lunes, 15 agosto 2022 - 19:39

Rosario. Veedoras, una respuesta a la violencia de género en Humanidades y Artes

Ante los crecientes casos de violencia de género en la facultad, surge un grupo de mujeres organizadas bajo ese nombre. Compartimos la entrevista realizada por parte de la Juventud Socialista del MST a las compañeras del Movimiento Estudiantil de Mujeres Independientes (M.E.M.I) que le dio origen, en Humanidades y Artes (UNR).  

El Movimiento Estudiantil de Mujeres Independientes nace a raíz de 11 casos de acoso por parte de un estudiante de la facultad de Humanidades a compañeras ingresantes.

En primera instancia las estudiantes se acercaron a las fuerzas políticas presentes en la facultad y recurrieron a la secretaria de Género para visibilizar la situación, sin realizar la denuncia en el espacio institucional por distintos motivos. Desde ser menores de edad, pasando por el miedo a las consecuencias, ya que muchas no cuentan con el apoyo de sus lazos familiares en la ciudad o viven solas, sumado a que la cursada es por la tarde-noche, lo cual también genera inseguridad a la hora de ir a tomar el colectivo en las cercanías de la facultad.

La respuesta de la institución fue citar a la persona señalada por acoso dándole un llamado de atención ante sus actitudes e instar a las estudiantes a empoderarse, defendiéndose ellas mismas, ya que como institución no pueden prohibir el derecho a estudiar ni la libre circulación.

Ante la disconformidad generada por esta respuesta, las estudiantes decidieron tomar cartas en el asunto y crear el grupo de Veedoras, esto es “Un grupo de chicas que están dentro de la facultad para encargarse de acompañar a una chica en su cursada” se las identifica por una cinta rosa y se encargan de cuidarse entre sí dando una “respuesta inmediata” que va desde acompañarse a la parada del bondi en grupo, hasta sentarse alrededor de la víctima de acoso o detrás del acosador  en el aula. Además brindan información sobre  el dispositivo de prevención, denuncia y atención ante casos de violencias, acoso sexual y discriminación de género para estudiantes y trabajadores de la facultad, el cual consideran que no tiene la visibilización necesaria por parte de la institución, tanto como herramienta ni como espacio físico al cual recurrir.  La Iniciativa fue muy bien recibida por parte de la masa estudiantil, ayudantes de cátedra, algunas fuerzas políticas independientes de la gestión y docentes que se pusieron a disposición.

En el camino a la generación del movimiento, las compañeras organizaron grupos de WhatsApp, cuenta de Instagram, cartelería en la facultad, visibilización de las veedoras utilizando un lazo rosa, y reuniones abiertas a las estudiantes independientes y mujeres de las agrupaciones estudiantiles, en donde comenzar a hablar sobre los casos de acoso por parte de compañeros y docentes, así como también de las problemáticas con las que se encuentran al recurrir al espacio institucional designado para  estos casos y lo desprotegidas que se sienten en la facultad.

A partir de esta experiencia las estudiantes empezaron a problematizar sobre la falta de asistencia psicológica a las víctimas, de un abordaje de los casos con equipos interdisciplinarios de profesionales idóneos a les que se les garanticen sus derechos laborales y no estén precarizades,  la necesidad de contar con una oficina  y computadora propia para la referente del dispositivo a fin de poder garantizar la privacidad de las denunciantes, falencias que remiten a la necesaria discusión sobre el presupuesto asignado a este área y la importancia de la participación de les estudiantes en la discusión y toma de decisiones respecto a qué hacer con ese presupuesto.

Para finalizar consultamos a las estudiantes del M.E.M.I acerca de las perspectivas a futuro del movimiento, ¿Cómo se sigue en vistas a poder modificar la realidad concreta y cotidiana en la institución?: “Nosotras tenemos un objetivo mayor, obviamente, un horizonte, pero antes de este horizonte, tenemos muchos escalones los cuales atravesar, y dimos el más importante que es el que nos elevó el objetivo, que es el paso rápido, lo concreto, ya tenemos un problema cubierto dentro de la facultad, tenemos las Veedoras, tenés chicas que te acompañan, pero no es suficiente. Por parte del M.E.M.I queremos lograr el protocolo, el acompañamiento pero para eso necesitamos dar un paso más importante que es el de la organización completa: que haya una encargada de veedoras de cada carrera; discutir el cambio de las cosas a nivel institucional; un punto rosa donde difundir información, un espacio físico para el dispositivo de atención que asegure la privacidad, y que la institución se haga eco de nuestros pedidos.”

Desde la Juventud Socialista del MST agradecemos a las compañeras por habernos brindado su tiempo, y desde ya nos ponemos a disposición para acompañar este proceso de organización y lucha independiente.

Aymará – Juventud Socialista MST

Noticias Relacionadas