martes, 16 julio 2024 - 06:08

SUTEBA Multicolor. Luego de 3 masivos paros, la seguimos el 17

El 27 de octubre protagonizamos el tercer gran paro docente bonaerense, dando continuidad a los masivos paros del 13 y 27 de setiembre, que convocamos con los SUTEBA Multicolor. El paro resultó más fuerte provincialmente de lo que parecía inicialmente. Fue tan importante que hasta la burocracia Celeste tuvo que reconocerlo, con preocupación, en su Plenario de Secretarios Generales del pasado lunes.

El paro evidenció el hartazgo de la docencia bonaerense. Por la situación salarial no resuelta y las condiciones de trabajo, el rechazo a la imposición de la 5º hora, la mayor precarización y el avance en modalidades de contratación a término, las situaciones de violencia, las carencias presupuestarias, edilicias y de personal. Todos elementos determinantes al momento de decidir parar y superar los aprietes y amenazas. A todo esto se agrega el malestar que están despertando los requisitos «excluyentes» de un certificado médico para solicitar licencia (ver comunicado).

Viernes 11, en defensa de las FOBA

Al analizar la continuidad, en la Multicolor tuvimos en cuenta lo que viene: Una jornada de lucha el viernes 11 en defensa de las FOBA (Formación Básica Artística). Por la derogación de la disposición 123/15 que intenta vaciar esta rama, al recortar y precarizar las FOBA. La Celeste dice: “está todo bien”. Pero el gobierno intenta otra reforma sobre una rama que abarca a las escuelas de Arte, Teatro, de Danzas Clásicas y Tradicionales, Conservatorio de Música y Centros de Producción y Educación Artístico-Cultural.

Quieren eliminar cursos de FOBA como el trayecto formativo de la Educación Superior Artística, donde sus estudiantes adquieren los fundamentos de los distintos lenguajes artísticos. Por eso vamos a movilizar a La Plata el viernes 11 en su defensa. Para que se titularice a docentes de Superior Artística y por edificios con infraestructura adecuada según cada lenguaje artístico. Habrá acciones también en distritos como Bahía Blanca.

Luego vendrá el Mundial y en diciembre debería reabrirse la paritaria. Por eso, desde la Multicolor difundimos una consulta, con una propuesta de mandato a las escuelas para decidir si paramos el jueves 17 (ver reclamos en el mandato). O si se llama a una “jornada” u otro tipo de medida. Al mandato se le pueden sumar otras reivindicaciones importantes a incorporar.

Desde Alternativa Docente llamamos a hacer asambleas, debatir y votar parar el 17 porque los últimos aumentos (con subas del 25% en agosto/setiembre, 8% en octubre, 9% en noviembre y 14% en diciembre), si bien suenan importantes, son insuficientes al partir de salarios muy bajos, calcularse sobre el sueldo de diciembre, mantenerlos en línea con la pobreza y siempre estar por detrás de la inflación (puedes descargar aquí la grilla de SUTEBA sobre octubre y la grilla de FEB de noviembre a diciembre).

Sobre todo si vemos la canasta que elabora la Junta Interna de ATE INDEC, que fijó un salario mínimo de $204.924 a fines de setiembre para la región metropolitana, señalando que ningún trabajador debería ganar menos que eso. Si lo comparamos con las escalas de una maestra, una secretaria o profe, apenas si se llega a la mitad, incluso con la máxima antigüedad.

¿Por qué los salarios siguen abajo de la pobreza? Porque la canasta básica o de pobreza, según el INDEC fue de $ 128.214 en setiembre (último informe). Y eso queda lejos, incluso hacia diciembre, cuando una maestra llegará a $ 107.475. Mientras que, con 24 años de antigüedad, recién este mes se superará esa línea de pobreza, valuada hace 2 meses.

La Celeste y Yasky (CTA y diputado del Frente de Todos) dicen que “no cobramos eso” porque naturalizan que hay que tener 2 cargos o más para vivir. Pero exigimos un salario igual a la canasta familiar para poder trabajar en un solo cargo, con no más de 20 pibes.

