SUTEBA. Un debate necesario sobre el modelo educativo

Días pasados, en las reuniones de delegades convocadas desde SUTEBA, la conducción Celeste ratificó su apoyo a las medidas adoptadas por el gobierno nacional y provincial en materia educativa. Luego de informar del acuerdo paritario nacional -que en realidad fue mísero- y que había reuniones con el gobierno de Kicillof por las paritarias bonaerenses. Aunque sin ninguna consulta previa en las escuelas sobre lo que se debería exigir.

Quizás lo más significativo que planteó el informe Celeste, fue la realización de un debate en torno al modelo educativo. El que tiene más de consigna de campaña electoral que de consulta realmente democrática: “pensar la escuela que queremos a partir de la escuela que tenemos”.

Más allá de los debates que siempre expresamos desde Alternativa Docente, ANCLA (MST en el FIT Unidad) sobre el modelo educativo y la necesidad de convocar a un Congreso Pedagógico Nacional, con plena participación de la comunidad educativa para resolver los cambios necesarios, consideramos que siempre es positivo apelar al conjunto para debatir, elaborar y resolver colectivamente todo. No solo lo pedagógico y su orientación, sino también lo organizativo y lo presupuestario, un sistema educativo de acuerdo a un modelo de país.

Desde la asunción del nuevo gobierno y durante la situación pandémica, se empezó a notar rápidamente en qué estado está el sistema educativo público y sus familias. Ya no les alcanza con recordar la supuesta “gesta épica” de haber derrotado al gobierno anterior para justificar que todo sería peor. Según el INDEC, entre 2020 y 2021 quedaron debajo de la línea de pobreza 15,5 millones de personas a 18,1 millones de personas. Y la indigencia aumentó de 3,9 millones a 5,1 millones de personas.

Entre las medidas del gobierno del Frente de Todos, no solo continuó el atraso salarial, la situación de infraestructura sin resolver, como la nula distribución de conectividad y dispositivos para docentes y alumnes, sino que también se siguen sosteniendo los cambios estructurales que desde la dictadura o el menemismo, le asestaron un duro golpe al sistema. Desde entonces sigue avanzando el desguace y la descentralización, las transferencias de servicios y una fragmentación del sistema educativo, vía el desfinanciamiento público. Y por supuesto el avance de negocios privados en educación.

Por qué un Congreso Pedagógico

Se trata de encarar un debate acerca de todo. Pensar la escuela que queremos sin programas de precarización, con ESI, inclusiva, con conciencia ecosocialista, feminista y diversa, con ampliación de derechos.

Cuestionar porqué las políticas educativas siguen siempre las orientaciones que señalan los mercados para el aprovechamiento de “las oportunidades”. Cuestionar los subsidios a la educación privada y el sostenimiento financiero de sectores anti-derechos, amparados por la Iglesia.

Desde la conducción Celeste de SUTEBA Provincia se plantean solo algunos aspectos como la trayectoria estudiantil, la pedagogía en la nueva normalidad, el trabajo y la formación docente. Pero tan repentino interés en promocionar debates y cambios dentro de la escuela, parecen ser coincidentes con una serie de leyes que el gobierno busca impulsar en el Congreso.

El alerta debe estar puesto en que es necesario e imperioso lograr cambios en el sistema educativo y su modelo porque está en crisis, pero debe escucharse y definir la voz de los equipos de trabajo docente de todas las escuelas, junto a la comunidad educativa. No puede ser que solo se convoque a la docencia para aprobar o aplicar paquetes cerrados, que elaboran “los que saben”.

Es imperioso convocar a un Congreso Pedagógico Nacional. Para que se escuche y defina la voz de la docencia, junto a la opinión activa de estudiantes y familias. Para romper con la orientación del docente como mero reproductor de contenidos, para terminar con el modelo meritocrático. La opinión de quienes tenemos la tarea de construir conocimiento y saberes socialmente significativos, debe valer en lugar de las “recomendaciones” de los organismos internacionales.

Claudia Martínez, Alejandro Bodart y Marcelo Iommi en el Encuentro Educativo realizado en Avellaneda

Que se democraticen las decisiones y todo el sistema educativo verticalista y autoritario, es también parte de los debates que tenemos desde la Lista 504 / 10R (R)evolucionemos la izquierda del MST que encabeza Bodart, con la lista de Nicolás Del Caño en la interna del FIT Unidad. Porque no recogen este planteo y se centran en planteos corporativos o sindicalistas, y no en la disputa abierta acerca del sentido de la educación.

Para que haya un proyecto educativo transformador y realmente emancipatorio, debe haber además de una izquierda pedagógica, una izquierda no sectaria ni hegemonista ni dogmática. Que acepte las diferencias en el marco de los importantes acuerdos programáticos, y que además se plantea gobernar.

Por esto somos muchos docentes que estamos en la lista 504 / 10R (R)Evolucionemos la izquierda del MST en el Frente Izquierda Unidad, junto a Alejandro Bodart. Creemos que se deben cuestionar los privilegios de la casta política y fijar la obligación para que todo funcionario político deba utilizar los servicios públicos en salud y educación junto a su familia, y que el sueldo de los funcionarios deba estar atado al de una maestra.

Pero sobre todo, para que de verdad haya educación pública, se debe destinar 10% del PBI al Presupuesto. Se debe cortar con los subsidios a la educación privada e imponer un impuesto real y progresivo a las riquezas. Que se corte con el pago de la deuda. Única forma de generar recursos para volcarlos en salario, becas e infraestructura.

Marcelo Iommi, delegado de SUTEBA por la Multicolor, Alternativa Docente

1º candidato a Concejal por Avellaneda

Lista 504 / 10R (R)evolucionemos la izquierda del MST en la interna del FIT Unidad

Noticias Relacionadas