viernes, 21 junio 2024 - 21:53

Rosario. Abrazo a la Escuela 84 por obras que no pueden esperar

El día de hoy, la comunidad educativa de la Escuela N°84 “José Mármol”, ubicada en el corazón del barrio Ludueña, convocó a un abrazo solidario en reclamo de obras y agua potable.

Con el acompañamiento de Amsafe Rosario y una amplia cobertura mediática, una vez más quedó demostrado que somos les docentes, auxiliares y familias quienes defendemos la escuela pública. Desde Alternativa Docente y el MST “Teresa Vive” nos hicimos presentes para colaborar con el reclamo, ya que el ajuste de los gobiernos que año tras año desfinancian y recortan el presupuesto educativo deja a la deriva las escuelas.

En una situación tan delicada por la pandemia, donde docentes, auxiliares y familias estamos debatiendo la necesidad de suspender provisoriamente las clases, el gobierno de Perotti no garantiza los más elementales servicios en muchas escuelas de la provincia. De hecho venimos de realizar asambleas zonales donde delegadas y delegados dieron cuenta de la precaria situación en la que se encuentran las escuelas producto de la falta de inversión.

Menos discursos y más recursos

La educación atraviesa momentos de quiebre. La variable salarial viene sufriendo año tras año una reducción en términos de poder adquisitivo, y lo mismo sucede con los recursos y la estructura edilicia. Escuelas sin agua, sin luz, con baños destruidos y sin aulas en condiciones para afrontar la pandemia. Con carencias de cargos y horas cátedras, reemplazantes sin estabilidad y la lista podría seguir. Por eso desde abajo crece la bronca y se sale a pelear en unidad con docentes, auxiliares y las familias.

“No esperamos más, es el momento de sacar el reclamo hacia afuera”

Entre quienes se propusieron la iniciativa de realizar el abrazo se encuentra el maestro Sergio. Conversando con él nos decía: “mira Facu, esto viene de años. Nosotros le ponemos mucha garra (hacemos arreglos, juntamos plata, etc.) pero los que deben poner la plata son los gobiernos. Y para presionar nos propusimos no esperar más y sacar el reclamo hacia afuera. Porque ya es insostenible: aulas de plástica y música clausuradas, patios que se inundan, paredes electrificadas y sectores enteros de la escuela que cuando llueve quedan sin luz porque salta todo, galerías donde la mampostería se le cae en la cabeza a los estudiantes, y podría seguir. Es una vergüenza

¿De dónde sacar la plata para la educación pública?

Como agrupación venimos acompañando y alentando estas iniciativas y somos claros: hay que cambiar de raíz las prioridades, empezando por exigir que se suspenda todo subsidio a la educación privada y terminar con los pagos de la deuda externa. Todos esos recursos deben volcarse de inmediato a la pública. De esa manera podremos arreglar las escuelas, aumentar salarios y también contar con los dispositivos y conectividad que necesitamos para pasar a la virtualidad en momentos como el actual, donde la circulación del virus está creciendo de manera alarmante.

Estos y otros abrazos a escuelas muestran que la docencia y la comunidad educativa toda quieren pelear en defensa de la escuela pública. Hay que unir los reclamos edilicios y salariales al de los cuidados de la salud, ya que el contexto creciente de contagios marca que no hay condiciones de presencialidad.

Profundicemos el debate en cada escuela con Jornadas Gremiales y, como se mencionó en algunas asambleas zonales, organicemos acciones callejeras de conjunto en la seccional. Ante el inmovilismo cómplice de la Comisión Directiva provincial, fortalezcamos una oposición que pelee por todos nuestros reclamos.

Facundo Fernandez

Integrante de Comisión Directiva de Amsafe Rosario

Noticias Relacionadas