viernes, 12 abril 2024 - 21:05

Rosario. Ante el ajuste en el transporte, la izquierda se movilizó al Concejo

El próximo 25 de enero el intendente Pablo Javkin implementará un rediseño del servicio de transporte público de pasajeros en la ciudad de Rosario, el cual implica que 11 líneas de colectivos dejarán de circular y otras 25 se fusionarán entre sí. El FIT Unidad movilizó esta mañana al Concejo Municipal para denunciar un ajuste que perjudicará a usuarios y trabajadores.

Un “Plan” inconsulto y de recortes

El “Plan de emergencia del transporte” que llevará adelante el intendente, fue votado en el Concejo el 12 de noviembre del año pasado, y contó con el apoyo de la mayoría de los sectores políticos, entre ellos el frente Ciudad Futura – FSP. El mismo determina que a partir de este lunes el sistema funcionará con un total de 460 colectivos, cuando antes de la pandemia circulaban 640, y según la licitación anterior, la cifra debía ascender a 800 unidades. En un comunicado el municipio acusa: “desde el inicio de la pandemia, el número de pasajeros cayó a niveles sin precedentes: de transportar 450 mil por día a movilizar alrededor de 100 mil, con una baja en la recaudación de un 80%, con pérdidas que se estiman por más de 10 millones de pesos diarios.” (Rosario Noticias – 6/01/2021)

Dichos, contradichos y mentiras. El 6 de enero, Eva Jokanovich, secretaria de Movilidad de la ciudad dijo: “escuchamos a nuestros vecinos y vecinas. Trabajamos sobre sus solicitudes, y analizamos sus comportamientos. Sabemos que el principal reclamo y lo que más necesitan es una mejor frecuencia”. El 12 de enero la presidenta del Concejo Municipal, María Eugenia Schmuck, afirmó: “a lo mejor hay que caminar una cuadra más pero la ciudad va a estar absolutamente conectada». Una semana después, producto del creciente malestar de vecinales que se expresaron en reuniones y asambleas de barrios como Saladillo, Tablada, Pichincha, Hostal del Sol y otros, el ejecutivo tuvo que dar marcha atrás e incorporar algunas modificaciones, aunque no cambiaron la esencia del proyecto.

Finalmente, la línea 120 no será suspendida y mantendrá su recorrido con algunos cambios. Las líneas 130 y 146 Negra extenderán su recorrido en la zona noroeste, tomando Tarrogona, Pujato hasta Lago Puelo. Conectando dicho barrio con la zona comercial de J. J. Paso y Av. Alberdi. Y se mantiene la eliminación de la línea 146 y la fusión de la línea 144 con la 102. Al respecto, Claudio Gershanik, referente de la Asociación Vivir y Convivir Tablada manifestó: «Tablada tenía en su momento cinco líneas y poco a poco fueron seccionando hasta que nos quedamos con las dos banderas de la 146 y una bandera de la 144, que es la más chica. Ahora, ninguna de las banderas de la 146 van a llegar al barrio y solo va a quedar la 144 que con suerte pasa cada 45 minutos. La van a fusionar con la 102 quitándonos conectividad con las zonas del Frigorífico Swift, Paladini y Frigorifico Mattievich, donde trabajan muchos vecinos» (Rosario Plus – 12/01/2021)

A quienes sí benéfica este rediseño del transporte es a las empresas del sector, ya que se mantiene y aumentan los subsidios del estado nacional y provincial, pero se reduce el servicio, por lo que bajarán los gastos y así podrán aumentar sus ganancias. Es decir que las mismas empresas que de conjunto reciben $225 millones mensuales en concepto de subsidios, podrán seguir sin dar demostraciones públicas de esa contabilidad, ni garantías sobre el mantenimiento de las condiciones de los trabajadores ni del servicio para el conjunto de los usuarios.

La situación de los trabajadores

De prosperar este esquema, los costos los pagarán no solo los pasajeros y pasajeras que tendrán un servicio de peor calidad que el actual, deberán soportar peores frecuencias, y abonar un boleto que va a pasar de los $32,50 a los $45 en febrero, sino que también se verán afectados los trabajadores del transporte, ya que menos líneas y menos coches en circulación implican recorte de personal y despidos encubiertos.

