lunes, 17 junio 2024 - 06:58

Revolución de Mayo. Un 25 inédito en el Misionerazo

Este sábado 25, al cumplirse 214 años de la revolución de Mayo de 1810, fue un día inédito en muchos sentidos en esta provincia sacudida por su propia rebelión. En una decisión sin precedentes, el gobierno de Passalacqua no convocó a ningún acto oficial, como es tradicional para conmemorar el 25 de mayo, una fecha emblemática de nuestra historia. Se “curaba en salud” porque, de hacerlo, iba a recibir el repudio masivo de docentes y demás sectores.

Actos de lucha y revolución, marcha a la casa de Rovira

Lo otro que tuvo de inédito este 25 de mayo, fueron los incontables actos encabezados por la docencia, con trabajadores de la salud y otros sectores en conflicto, donde se ratificó ese apoyo incondicional de las familias, estudiantes, la comunidad educativa y la sociedad que emociona, al decir presente en estos actos del 25, realizados en las rutas misioneras y en el mega piquete que permanece ocupando cuadras y cuadras de la avenida Uruguay, en la zona céntrica de Posadas.

Una jornada que coronó con algo nunca visto: la marcha y protesta ante la lujosa vivienda particular de Carlos Rovira, el dueño del poder en Misiones. Al que solo atinaron a defender un grupo de matonzuelos de la seguridad privada y, sobre el final, llegó un pequeño contingente de Infantería, lo que repudiamos.

En los más de 20 años de reinado en su “feudo”, no hay precedentes de una marcha a la casa de Rovira, el jefe del Frente Renovador de la Concordia de Misiones y dos veces gobernador. El jueves se había marchado a la Legislatura y luego a la casa del gobernador, dónde hubo una repudiable represión. Ayer le tocó a la de Rovira, mostrando que ya no hay más “intocables” en esta provincia sublevada.
En las protestas y la gran simpatía social que tienen, está buena parte de la población que los votó hace apenas un año, arrasando con el 64% de los votos (incluyendo al PJ que fue con el lema de la renovación), contra el 26% de Juntos por el Cambio (UCR y PRO) y cerca del 5% de PAyS (Partido Agrario y Social, en un frente con el Partido de la Victoria, Unidad Popular y el PTP).

Hasta este sábado, en sus varias décadas como políticos, ni Rovira ni el gobernador habían sufrido nunca una protesta en su domicilio. Una muestra más de la crisis política que recorre al gobierno y a toda la Renovación, ausentes en dar solución.

Ya no pueden gobernar con “piloto automático” y ningún funcionario da la cara ante semejante crisis. La indignación de una docente lo sintetizó: “mientras él vive en la opulencia, en nuestra casa no hay comida, no se puede pagar la luz, ni hacer frente a la tarjeta”. Ante esta crisis de gobernabilidad, donde Passalacqua saca algún tweet sin resolver nada, con una “oposición” cómplice, tanto en la legislatura como con Milei, donde ninguna fuerza del régimen capitalista tiene autoridad para encauzar la protesta, apareció la Iglesia con un pronunciamiento de sus tres obispos, llamando a “evitar la confrontación” e invitar al pueblo a misa para rezar este fin de semana para “que se conceda a todos la sabiduría del diálogo”.

El problema es que quien no “dialoga” y busca reprimir es el gobierno, que ajusta brutalmente. Quién fue más claro aún al criticar los cortes fue Bitar, el obispo de Oberá que, pese a reconocer que “el agobio económico es muy grande porque el salto devaluatorio más la inflación hicieron que esté todo más caro en la vida cotidiana y el dinero no alcanza”, cuestionó los supuestos “tintes ideológicos” que tendría esta lucha, en el sentido de “no aflojar nada y de tensar el arco hasta provocar que se corte…”. Para dejar clara la postura eclesial, Bitar afirmó: “no estoy de acuerdo con los cortes de ruta. Para mí los cortes no son métodos adecuados para reclamar en una causa justa, como un pedido de aumento salarial”. Por eso pidió que “el que reclama que lo haga con medida, porque no se puede pedir lo imposible. Y quien tiene que dar, que haga el esfuerzo para dar lo más que pueda”, poniendo al mismo nivel a quién padece la miseria y sale porque ya nada tiene que perder, y gobiernos del ajuste.

Cuando al frente hay gobernantes enriquecidos por servir a las corporaciones extractivistas, asentadas en las pastera y los grandes aserraderos, que extranjerizan la tierra y comprometen cientos de miles de hectáreas aptas para la agricultura, pero que desplazan a los cultivos más tradicionales como la yerba, el té o tabaco que generaban empleo. Además del turismo como industria extractiva y del curro con la aduana paralela, por la que cobran una tasa especial al transporte y camiones, en un territorio limítrofe con Brasil y Paraguay. Plata hay, pero se la fugan estas corporaciones, los gobiernos corruptos y el ajustazo nacional que castiga a Misiones, como al resto del país.

El problema y la salida es provincial, pero también nacional

En estos 11 días del mega piquete con acampe policial desde el 17 de mayo, y el largo mes de conflicto docente, entre quienes protestan hay un debate sobre las responsabilidades en el conflicto: si le caben solo al gobierno provincial o también las tiene el gobierno nacional. Un debate no menor porque hace a quién o a quiénes reclamarles los fondos para dar solución a las demandas salariales, presupuestarias, de infraestructura y de algo tan básico como la copa de leche y el comedor escolar.

