miércoles, 7 diciembre 2022 - 23:34

Transodio. Incendio en el Hotel Gondolín

En la madrugada del 4 de junio comenzó un incendio en el hotel-cooperativa, que aloja actualmente a unas 50 personas travestis y trans, muchas de ellas en situación de vulnerabilidad social.

Ese sábado a la noche, después de la marcha del 3J, la mayoría de las residentes del Gondolín estaba durmiendo cuando las despertó el humo negro de un colchón, que se esparció desde una habitación de planta baja hasta el pulmón que conecta los tres pisos del hotel.

El Hotel Gondolín tiene una arquitectura típica de las casonas tradicionales porteñas, con un patio central que une las habitaciones con la cocina. Hace 15 años fue recuperado por un grupo de travestis y trans que lo acondicionaron para residir ahí. Hoy es una cooperativa relacionada con organizaciones sociales para ayudar a que las residentes puedan terminar sus estudios y aprender oficios. Muchas se dedican al trabajo sexual en Palermo y sus alrededores, como única opción para sobrevivir el día a día.

Geraldine, una militante travesti, publicó en su Twitter: “A horas de finalizar el 3J y en el Mes del Orgullo, las compañeras travestis y trans del Hotel Gondolin sufrieron un atentado contra sus vidas, un episodio de ataque transodiante como se vienen implementando de manera creciente últimamente… Los discursos de odio fomentados por estos sectores son consecuencia de estos ataques que se escudan bajo la libre expresión”.

La habitación incendiada que fue consumida completamente por el fuego, paredes, piso, colchón, cortinas, muebles, pertenece a Zoe, presidenta de la cooperativa-hotel. Por suerte, no estaba allí cuando comenzó el incendio. El motivo del incendio es investigado por la Unidad de Flagrancia Norte del Ministerio Público Fiscal porteño, a cargo de Alejandro Pellicori. Se espera que la investigación pase a una Fiscalía Especializada en Violencia de Género, para que se realice teniendo en cuenta las particularidades de la comunidad trans y no se descarte la posibilidad de un atentado.

Por todos los derechos

Los atropellos que viene sufriendo la comunidad trans son constantes. Si bien con la lucha y la movilización en los últimos años se conquistaron algunas leyes muy importantes, como las de identidad de género y cupo laboral trans, su cumplimiento real es muy deficiente. Además, el Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad, que tanta expectativa generó en el colectivo cuando se creó en 2020, no generó ni una sola política pública para la comunidad.

La desaparición del joven trans Tehuel de La Torre desde hace más de un año al ir a buscar trabajo es otra muestra de la desprotección que sufren y cómo el Estado sigue sin dar respuestas. Las personas travestis y trans viven atravesadas por la exclusión y discriminación, que en este sistema capitalista y patriarcal son estructurales.

Sufren múltiples violencias en todos los ámbitos de la vida, sin poder acceder a derechos básicos. Por eso su expectativa de vida no supera los 40 años. Y por eso seguimos exigiendo: basta de transodio, cupo laboral real y sin precarización, ley integral trans ya.

Iara Saldungaray

Noticias Relacionadas