Para muchos de los choferes que vienen de un 2020 con más de 80 días de paro, ya que las empresas del transporte público les adeudaron salarios durante meses, el futuro laboral es incierto. Según el testimonio de un chofer al que pudimos acceder, por ejemplo: en líneas que se fusionan, a pocos días de ponerse en marcha este nuevo sistema, no se les ha comunicado a los trabajadores en cuál les tocara prestar servicio. El gremio de la UTA asegura a los choferes que se mantendrán las fuentes y las condiciones laborales, aunque no especifican cómo las mismas no se verán afectadas si se quita más de un 30% de coches de circulación.  No hay que perder de vista que, con la Emergencia aprobada, el Ejecutivo ha adquirido superpoderes que le permiten rever las licitaciones con las empresas de colectivos y renegociar los contratos del transporte vigentes. La normativa determina que podrán «proponerse y acordarse conciliaciones, transacciones, compensaciones, reconocimientos y remisiones y toda otra operación que tienda a la continuidad del contrato y la prestación de un servicio conveniente para el interés público».

Por su parte, la UTA (Unión Tranviarios Automotor) siendo parte de la Comisión de Seguimiento para la Emergencia del Transporte Urbano de Rosario, a la fecha no ha expresado públicamente ningún cuestionamiento a las modificaciones, avalando la «readecuación» que no es otra cosa que un plan de ajuste hacia usuarios y choferes.

Contra el ajuste. Por un transporte 100% estatal, unificado y eficiente

Que el TUP sufrió una baja en la demanda durante la pandemia es un hecho de la realidad, lo que se debe discutir es si ante eso seguimos pensando el sistema de transporte como un negocio que debe evitar “pérdidas” y dar “ganancias”, o como un derecho social esencial, que debe responder a las necesidades sociales mayoritarias.

Esa perspectiva es la que se expresó esta mañana a las 11 hs al Concejo, donde el FIT Unidad se movilizó advertir y denunciar los perjuicios que el Plan de Javkin va a tener para usuario y trabajadores.

En ese sentido, la referente del MST en el FIT Unidad Jime Sosa expresó a los medios: “esta reestructuración no es más que un ajuste a los usuarios y trabajadores. Nos quieren convencer que la única salida a la crisis del transporte es recortar a la mitad de las líneas de colectivo, pagando el boleto más caro del país, ¡Una vergüenza! Años de un sistema de transporte en crisis que la pandemia agravó, y que así como está se sabe que no va más. Los responsables de esta situación son quienes nos han gobernado hasta hoy. Desde el PJ privatizador, hasta las gestiones del Frente Cívico de Socialistas y Radicales que han mantenido un esquema “mixto” donde el Estado se hace cargo de las pérdidas y las empresas se llevan cuantiosas ganancias en términos de subsidios millonarios. Vinimos hoy al Concejo a exigir la inmediata derogación del Plan de emergencia y que sean los usuarios y trabajadores quienes decidan democráticamente un cambio en el sistema de transporte.”

Además, agregó: “No caben dudas que hay una necesidad de reorganizar el transporte público en la ciudad, pero debe ser en función de las necesidades de los usuarios y trabajadores, no de la sed de ganancia empresaria.

La crisis actual del sistema del transporte, es una oportunidad para abrir el debate sobre qué medidas se deben implementar para superarla. Proponemos:

  • Estatización total del servicio y cancelación de las licitaciones sin indemnización.
  • Control estricto y democrático por parte de los trabajadores y usuarios, para definir frecuencias, recorridos, ampliación de los horarios y una auditoría técnico-contable integral, hecha en función de las necesidades sociales mayoritarias y no con una lógica empresarial.
  • Apertura de los libros contables de las empresas para conocer el esquema de costos y financiamientos. Solo así saltaría que sumas millonarias de dinero van a los bolsillos de las empresas y no a mejorar el servicio y las condiciones laborales y salariales de los trabajadores.
  • Impuestos progresivos a las grandes fortunas de los puertos y los sectores concentrados de la economía local, para poner en pie un sistema integral de transporte que incluya distintos medios con una lógica socioambiental, que fomente el uso de energías limpias y renovables y el uso de bicicletas. Con Boleto Educativo gratuito y universal de verdad.

Estas son algunas de las medidas que podríamos empezar a debatir si las decisiones empiezan a tomarla el 99% de les rosarines que viven de su trabajo.

Claudia Montenegro, Ignacio Mancini

Noticias Relacionadas