martes, 16 julio 2024 - 06:34

Se aplazan los pagos al FMI. Massa y el acuerdo que no cierra

En un anterior artículo habíamos adelantado que Sergio Massa y el presidente del BCRA, Miguel Ángel Pesce, decidieron aplazar todos los pagos que restaban del mes con el FMI para finales de julio. Las alicaídas reservas netas, que se encuentran en negativo, son el motivo de la decisión. Ayer, el propio organismo de crédito ratificó la medida. A la misma vez, estaba confirmado que un grupo de funcionarios que componen la cartera del ministro de Economía se dirigía el pasado jueves rumbo a Estados Unidos para cerrar un nuevo acuerdo de seis meses. Las fricciones con el organismo de crédito hicieron retrasar ese viaje. El Fondo pide más ajuste fiscal, que se cumplan las metas acordadas, y una aceleración en el ritmo devaluatorio.

Nadie puede desconocer los lazos de Sergio Massa, actual presidenciable de Unión por la Patria, con el FMI y principalmente con el establishment estadounidense. Sin embargo, en el último tiempo pareciera no haber acuerdo entre las partes para cerrar el nuevo acuerdo que, como anunció el propio ministro, duraría sólo hasta diciembre. Una especie de puente entre el gobierno que sale y el que entraría.

Hay algo obvio, el FMI, como se sabe, más allá de las afinidades, busca cobrar lo prestado. Sin importar la sequía histórica, el 40% de pobreza existente en el país y que su propio dinero haya sido utilizada para una estafa histórica a nivel mundial, reconocida por propios funcionarios del organismo. Esto es lo que en el último tiempo, más que nada por la campaña electoral, ha establecido cruces entre Massa y Kristalina Georgieva.

Además, se suma la precaria situación de las reservas netas que, según estimaciones como la de un informe de ADEBA, se encuentran en negativo por US$ 5.500 millones. Este elemento, enmarcado en el proceso electoral, hace que los funcionarios del Fondo presenten temor en adelantar desembolsos y que, tal como ocurrió con el gobierno de Macri, se utilicen para frenar una corrida cambiaria que podría estar impulsada por los resultados que arrojen las PASO.

Esto no es todo, el FMI exige una devaluación y más recorte fiscal, más ajuste. Según algunas versiones, como las de Marcelo Bonelli, para la devaluación “se estudia aplicar una retención a las importaciones del 30%”[1]. Una suerte de devaluación encubierta para que semánticamente tenga menos impacto, pero seguramente objetivamente en los bolsillos de todo signifique una nueva presión ya que alentaría a nuevos aumentos de precios. Por otro lado, según Alejandro Rebosio en elDiarioAR, para el Fondo una devaluación alentaría “la exportación -hay US$ 9.200 millones de porotos de soja sin liquidar, en silobolsas-  desincentivar la importación”[2].

No es que Massa rechace la idea de ajustar más y por eso no cumple con el FMI, lo que ocurre es que no quiere hacerlo en este momento, no admite limar aún más su candidatura a sabiendas que ya pesa en su imagen una inflación histórica justamente por cumplir con los burócratas de Washington. Otra de las diferencias que trascendió de las negociaciones es el monto de adelanto. El ministro solicita un giro de US$ 9.800 millones hasta diciembre, mientras que el FMI sólo está dispuesto a dar US$ 7.000 millones.

Las tensiones entre quienes se consideran amigos crecen y cada vez más, sabiendo de que si el gobierno no paga el 31 de julio entra en atrasos de pagos y, por esa razón, también se quedaría sin desembolsos del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Con este panorama, una vez más, queda claro que el único caos y colapso económico iba a venir de la mano del FMI, siguiendo y respetando sus programas para pagar una estafa como fue la deuda que tomó el macrismo. Desde las fuerzas que integramos la lista Unidad de Luchadores y la Izquierda (MST – PO en el FIT-Unidad) venimos insistiendo en dejar de pagar esta usura de carácter ilegítimo, investigar la misma y romper de inmediato con el FMI. Durante la campaña electoral, como lo venimos haciendo en las calles, seguiremos impulsando esta salida política en pos de asegurar los recursos para las necesidades de las mayorías sociales.


[1] Los cuatro puntos que exige el FMI y complican los deseos de Sergio Massa. Clarín (7-7-2023)

[2] Se posterga el viaje de funcionarios al FMI por el estancamiento de la negociación. elDiarioAR (7-7-2023)

Noticias Relacionadas