También cobran peso las malas condiciones de trabajo. Y se ligan a los salarial porque es lo que pagan por la sobre carga laboral y lleva a cuestionarse si por esa plata hay que enfermarse, terminar con tensiones, agotamiento y hasta depresión. O si vale por arriesgarse a recibir agresiones.

Ante infancias, jóvenes y familias con años de vivir en una fuerte degradación social, en particular en el conurbano. Con amplios sectores de pobreza núcleo o estructural, sin perspectivas. Ese contexto pesa, junto a las carencias en infraestructura, material didáctico, alimentos, indumentaria, mobiliario, transporte.

Con aulas muy pobladas e instalaciones deficitarias, en un mar de pobreza que empobrece la educación. A esto el gobierno suma los programas que precarizan las formas de contrato (ATR, FORTE, FINES o el Programa de Fortalecimiento de Centros Socioeducativos y Comunitarios para que se eduque fuera de la escuela y meter como “agentes” a la Iglesia, los clubes, organizaciones comunitarias o de fomento, etc.).

La Celeste pierde el control y se pone “la gorra”

Todo esto marca la necesidad de pelear, arriesgando incluso que quieran empañar el legajo personal, si el gobierno concretara sus amenazas de poner falta injustificada. Eso sería una barbaridad anti-estatutaria, al querer castigarnos por ejercer nuestro derecho de huelga. Por eso es repudiable que dirigentes de la Celeste pidan eso porque ellos no llamen al paro. Cruzan una línea muy grave porque esta burocracia va perdiendo el monopolio de la calle y los paros. Por eso se ponen “la gorra”.

La docencia los supera, se rebela con autoconvocatorias masivas en San Juan o La Rioja, y medidas de gremios o seccionales recuperadas como en Chubut, Santa Fe o Buenos Aires. Con distritos y conducciones que, si las jugamos a fondo en vez de pensar en “preservar”, son muy potentes puestas al servicio de impulsar el conflicto, extenderlo, provincializar y postular a la Multicolor. Para apuntar también a nacionalizar los reclamos e impulsar la organización democrática e independiente del gobierno y la burocracia.

Alarmada, la Celeste dio un lamentable paso con comunicaciones como la de SUTEBA San Isidro al amedrentar: “les compañeres deben saber que las faltas injustificadas le cortan la continuidad laboral, perjudicándoles al momento de querer jubilarse…”. Una barbaridad. ya que indican que se aplique esta medida disciplinadora o sanción por ejercer el derecho a huelga.

Inclusive en el Plenario de Secretarios Generales de SUTEBA, dirigentes de la Celeste dijeron: “Hay que hacer algo para que, si no le pasan injustificada, al menos les descuenten”. Ya que tienen que reconocer que “las autoridades no quieren pasar injustificado y les pasan 995”. Es decir, las autoridades reconocen ese derecho y ponen 995 (código de paro) como corresponde.

Pero la burocracia ve peligrar sus privilegios y se asusta como dijo una “dirigente” Celeste del norte del conurbano: “Otro de los problemas son los paros de la Multicolor. No puede ser que 3 distritos muevan toda la provincia. Hay distritos donde la adhesión llega al 90%”.

Se preocupan por los paros al defender al Frente de Todos, pero dejan pasar la sumisión al FMI, que Massa recorte fortunas en educación con aval de Cristina, o que Kicillof precarice… Lamentable. Ahora bien, ¿han decidido el ministro Sileoni y el gobernador cargar con el peso de ser quienes sancionaron a docentes por luchar? Sería repudiable.

Al informar por el Presupuesto 2023, Sileoni planteó como un problema que haya “sectores gremiales que no conducen los sindicatos y llaman a paro”. Pero no se hizo cargo de qué motiva los paros. Si tomaran esa medida, el PJ cruzaría una línea que ni Vidal pudo cruzar. Algo que sería un salto represivo y autoritario.