En la avenida Uruguay de Posadas, como epicentro en la capital, aparecen carteles diciendo correctamente que la provincia y la Nación son responsables. Pero también otro que dice: “el problemas es provincial”. Este sentimiento de responsabilizar a un gobierno que los ajustó por 20 años es lógico, pero detrás también están quienes quieren ocultar la responsabilidad de Milei, coincidiendo con lo que repiten el insufrible Adorni o sus ministros Francos y Bullrich que cargan todo solo en Misiones, como si no tuvieran nada que ver ni hacer. Y sin importar que esos funcionarios se aumentaron sus sueldazos, cobrando 4 millones o más, con lo que en 2 días ganan igual que lo que cobra al mes, una maestra misionera.

Juega al desgaste, un gobierno desgastado y en crisis

Este sábado 25 el gobernador difundió por tuit las escalas salariales de la policía y los medios afines las replicaron para intentar demostrar las “bondades” del aumento. Días atrás había anunciado que los sueldos se iban a pagar el jueves 30 y el Incentivo, el 19 de junio, junto al aguinaldo. Con lo que pretendió apostar al desgaste por el fin de semana, al frío, cansancio y a que un sector agarre. Pero acá nadie floja y el único desgastado es su gobierno.

Porque incluso esas escalas de una policía con la que intentan negociar primero, muestran una suba del 25% al 26% y solo en algún cargo se llega al difundido 30%, porcentaje que no es tal para el inmensa mayoría. Las versiones de negociación con los voceros del piquete policial fueron una constante hasta que se cortaron, inclusive pese a que dijeron bajar sus pretensiones al 85% de aumento.

A su vez, Passalacqua afirmó haber dado un 20% promedio a docentes, salud, administración central, las jubilaciones y pensiones. Hablan del “máximo esfuerzo” como si la plata la pusieran ellos. Pero lo que no dicen, es que vienen de 5 meses de congelamiento salarial, ya que docentes, estatales y salud no recibieron aumento de octubre a febrero. Tampoco dicen que hace meses que pagan en dos o tres cuotas por mes: el sueldo docente, el FOPID y la garantía salarial.

Ahora bien, ¿porqué decimos que el gobierno tuvo que abrir más la mano y dar un aumento mayor del que pretendían? Porque si bien se está lejos del 100% reclamado, en el cargo inicial de una maestra, la suba es del 50%, al incluir el FOPID (Incentivo provincial que Misiones paga con fondos propios) más la “garantía salarial” para asegurar el mínimo y cobrar ese nuevo piso de $ 400 mil. Aunque sin eso, el sueldo real de una maestra sin antigüedad es ahora de míseros $ 277 mil.

Para una maestra con 5 años la suba es del 44.8%, del 31% con 10 años de antigüedad, y para el resto de la escala el aumento se reduce 22%, desde los 15 a los 25 años o más de servicio. Además de producir un fuerte achacamiento de la escala, ya que una docente sin antigüedad, pasa a cobrar $ 400 mil; con 10 años, $ 408 mil y con 15 años, $ 418 mil (ver cuadro). Es decir, sin diferencia entre tantos años de servicio, que es como se progresa o mejoran los ingresos en la docencia. En el nivel secundario, un docente con 21 horas y sin antigüedad cobrará $ 563 mil, y con las 42 horas sin antigüedad cobrará 973 mil; una docente de nivel superior, por 30 horas sin antigüedad cobrará $ 894 mil. Por eso se lo rechaza por insuficiente, al tratarse de salarios en la línea de indigencia y de la pobreza.

“Esto se cierra con plata y decisión política”

Como afirmó un docente en el acto del 25 de mayo en Posadas: “hoy sí hay lucha contra la hegemonía, esa hegemonía que se tambalea, ese orden político que parecía eterno invulnerable, hoy no sabe qué responder”.

La protesta contra Rovira, marchando a la lujosa residencia del dueño real del poder, fue inédita. Igual que los muchos actos del 25 de mayo, en las rutas y en Posadas. Expresan una crisis de gobernabilidad, donde Passalacqua, Rovira y toda su legislatura no dan la cara ni ofrecen salida al conflicto. Por eso, como se cantó ante la legislatura el jueves 23, desde Alternativa Docente y el MST en el FIT Unidad planteamos: ¡que se vaya Passalacqua y se vayan todos! ¡Y que decida el pueblo trabajador! Plata hay, que se abran los libros de la provincia y la Nación para ver la realidad y destinar esos fondos a educación, salud, al 100% de salarios para todos, a empleo y obra pública.

A su vez, desde el MST planteamos la importancia de debatir también cómo fortalecer una alternativa política de las y los trabajadores, la izquierda y los luchadores, llamando a un Congreso Abierto del FIT Unidad. Junto a un plan de lucha, con paro provincial de la CGT y las CTA para que Misiones triunfe, frente al ajuste provincial y nacional. Para rodear el Congreso con paro general y movilización el día que se trate la Ley Bases y por un Misionerazo nacional como el camino para decir basta de Milei, los gobernadores cómplices, las corporaciones y el FMI. La lucha sigue con fuerza, hasta ganar.

Noticias Relacionadas