viernes, 21 junio 2024 - 04:06

Secundaria 45 de Moreno. Parar la violencia que se expresa en las escuelas

Este jueves 30, en la escuela Secundaria Nº 45 de Francisco Álvarez en Moreno, asistimos a un nuevo episodio de extrema violencia social que se expresa en las escuelas. Hubo una pelea feroz entre alumnas, como parte de una disputa entre familiares de estudiantes que vendría de antes y se expresó al momento de la distribución de las cajas del Servicio Alimentario Escolar. Dejó un saldo de estudiantes heridas y un docente hospitalizado. Al intervenir el profe de Educación Física, Ezequiel Iturbide, para contener una brutal pelea entre alumnas y familiares, cae al piso y se lesiona, perdiendo el conocimiento y siendo internado en una clínica de Moreno.

Las imágenes de la batalla campal dentro de la escuela, en un edificio compartido entre la Secundaria 45 con la Primaria 12, con el llanto de pibes ante la angustiante situación, pintan lo que ocurre cuando la violencia social se cuela en los establecimientos educativos. Lamentablemente no es un hecho aislado y ha generado incluso masivos paros distritales. Por mencionar los últimos casos, nos podemos referir al paro en Necochea de SUTEBA y el FUDB, ante la salvaje agresión a una docente de la EES Nº 7. Y las movilizaciones convocadas por la Multicolor en Alte. Brown ante las agresiones a compañeras del Jardín 945 y en Lanús ante lo vivido en la EP Nº 59.

Hechos como estos reflejan el malestar social existente, de la mano de la brutal crisis que vive nuestro país. La que se descarga sobre los sectores populares, dando por resultado un país con 40% de pobreza y 54% de nuestras infancias pobres. Esto es reflejo de una violencia que viene de arriba, en una desigual, injusta y regresiva distribución de la riqueza que producimos trabajadores y el pueblo.

Esto se agudiza en escuelas, saturadas de problemas, que el gobierno insiste en negar. Dicen que hacen cosas, pero resultan insuficientes ante décadas de desinversión y un ajuste que continúa con el Presupuesto 2023 de Kicillof, más allá de ritmos y modos luego del desastre de Macri y Vidal. Con aulas saturadas y hasta superpobladas, fuertes carencias edilicias, trabajo precarizado, sobrecarga de tareas como esta distribución de alimentos y falta de resguardo en un edificio y un portón de acceso compartido, donde cualquiera puede ingresar como habría ocurrido. Junto a la falta de personal y de Equipos de Orientación Escolar para responder o intentar adelantarse a estas situaciones.

Escuela EP 12 y EES Nº 45 de Moreno

Son expresiones de distinto orden, que a veces se logran encarar apostando al diálogo, pero en otras se descarga esa furia por diferentes situaciones que exceden a la escuela. El golpe, el insulto, la agresión, en este caso entre estudiantes y familias, donde también resultó afectado un profesor, son la punta del iceberg de un conglomerado de violencias que se ejercen de arriba para abajo. Por las condiciones de vida del 99% de la sociedad, mientras un 1% concentra las riquezas y privilegios.

Es la escuela quien muchas veces garantiza al menos 2 comidas al día, material didáctico, útiles y hasta zapatillas. Es la escuela quien acompaña en situaciones de vulneración de derechos, pero la escuela y sus componentes también se ven vulnerados. Pese al relato y la campaña del gobernador y del Frente de Todos: “Derecho al futuro”, no ha cambiado sustancialmente la situación y la respuesta no alcanza.

