lunes, 15 julio 2024 - 18:45

UBA. Cada vez menos democracia

En el día de ayer, los sectores que concentran las mayorías (en términos de representación) en los gobiernos de las facultades de la UBA, aprobaron en la comisión de Interpretación y Reglamento del Consejo Superior un proyecto nefasto y antidemocrático. El mismo concluye: “por lo expuesto, corresponde modificar los artículos pertinentes del Reglamento Electoral para Profesores y del Reglamentos General Electoral para Graduados, estableciendo que, si se hubiere oficializado una sola lista de candidatas y candidatos, ésta quedará proclamada, quedando sin efecto la realización del acto electoral”.

De aprobarse implicaría la supresión lisa y llana de las elecciones en los claustros de profesores y graduados -y abriría la puerta para que se aplique en el claustro estudiantil- en todos los consejos directivos de las facultades, cada vez que se presente una única lista.

Este proyecto busca legitimar un autoritarismo ya vigente, dándole legalidad. Quienes trabajamos y estudiamos en la UBA, sabemos de sobra las múltiples proscripciones, persecuciones y castigos que sufrimos a la hora de armar cualquier intento de oposición, sumado a condiciones antidemocráticas de base: la inexistencia del claustro docente, la falta de proporcionalidad en la representación estudiantil y los mecanismos discrecionales para la elección de decanos y autoridades.

Es también un hecho, que en muchas facultades se han presentado “listas únicas” desde hace muchos años, tal como ocurre en el claustro de profesores de la facultad de Psicología. Ahora, en vez de fomentar una ampliación de la participación y facilitar la pluralidad, lo que se propone es suprimir toda voz opositora, que hoy -al menos- puede expresarse a través del voto en blanco o la impugnación.

La propuesta es que no haya elecciones, en un contexto donde el 80% de las cátedras no tienen titulares concursados, y las designaciones “interinas” son utilizadas como métodos extorsivos para garantizar el voto de los/as designados/as a la lista oficial.

Un proyecto de estas características no sólo contradice el actual y de por si antidemocrático Estatuto de la UBA, sino que perpetúa y legaliza el autoritarismo de las camarillas que gobiernan en la actualidad. Todo indica que será aprobado en la sesión del 10 de marzo del Consejo Superior. Y lo que más nos interpela es el “silencio” dictatorial con las que estas maniobras ocurren; ya que la comunidad universitaria no está siquiera siendo informada. Queremos que se sepa acerca de este nuevo mecanismo autoritario, lo repudiamos y denunciamos, y desde nuestro activismo en las facultades seguimos luchando por una real democracia en la UBA, donde los y las docentes puedan votar y ser candidatos, donde los y las estudiantes tengan mayoría en la representación, y donde las autoridades sean electas de forma democrática (una persona, un voto), para fomentar la pluralidad, la alternancia y el monitoreo de las gestiones con control democrático de toda la comunidad universitaria.

Caro Dome

Noticias Relacionadas