San Juan. Proyecto Josemaría: el informe de impacto ambiental y sus mentiras

El pasado sábado 7 de mayo, en el departamento de Jáchal, la asamblea de vecinos Jáchal no se toca llevó a cabo una charla en la que presentaron sus objeciones al Informe de Impacto Ambiental (IIA) del proyecto de megaminería Josemaría. Este proyecto es la joya del gobierno de Uñac, ya que tiene proporciones gigantescas que, por sus dimensiones proporcionales a la ciudad de San Juan, como la propia empresa minera ya informó consumirá una cantidad de agua 10 veces superior al proyecto de Veladero que hace tiempo está instalado en la provincia.

Actualmente, en un contexto de crisis hídrica por una sequía histórica y en aumento, se presenta un debate trascendente sobre la cantidad de agua que usaría este proyecto. El gobierno de Uñac y el PJ difunden por sus medios oficiales números y noticias que no coinciden para nada con el informe de impacto ambiental.

¿Cuánta agua usa Josemaría?

Saúl Ceballos, por la asamblea de Jáchal fue quien expuso un completo informe. El primer tema fue la cantidad de agua que usaría Josemaría. Mientras los medios oficiales dicen que usarán unos 500 litros de agua por segundo, del estudio minucioso del IIA se deduce que serán utilizados unos 1.750 litros de agua por segundo. El agua fresca utilizada será tomada de una importante cantidad de pozos subterráneos sobre los cuales se construirá el campamento de la minera. Ese acuífero del cual Josemaría se proveerá de agua es parte de la red de aguas subterráneas de las cuales se terminan abasteciendo las poblaciones de Jáchal e Iglesia.

A pesar de las objeciones expuestas, Uñac aprobó el proyecto

El INPRES (Instituto Nacional de Prevención Sísmica) había informado que la zona donde se quiere construir el proyecto minero es de una alta actividad sísmica. Es la misma zona donde tuvo su epicentro, en 1894, el mayor sismo que se dio en nuestro país, con una magnitud de 8.1 en la escala Richter. Por lo tanto, el INPRES había declarado de emergencia elevada la construcción del proyecto minero y su dique de cola, justo en esa zona. La INA (Instituto Nacional del Agua) también advirtió sobre los altos niveles de salinidad y contaminación con otros metales pesados que tendría el agua, sus consecuencias río abajo para las poblaciones como Jáchal, Iglesia y el resto de la provincia.

El INTA también realizó objeciones al IIA, aconsejando realizar cambios. Sin embargo y para sorpresa de todos, el Departamento Provincial de Hidráulica, que había realizado 120 objeciones, aconsejó increíblemente aprobar el proyecto, lo cual provocó la renuncia de su director.

El proyecto minero estará instalado dentro del Parque Nacional San Guillermo, que protege la reproducción de las vicuñas. También se advierte sobre la destrucción de los espacios naturales que facilitan la reproducción de la fauna, tema del que la Secretaría de Medio Ambiente provincial mantiene un silencio total.

A pesar de las advertencias, el gobierno de Uñac aprobó el IIA y avanza en la construcción de los campamentos para después del invierno.

Unidad contra el extractivismo y la megaminería

La asamblea de Jáchal presentó las objeciones que puntualizamos aquí y muchas más que se profundizaron en la charla. Hasta el momento no recibieron contestaciones de ningún ente oficial. Esto hace aún más necesaria la unidad para este tipo de eventos, para combatir los engaños de un gobierno que viola la Ley de Glaciares y pone el peligro a toda la población. Pero también es necesaria la unidad en las calles, para sumar a más sectores que, como los agricultores, ven que se garantiza el agua para los negocios privados como las mineras y no para la producción de alimentos y sus campos.

Desde la Red Ecosocialista y el MST en el Frente de Izquierda Unidad seremos parte activa de la lucha para terminar con este sistema capitalista, cuyas políticas extractivistas provocan pandemias y fuertes cambios climáticos como la crisis hídrica que vive hoy la provincia y que, por su forma de producción genera una crisis ambiental que pone a nuestro planeta en jaque.

Mauricio Robledo y Cristian Jurado

Noticias Relacionadas