Un cambio saludable en SUTEBA Multicolor

Los tres paros realizados, la jornada del viernes 11 en defensa de las FOBA y la propuesta de un nuevo paro el jueves 17, expresan un cambio muy saludable en los SUTEBA conducción Multicolor. Ante la nueva realidad, tras la elección en SUTEBA. Porque hace tiempo que planteamos esa necesidad de relanzar la Multicolor sobre nuevas bases y postularla como alternativa para estar a la altura de las necesidades docentes. Un debate que teníamos con agrupaciones de Bahía Blanca y Tigre, aunque también con Tribuna Docente-PO, desde Marcos Paz.

Pero la fuerza de la base, el ajuste del gobierno y las presiones de responder en los distritos, confirmaron lo necesario de postular a la Multicolor para organizar la lucha provincial. Y fueron fuertes los paros del 13 y 27 de setiembre, el que votamos en un Plenario Provincial de Delegades muy valioso. Más allá de debates que se saldan con votar y se sale en unidad. Tan correcto fue este debate y orientación que hemos logrado incomodar y alarmar al ministro de Educación y la burocracia Celeste que no sabe cómo parar la lucha.

Luego del fuerte paro del 27 de octubre, hicimos una reunión amplia Multicolor el martes 1º y acordamos consultar en las escuelas y distritos un mandato común (puede ampliarse a otros puntos), para definir la continuidad con otro paro el jueves 17 y avanzar en instancias de consulta y coordinación. Para ir hacia un nuevo Plenario Provincial.

Apropiarnos del debate y la política educativa

Queremos avanzar en un perfil más integrador, con un nuevo modelo sindical, realmente democrático y al servicio de la lucha, de poner las seccionales a disposición del desarrollo de la disputa provincial e incluso nacional con el gobierno y la burocracia.

Con la potente propuesta de Congreso Pedagógico Nacional para apropiarnos de lo educativo. Definir qué mandato llevar a las Asambleas y el Congreso Ordinario de SUTEBA el próximo 23 y 25 como Política Gremial, en relación a la reforma educativa. Y ratificar el documento anterior que planteaba: “Es necesario un Congreso Nacional de Educación donde seamos les docentes, les estudiantes y el conjunto del pueblo quiénes decidamos qué educación necesita nuestro país”.

Y se agregaba la necesidad de “democratizar el gobierno de la educación. No más leyes, normativas y proyectos definidos por los gobiernos capitalistas, del ajuste, corporaciones, Iglesias católica y evangélicas, siguiendo los lineamientos de la OCDE y del Banco Mundial”.

Son definiciones muy importantes para no limitarnos a una orientación economicista o sindicalista. Y levantar una política integral, con los aspectos pedagógicos, didácticos, sobre el sistema, organización y gobierno de la educación, así como su necesaria democratización. Porque se trata de una ciencia humanística, regida por un sistema híper verticalista y autoritario. Con la Multicolor, no solo debemos criticar, sino también proponer una salida democrática.

Sobra derecha, hace falta más izquierda

Debemos levantar que se eliminen los subsidios a la educación privada, a la Iglesia Católica y las evangelistas. Hay corrientes que se dicen de izquierda, pero no son consecuentemente anticapitalistas, al negarse a plantearlo con fuerza como una de las medidas de dónde sacar los recursos.

Porque permitiría contar con los más de $96.600 millones que Kicillof deriva al negocio educativo. Y no podemos hacer como la Celeste que dice no querer chocar con quien trabaja o manda sus pibes a una privada. Por tratarse de medidas transicionales hacia un sistema nacional, único y estatal.

A esto se suma exigir impuestos reales, progresivos y permanentes a los “dueños de la Provincia”. A las 1300 familias que tienen más de un tercio de las tierras bonaerenses. A las corporaciones y banqueros. Ahí están los fondos.

Debemos avanzar también en el debate de una alternativa política porque la salida no es sindical ni reivindicativa. Ante un Baradel que sale a defender la unidad del PJ y el Frente de Todos, no basta con luchar y organizarse sindicalmente. Es necesario avanzar en la disputa política porque, ante tanta derecha, hace falta más izquierda. Con el FIT Unidad y el MST, te invitamos a sumarte.

Noticias Relacionadas