lunes, 15 julio 2024 - 18:49

Rosario. Se presentó Rastros en el silencio

El pasado sábado en una cálida tarde se llevó adelante la presentación de la segunda edición de Rastros en el silencio. La jornada se desarrolló en el local del MST, ubicado en el centro de la ciudad y estuvo a cargo de queridos compañeros: Jime Sosa, Carlos Carcione y Pacho Juárez. El libro cuenta, con testimonios de sus protagonistas, la militancia que llevaban adelante los compañeros y compañeras del PST antes, durante y posterior a la dictadura. Sin dudas apasionante.

Luego de una exitosa jornada de presentación del libro en Fray Luis Beltrán realizada el día anterior con los compañeros trabajadores, jóvenes y docentes del cordón industrial, se llevó adelante en la ciudad de Rosario. Participaron la Juventud Socialista del MST, compañeros de fábricas como La virginia y Vicentin. Compañeros del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez y docentes. Nos juntamos para compartir estas historias contadas por sus propios protagonistas.

La presentación y moderación de la mesa estuvo a cargo de Jime Sosa, militante y referente del MST en el FIT Unidad y profesora de Historia. Llena de entusiasmo, comenzó revindicando la militancia de aquellos años: “nuestro partido antecesor, el PST,  se sostuvo ante las adversidades, estando en primera linea contra la Triple A  y organizándose junto a la clase trabajadora. Hoy todo eso son valiosas lecciones y aprendizajes para encarar las próximas luchas que se vienen”.

Carlos Carcione, dirigente del MST y coordinador de lo que fue la importante investigación y recopilación del libro, nos compartió: “Rastros en el silencio es homenaje y también es búsqueda abierta y constante. Es una construcción colectiva. Son las voces de los y las militantes las que cuentan las historias de resistencia del PST. La investigación documental realizada por nuestro equipo confirmó la justeza de esas evocaciones. Pero son esas voces las que buceando en la memoria recuperan la fisonomía, las personalidades, los rasgos de carácter, la pasión y la voluntad militante de los compañeros y compañeras que homenajeamos. Pero aun siendo ese el objetivo principal del trabajo y de esta revisión, no se trata de un homenaje congelado en el tiempo ni de piezas de un museo para visitar o venerar. Por el contrario, se trata de un trabajo militante para fortalecer la lucha contra la impunidad de ayer y de hoy, lucha que no ha concluido. Nos queda pendiente el castigo a la estructura social completa que planificó, ejecutó y de una u otra manera se benefició o encubrió aquellos crímenes. Los empresarios que patrocinaron el golpe, el obispo que dio sustento ideológico a los torturadores y asesinos y sobre todo quedan pendientes de castigo ejemplar los crímenes de la Triple A con sus responsables políticos incluidos.” 

A continuación, Oscar “Pacho” Juárez, militante del PST en los ’70 y protagonista del Villlazo, hizo un detallado recorrido de aquellos años, sobre el contexto político, social y económico que se transitaba y de la militancia que tenía el PST en Rosario y Villa Constitución. Compartimos parte de su intervención: “muerto Perón y continuando con las oleadas de las huelgas, el gobierno de Isabel y de López Rega junto con la triple A y toda la burocracia sindical desató una represión terrible contra los trabajadores. Esa terrible represión fue dirigida contra el PST, tenemos enormes compañeros que se han tenido que enfrentar contra la Triple A y han caído asesinados, me refiero a los compañeros de General Pacheco y los compañeros de La Plata. Ellos fueron asesinados porque, por la clase obrera, daban todo. Es decir, había organizaciones que ante la Triple A se mandaban a guardar, pero la moral del PST no lo permitía. Mientras exista la huelga obrera, mientras exista la lucha, puede venir la represión y puede estar el golpe de Estado a la vuelta de la equina, pero nosotros estamos con los trabajadores. Eso era el PST. Muchos compañeros y compañeras enfrentaron a la Triple A sabiendo que los estaban esperando para matarlos. La moral nuestra tiene un primer gran escalón, que tiene que ver con la moral del proletariado: no abandonar sus luchas, de ser solidario, de acompañarlo y de hacer lo mejor posible para que esa lucha triunfe”

Ro Bustamante

Noticias Relacionadas