San Antonio de Areco. Francisco Ratto criminaliza la protesta social y denuncia a jóvenes militantes

En las últimas semanas del 2021 en San Antonio de Areco llegaron varias notificaciones por parte del intendente macrista Francisco Ratto, acerca de una denuncia a muchxs de quienes nos movilizamos el pasado 19 de diciembre por el conflicto de la escuela de Arte.

La escuela de Arte Gustavo Chertudi es una escuela que fue desalojada y desmantelada durante la pandemia (incluso cuando terminó la cuarentena y empezó el ciclo lectivo 2021) de manera autoritaria por el intendente. Pero gracias a la presión que ejerció la comunidad educativa sobre la justicia y el apoyo de diversos sectores del pueblo que se movilizó, logramos que hoy la escuela tenga nuevamente su edificio. Lamentablemente este triunfazo en defensa de la educación pública, gratuita y de calidad se vio empañado por el ataque vil y mentiroso del intendente hacia activistas de nuestro partido y periodistas que cubrían la acción.

En la última movilización del 19 de diciembre, el intendente decidió “terminar el conflicto” denunciando y llamando «FASCISTAS» a lxs jóvenes que fuimos parte de las protestas de principio a fin. En el canal local de la ciudad el intendente aseguró que quienes estábamos en la movilización éramos un grupo radicalizado que “quería mantener el conflicto por conveniencia política» y que en la movilización se le había amenazado de muerte a él, y atacado también a la ex vice-presidenta Gabriela Michetti que estaba presente. TODO FALSO.

Nos preguntamos antes estas acusaciones: ¿a quién le conviene mantener la escuela de arte cerrada? ¿A las mentalidades conservadoras que ven en la educación un servicio y no un derecho? ¿A quienes descartan el arte como herramienta de enseñanza, y le temen a la conciencia crítica, al arte comprometido y a la expresión democrática en la calle? ¿O a la comunidad docente, estudiantil que fue avasallada por la institucionalidad gubernamental por el simple hecho de querer enseñar?

¿Será que hay que darle un baño de historia al intendente? Como jóvenes vemos gravísimo que Francisco Ratto nos denuncie de fascistas. A casi 100 años del genocidio más aberrante, no nos cansaremos de explicar que el fascismo es un movimiento que atentó contra todas las libertades democráticas (como manifestarse), que asesinó y torturó a millones de activistas, entre ellos a quienes eran socialistas. Que enaltece una supuesta superioridad moral, patriótica y de “raza” y que empleó toda la violencia, de todas las instituciones estatales, contra los que considera enemigos de la nación.

También queremos recordarle a Ratto que es común que la clase política tradicional y cuestionada por sus privilegios y gestiones anti populares, utilice la mentira, el desprestigio como orientación política para desacreditar a lxs activistas disidentes. Esto SÍ fue común en el régimen nazi bajo el jefe de propaganda de Hitler, Joseph Goebbels, a quien se le atribuye la famosa frase: “miente, miente que algo quedará”.

“Si dices una mentira suficientemente grande y la sigues repitiendo, la gente eventualmente llegará a creerla. La mentira sólo puede mantenerse durante el tiempo que el Estado puede proteger a las personas de las consecuencias políticas, económicas y/o militares de la mentira. Así, resulta de vital importancia para el Estado utilizar todos sus poderes para reprimir la disidencia, porque la verdad es el enemigo mortal de la mentira, y por extensión, la verdad es el mayor enemigo del Estado”.

Las movilizaciones siempre han sido pacíficas, con música, festivales, bailes, aplausos y las famosas pintadas con tiza. La violencia institucional, el ninguneo, las definiciones inconsultas siempre ha venido de las instituciones del Estado que dirige el intendente. Fue una victoria de la comunidad educativa que la escuela haya vuelto a su edificio producto de la lucha y organización, pero ahora vamos a seguir en las calles para que no quede en impune estos hechos y se haga justicia.

Las terribles acusaciones falsas y denuncias llegaron a modo de notificación a casas de docentes y estudiantes de San Antonio de Areco, a militantes y artistas del MST menores de edad, Santiago Colatruglio y quien escribe este articulo, Braulio Vega Santana, e incluso a una periodista que fue a cubrir la movilización. Esto refleja el miedo del oficialismo en que cada vez seamos más quienes cuestionamos su gestión y luchamos por nuestros derechos que nos quieren arrebatar injustamente.

Seguiremos en la calle luchando contra la criminalización de la protesta y llamamos a todos los sectores que se reivindiquen democráticos a repudiar estos ataques a luchadores sociales.

Luchar no es un delito, nuestra generación dijo NUNCA MÁS represión y persecución a quienes luchamos por una sociedad más justa e igualitaria.

Braulio Vega Santana

Noticias Relacionadas