Récord inflacionario. 58% en los últimos 12 meses, la cifra más alta en 30 años

El mes de abril cerró con un 6,0% de inflación, así lo publicó el INDEC en su “Informe de Precios al Consumidor” (IPC)[i] . En los primeros 4 meses medidos, la inflación lleva acumulada un 23,1%, un porcentaje que cada vez se acerca más al 33% anual que el gobierno proyectó en su presupuesto truncado. En cuanto a la inflación acumulada en los últimos doce meses, se llegó al 58,0%, siendo la cifra registrada más alta en los últimos 30 años.

La Unidad de “Alimentos y bebidas no alcohólicas” volvió a tener un aumento considerable, el caul llegó al 5,9%, El informe muestra que esta división fue “la que tuvo la mayor incidencia en todas las regiones. Dentro de esta división se destacó el aumento de Carnes y derivados; Pan y cereales; y Leche, productos lácteos y huevos, por ser los que más incidencia tuvieron este mes. En el otro extremo, Frutas y Verduras, tubérculos y legumbres estuvieron entre los de menor incidencia, con caídas incluso en algunas regiones en este último caso.”

El informe también mostró lo que: “La división con mayor incremento en el mes fue Prendas de vestir y calzado (9,9%), seguida de Restaurantes y hoteles (7,3%) y Salud (6,4%). En este último caso incidió en buena medida el aumento de la cuota de la medicina prepaga.”

Mientras el presidente, Alberto Fernández, está de gira en Europa, negociando con los principales mandatorios de los países centrales del viejo continente, el país muestra síntomas totalmente opuestos al discurso que presenta el oficialismo.

La publicación de este informe, que una vez más muestra el espiral inflacionario en que se encuentra atrapado el país, se realiza al mismo tiempo la “Marcha Federal por trabajo y salario, contra el hambre y la pobreza” que llena la Plaza de Mayo. Desnudando la realidad en la que viven la mayoría de los trabajadores y sectores populares.

Los números arrojados por el IPC siguen marcando índices que hace 20 y hasta 30 años no se registraban, como lo es el porcentaje de la variación interanual de la inflación. Además de estos récords negativos, las proyecciones de los analistas y las consultoras no marcan una mejora significativa en el futuro. Un ejemplo de esto es el pronóstico que arroja el informe “Relevamiento de Expectativas del Mercado”, publicado por el BCRA[ii]. Dicho informe proyecta que para fin de año la inflación acumulada se establecería en un 65%, un 15% más que lo acumulado en el año 2021, lo que la convertiría en la acumulación más alta desde 1991.

Hace unos meses Alberto Fernández anunciaba con bombos y platillos una guerra contra la inflación, la cual en este tiempo está pulverizando el poder adquisitivo de las mayorías trabajadoras. Ante este panorama, desde las trincheras del gobierno, las únicas defensas son medidas de cartón, que en la mayoría de los casos no alcanzan ni a ser un paliativo. En estos últimos días se han anunciados una batería de medidas para mejorar los ingresos de los trabajadores, pero estos ya nacen muertos a causa de los niveles que muestra esta escalada inflacionaria.

El caso del último aumento acordado del Salario Mínimo Vital y Móvil, que en junio llegará a $45.540 y en agosto aumentará a $47.850, ilustra la incapacidad que tiene este gobierno y las centrales sindicales para dar una mejora sustancial en los ingresos de los trabajadores. Para mostrar lo grave de esta medida, hay que recordar que la canasta básica hoy se encuentra en los $89.690, por lo tanto, el salario mínimo que avala el gobierno, la burocracia sindical y los empresarios es de miseria.

El gobierno ya decidió seguir los lineamientos que marca el acuerdo con el FMI y estos son los resultados. Dentro de la coalición gobernante podrá haber diferencias en cómo gestionar la situación, pero todas estas discusiones no son determinantes para resolver la crisis por la que la mayoría de los trabajadores están transitando.

Existen medidas para empezar a atacar de lleno este problema, como lo son: la eliminación del IVA de los productos de la canasta básica, la aplicación de la Ley de Abastecimiento y la recomposición salarial de acuerdo al valor de la canasta básica. Claro está que para poder realizar un programa que alivie el bolsillo de las mayorías hay que meterse con los intereses de los sectores más concentrados de la economía. Si no suceda esto vamos a tener la inflación más alta de los últimos 30 años y la pulverización de nuestro poder adquisitivo será cada vez más grande.


[i] https://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/ipc_05_2224DC1A5434.pdf

[ii] http://www.bcra.gob.ar/Pdfs/PublicacionesEstadisticas/REM220429%20Resultados%20web.pdf

Noticias Relacionadas