viernes, 12 abril 2024 - 21:37

Santa Fe. Periodista comparó la IVE con la dictadura

El miércoles 30 de diciembre, durante la emisión de un programa radial emitido por LT9 de la ciudad de Santa Fe, el periodista Gustavo Galoppo pidió al aire un minuto de silencio por la reciente sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, después de burdamente compararla con la última dictadura cívico militar. También realizó comparaciones con la Guerra de Malvinas y la pandemia del coronavirus.

La empresa Onda9 S.A. emitió un comunicado público en el cual pedían disculpas a las y los oyentes “que se sintieron ofendidos por los términos utilizados por el Sr. Gustavo Galoppo”.

Desde Juntas y a la Izquierda repudiamos los dichos de este dinosaurio ultra católico y compartimos nuestra posición sobre el tema.

Los fundamentos de un dinosaurio

El día de la emisión del programa fue el posterior a la aprobación en el Senado de la nueva Ley de aborto legal seguro y gratuito en el hospital, conquistada por la marea verde argentina.

Las expresiones del periodista en los inicios de su programa comenzaron con: “Dimos un enorme paso atrás al darle lugar a la muerte”. Totalmente cínico, el aborto legal evita la muerte de miles de mujeres condenadas a la clandestinidad.

El periodista íntimamente ligado a la Iglesia Católica, además criticó al papa Francisco por no haber sido más duro e invitó a la Iglesia a “que se ponga  a trabajar con mayor intensidad”. Quedó demostrado que la lucha en la calle la perdieron y saben que si quieren guerra no les daremos paz, como bien lo hicimos ayer en San Juan con un escrache, ante declararse objetor y antiderechos todo un hospital público.

En palabras de Galoppo: “En la dictadura de 1976 se habló de 30 mil desaparecidos, que por ahí esa cifra es fluctuante y va de los 30 mil a los 8.961 que había aportado el informe Sábato”. Más adelante agregó: “Pensando en esas cifras, se perdieron vidas en algunos casos por cuestiones ideológicas, en otras por una guerra, por una represión condenable, en otros por esta pandemia que no podemos controlar. En todos esos casos quienes fueron víctimas tuvieron la posibilidad de intentar defenderse, tuvieron el uso de la razón para luchar por esa vida que perdieron. Con la ley de aborto esa capacidad de defender de una vida no estará”.

Es burdo comparar el derecho a decidir de las mujeres y cuerpos gestantes con los crímenes de lesa humanidad. Es totalmente lo opuesto, el aborto legal es un derecho humano, es cuestión de salud pública y es justicia social. Con sus palabras destila así todo su odio contra los derechos de género y más aberrante aún, pone en duda los 30 mil compañeros y compañeras desaparecidos por la última dictadura militar y eclesiástica, totalmente repudiable.

Si hacemos memoria, va en sintonía con los dichos del mismo papa Francisco cuando comparó a las mujeres que defendemos el aborto con los nazis, el año pasado. Si de genocidios y dictaduras hablamos, fueron cómplices justamente la Iglesia y sus papas, quienes bendijeron los vuelos de la muerte y apañaron los robos de bebés. Si, ellos, que dicen defender la vida.

La lucha continúa

La conquista de la nueva ley de aborto en  nuestro país fue un paso enorme, fruto de nuestra pelea de años en la calle. Pero nuestra lucha ahora continúa para exigir que se garantice la aplicación de la ley en todo el país, ya que como advertimos, la objeción de conciencia da pie a que los antiderechos salgan a la ofensiva a impedir que se efectivice.

Esta pelea ya la ganamos en las calles, y logramos el apoyo social a nuestro derecho. Ahora hay que defenderlo.

Por eso, es fundamental responder públicamente ante cualquier obstáculo que intenten poner, como también repudiar y denunciar dichos como los de este periodista misógino.  

No podemos permitir que expresiones tan repugnantes se reproduzcan en medios periodísticos, ya que este tipo de declaraciones atacan el avance del movimiento de mujeres y de derechos humanos.

Conquistamos la ley pero sabíamos que no terminaría ahí, ahora tenemos que enfrentar a todo dinosaurio clerical que se oponga a nuestro derecho.

Fer Gutierrez y Jime Sosa

Noticias Relacionadas