad de artillería y bombardeos, ahora parece que ya no tienen una cantidad tan grande de proyectiles y a nuestras fuerzas de defensa se le ha vuelto un poco más fácil la tarea en este asunto.

Fue en otoño cuando el ejército ruso comenzó a bombardear ciudades pacíficas de Ucrania, en primer lugar, centrales eléctricas e instalaciones, la infraestructura civil. Es muy difícil para nosotros vivir sin luz, sin agua, sin Internet. Ahora sucede casi todo el tiempo. Pero esto es precisamente lo que demostró que el ejército ruso no tiene ningún éxito significativo directamente en el frente, ya que realmente decidieron luchar contra los civiles ucranianos.

Esto llevó al hecho de que los últimos, digamos, ciudadanos de Ucrania leales a Rusia, después de estos bombardeos, finalmente hayan formado una actitud crítica hacia estos actos inhumanos de agresión contra la población civil. Es difícil para nosotros, nos sentamos sin luz, nos sentamos sin Internet, nos sentamos sin agua. Pero ni siquiera percibimos el pensamiento de que no podremos liberar las tierras ucranianas ocupadas. Y esto es realmente muy importante.

Hay otro punto importante sobre el que me gustaría llamar la atención. Prácticamente, durante los últimos 3 o 4 meses, ninguno de los éxitos de Rusia está relacionado con el ejército regular, sino con unidades militares privadas que reclutan personas en las cárceles. Es decir, eligen, en primer lugar, a los que cumplen largas condenas por asesinato, robo, violación. Se les dice que si pueden expiar sus pecados con sangre, entonces regresarán a Rusia como héroes y se les declarará una amnistía o indulto.
De hecho, la llamada “compañía militar privada” Wagner, es ahora la más activa en lograr algún tipo de éxito directamente en la línea del frente, incluso, rodeando Bakhmut.
Si no es el ejército ruso el que está progresando, sino una especie de “compañías militares privadas” formadas por presos, entonces esta es una situación insalubre. Es bastante obvio que esto no tiene perspectivas militares significativas.

AB: Sabemos que en medio de la guerra el gobierno y el parlamento han desatado una verdadera contraofensiva contra los trabajadores. ¿Nos podés contar sobre esto? ¿Cómo es la situación que están pasando los trabajadores en estos momentos?

OV: No nos hacemos ilusiones sobre la política de las autoridades burguesas y Zelensky.
Lo único es que al comienzo mismo de la guerra, en el marco de un poco de sentido común, nos parecía que no habría necesidad de atacar los derechos de los trabajadores, de agravar la política neoliberal del gobierno. Que era necesario unir a los trabajadores para repeler la agresión imperialista rusa. Pero el gobierno burgués y la facción de diputados del partido Siervo del Pueblo de Zelensky eligieron un camino diferente.

Decidieron aprovechar la guerra solo para promover posiciones anti-obreras, antisociales y neoliberales. Los legisladores cercenaron una serie de importantes derechos laborales y sindicales. Se privó a los sindicatos de la oportunidad de proteger a sus miembros contra el despido. Se abolieron los convenios colectivos de trabajo en las empresas con menos de 250 empleados. Le asestaron toda una serie de golpes al movimiento obrero. Todo esto bajo la apariencia y bajo el pretexto de la guerra. Esta política social continúa hasta ahora. Recientemente fue eliminada por completo la Caja de Seguro Social. Se transfirió formalmente al Fondo de Pensiones, pero, de hecho, una serie de derechos que los trabajadores de Ucrania tenían gracias al Fondo de Seguro Social, ahora se eliminan.

Además, ahora se le está dando un golpe a la “Federación de Sindicatos de Ucrania”. Esta es la principal asociación profesional de Ucrania. Se ha preparado un proyecto de ley para nacionalizar su edificio principal en el centro de Kiev, que pertenece a la Federación de Sindicatos de Ucrania, así como muchos de sus otros edificios. Toda mi vida he sido y sigo siendo extremadamente crítico con los burócratas de la “Federación de Sindicatos de Ucrania” postsoviética. Sin embargo, esta no es una razón para que el Estado le quite sus propiedades al sindicato. Estos edificios, que son propiedad de la Federación de Sindicatos de Ucrania, podrían ser utilizados por todos, incluidos los sindicatos independientes. Sin embargo, el simple hecho de quitar estas premisas a los sindicatos en favor del Estado es un golpe muy fuerte al movimiento sindical.

Además, ahora vemos que hay un golpe a Mikhail Volynets, el líder de la segunda central más influyente, la “Confederación de Sindicatos Libres de Ucrania”. También soy bastante crítico de él, pero el Estado lo golpea ahora mismo porque no indicó en su patrimonio ninguno de sus autos en la declaración de diputado del Parlamento. No justifico esto de ninguna manera, pero es muy notable que haya sido golpeado en este momento. Existe un peligro muy grande de que estos golpes se den simultáneamente a las dos principales federaciones sindicales de Ucrania.

Lo más probable es que esto se deba al hecho de que el gobierno necesita suprimir actitudes críticas ante las posibles nuevas huelgas al gobierno de Zelensky, contra los ataques a los trabajadores y los derechos sindicales. Esto es muy, muy perturbador para nosotros.

AB: Por último Oleg, ¿querés aprovechar para decirle algo a todos los trabajadores de distintos países que te están escuchando?

OV: Me gustaría aprovechar esta oportunidad, en nombre de todos los camaradas ucranianos en la lucha obrera y sindical, para dirigirme a los trabajadores de todo el mundo y agradecerles sinceramente, expresarles mi gratitud por el apoyo que han brindado y continúan brindando a la resistencia ucraniana durante este año. Para mí personalmente, esto es muy importante: construir la solidaridad proletaria internacional con el pueblo trabajador ucraniano.

Nuestra salvación no está en la OTAN. Nuestra salvación no está en el imperialismo occidental. Nuestra salvación y la futura victoria de Ucrania está en la solidaridad proletaria internacional, en la unidad de los trabajadores del mundo entero, en la lucha obrera antiimperialista. Gracias por su apoyo y estoy absolutamente seguro de que continuará. Lo sentiremos todos los días, resistiendo la agresión rusa y cada día acercando la victoria de Ucrania. ¡Gracias camaradas! ¡Proletarios de todos los países, uníos!

AB: Muchas gracias Oleg, sabes que desde la Liga Internacional Socialista, desde los distintos países donde tenemos compañeros y compañeras venimos desarrollando una campaña enorme en apoyo a la resistencia del pueblo trabajador de Ucrania y desde ya también contra los intentos imperialistas de aprovechar la situación para seguir avanzando sobre el este europeo. Cuando me refiero al imperialismo no solo hablo del imperialismo ruso sino de la OTAN y EE UU. Nos seguimos viendo, fuerza, estamos con ustedes.

Noticias Relacionadas