Solidaridad con el docente agredido y medidas ante la violencia

  1. Desde Alternativa Docente en la Multicolor reiteramos nuestra crítica a la Celeste de SUTEBA Moreno que ni siquiera emitió un comunicado. Y exigimos que convoquen a un paro y movilización distrital junto al FUDB de Moreno.
  2. No alcanzan las medidas aisladas. Necesitamos medidas a la altura de las circunstancias, ante hechos de violencia que lastiman: Un paro y movilización que debe extenderse a nivel provincial para poner freno a estas situaciones de violencia, por la aplicación efectiva de medidas de resguardo tan declamadas, por la designación de más cargos y Equipos de Orientación Escolar, la construcción de más aulas y escuelas, todas cosas que hacen a mejorar nuestras condiciones laborales.
  3. Ante hechos como éste, lo primero es acompañar y organizar el reclamo en la institución. No se lo debe ver como un problema particular o individual, sino social. Convocar a movilizar, a un cese de tareas y a paro. Las cúpulas gremiales no dan respuesta adecuada por su postura funcional al sistema social vigente, al no denunciar el carácter social de estas situaciones ni apuntar a sus causas de fondo, en la estructura económica, social y política que degrada a amplios sectores de la sociedad.
  4. Por eso debemos apoyar y rodear de solidaridad al compañero Ezequiel y a su familia, poniéndonos a disposición. Exigir a las autoridades que preserven, resguarden y lo acompañen, así como a cada trabajador de la educación que sufra violencia física, psicológica o simbólica.
  5. Esto implica su atención personal, profesional y asesoramiento legal, donde la patronal asuma y se ocupe de la salud física y psicológica, ya que todo pasó en el lugar de trabajo. Que las autoridades tomen las medidas necesarias para que el docente pueda reintegrarse a la tarea educativa. Y se puedan reconstruir los lazos deteriorados.
  6. En ese sentido, lamentablemente no ha dado explicaciones la Jefatura de Educación de Moreno. Aunque si se expidió en repudio la Asamblea de Directores de Moreno, solicitando “el urgente acompañamiento de contención y asistencia al docente lesionado y demás trabajadores de la Educación que fueron víctimas de los hechos de violencia, como así también a los estudiantes que vivenciaron situaciones de alta vulnerabilidad. Dicho acompañamiento debe ser garantizado por la DGCyE”.
  7. Compartimos esto ya que es desde la DGCyE que se debe garantizar lo anterior y también el debate de este grave hecho en la escuela, con toda la comunidad, incluso en establecimientos cercanos y del distrito. Generar espacios donde construir acuerdos de convivencia y reflexión, que sean incluso en el distrito y también a nivel provincial para unir problemáticas similares en diferentes establecimientos.
  8. Avanzar efectivamente con un protocolo de prevención, resguardo y protección para bajar toda exposición al riesgo de docentes y también de estudiantes, además de la actuación frente a estas situaciones cuando se producen. Pero con la participación real y democrática de docentes, trabajadores de la educación, estudiantes y las familias.

En este contexto, vemos también la necesidad de un Congreso Pedagógico donde docentes, estudiantes y familias debatan y resuelvan salidas efectivas a esta problemática de violencia, así como a todas las situaciones en las que estamos inmersos. Debemos transformar la escuela para dar respuesta a la sociedad que tenemos, en camino de construir la educación y el país que queremos.

Junto a una lucha más general, pero imprescindible, junto a las familias, trabajadores y la izquierda por otro plan económico donde haya plata para educación, no para el FMI ni los bonistas buitres, se eliminen los subsidios a las privadas y se pongan impuestos reales a los ricos para garantizar educación, salud, trabajo, salarios dignos, alimentos y vivienda para el 99% de la sociedad.

No será posible resolver estas expresiones de violencia, si no avanzamos contra la violencia social y el sistema capitalista que la genera. Queremos que las infancias y trabajadores de la educación vayamos a estudiar y trabajar a la escuela sin miedo ni agresiones, sí en óptimas condiciones. Sumate a luchar por ello.

Contacto TE: 11 3068-1988

Alternativa Docente, zona Oeste

en la Multicolor de SUTEBA

ANCLA / MST en el FIT Unidad

Noticias Relacionadas