domingo, 14 julio 2024 - 10:36

Tucumán. Alerta sanitaria por dengue: nuestras vidas valen

En Tucumán como en todo el país padecemos inflación, pobreza y corrupción, pero además tenemos una gran preocupación: la nueva epidemia de dengue. Es la provincia más afectada, con 5 fallecidos y 10.000 casos declarados.

Hospitales y CAPS sin remedios ni personal, con miles de pacientes sin atención. No hay para testeos, ni suero o paracetamol. Barrios populares donde el abandono del Estado se ve con canales tapados, cloacas, basurales, miles de personas que no tienen agua potable, todas condiciones para que proliferen las enfermedades.

¿Y el gobierno provincial?

Al gobierno de Manzur y Jaldo e intendentes del Frente de Todos solo les preocupa destinar millones para reelegirse y hacer demagogia en campaña electoral. Pisan el barrio solo para la foto o para comprar votos con punteros y armar sus acoples; pero ante una situación de emergencia sanitaria como esta, le dan la espalda al sufrimiento del pueblo, destinan miseria para la salud pública y explotan al personal. Todo esto se desnudó con la pandemia, incluso persiguiendo como hacía la candidata a intendenta por la capital, Rossana Chahla -quien siempre fue una autoritaria-cuando era ministra de Salud, que hasta en pandemia hacía listas negras para perseguir a quienes protestaban por salarios y condiciones dignas de trabajo o denunciaban la falta de elementos de protección para el Covid.


Hoy el equipo de salud está en plan de lucha y se agravó la situación: contra la precarización laboral, los bajos salarios, la falta de presupuesto y la situación deplorable de los hospitales públicos. A esto se le suma las muertes de personal sanitario, como consecuencia de una bacteria desconocida.

¿Y la oposición de derecha?

Germán Alfaro, intendente de la capital, es responsable de que vivamos en el caos y en la suciedad. Ahora, quiere ser por vicegobernador por Juntos por el Cambio y su esposa, la senadora Beatriz Avila se postula de intendenta. También despilfarran en publicidad de campaña, ofreciendo plata para que los voten; pero no en lo imprescindible: una ciudad limpia, ordenada, saludable con CACS que funcionen en cada barrio las 24 horas.

Por eso desde el MST apoyamos como siempre al personal de salud en lucha, que puso y pone el cuerpo para cuidar la salud de todes. Y repudiamos a los dirigentes sindicales traidores que con el gobierno, a espaldas de los trabajadores, negociaron paritarias miserables sin condiciones sanitarias.

Sobra derecha, corrupción y mentiras en Tucumán. Hay que cambiar de rumbo político, o seguiremos cada vez peor. Solo el MST y el Frente de Izquierda Unidad, que tienen candidates luchadores de la salud, propone salida ante esta crisis.

Hay que tomar medidas de emergencia ya. Por aumento salarial a todo el personal de acuerdo a la canasta familiar y a la inflación. Aumento inmediato del presupuesto de salud, en base a un impuesto a las grandes fortunas. Basta de ajuste ordenado por el FMI. Por más personal en blanco. Pase a planta permanente a todos los trabajadores precarizados. Que se habiliten centros de salud para atender el dengue y se realicen testeos. Entrega de repelentes en CAPS, operativos de desmalezamiento, descacharreo y fumigación. Basta de privilegios: que los funcionarios ganen como un trabajador de la salud.

Lita Alberstein

Noticias Relacionadas