lunes, 17 junio 2024 - 04:32

Quilmes. La EMBA resiste

Nacida en 1943 como escuela de música, será recién en 1973 cuando egresen los primeros docentes con título nacional.  La Escuela Municipal de Bellas Artes Carlos Morel tiene en su haber varias batallas en lo que va desde su fundación. Hacia fines de 2005 y bajo la intendencia del chofer y aliado de Aníbal Fernández, Jorge Villordo, se modificó el estatuto que regía hasta ese entonces para evitar el aumento salarial que se había dado en la provincia, llevando a una municipalización de hecho al personal. Pero  no conformes con semejante ataque, también “mudaron” la escuela que funcionaba en el actual edificio Casa de Cultura al viejo edificio de la Intendencia en Sarmiento al  900, que no posee ninguna facilidad para el desarrollo de las actividades de una escuela con esas características. Se puso en marcha una rebelión entre el profesorado que fue acompañada por la comunidad, llegando por decisión de asamblea a tomar las instalaciones de donde los querían mudar y en un acto protocolar los manifestantes fueron reprimidos. Esos episodios generaron una respuesta que se extendió, en 2006, con una de las movilizaciones históricas del distrito. Más de cinco mil personas recorrieron las calles de la ciudad exigiendo la renuncia del intendente ante semejante accionar.

Durante el gobierno de Martiniano Molina del espacio PRO, también hubieron conflictos alrededor de lo salarial y la falta de reconocimiento de las antigüedades docentes. Nuevamente las calles se llenaron de colores, marionetas, carteles, disfraces, música.

El 10 de diciembre del 2019, bajo la formulación del decreto 3519/19, se nombra a Gabriela Benagui como directora general de la escuela bajo la égida de Mario Lozano, secretario de Educación, Cultura y Deportes de la intendencia de Mayra Mendoza de La Cámpora y del FdT en el distrito. Este avance se fue completando con la intervención del portal institucional, la centralización  de las inscripciones, oferta académica, cursos e información desde la plataforma municipal; invadiendo por completo la autonomía que la escuela  viene sosteniendo desde hace años. Y, lo que es peor,  la apropiación por parte del gobierno local de los datos personales de los alumnos, situación denunciada por la conducción actual del CEBAQ, Mar de Fuegos. Esta vez se dio intervención con abogados y se hicieron comunicados para visibilizar hasta dónde el poder político viene haciendo sus mayores esfuerzos a lo largo de años para controlar y también achicar a este instituto que ha sido considerado uno de los más importantes de la provincia. En los últimos días, como para avanzar en políticas que no son nuevas, las anunciadas jubilaciones compulsivas se fueron concretando, y en los recibos de sueldo de muchos docentes se encontraron con que de 10 o 20 años de antigüedad tenían cero o solo dos.

Todos estos ataques fueron facilitados por la pandemia y el aislamiento, y a pesar de varias asambleas virtuales que se llevaron adelante durante el 2020 y las reuniones concretadas con representantes del municipio, el vaciamiento avanza. En un marco general de ajuste por parte del gobierno del Frente de Todos en alianza con las conducciones sindicales, queda de manifiesto que la autoorganización, el estado asambleario y las acciones de lucha que de ello se desprendan son el camino para pararle la mano a una política que más allá de relatos viene por la educación; la salud pública y los derechos de los trabajadores, estudiantes y la comunidad toda en favor de lo que sí defienden: el empresariado, el FMI, el privilegio de las corporaciones.

En el día de ayer, como venimos haciendo desde el MST en el FIT Unidad, acompañamos la marcha iniciada en las puertas de la Morel y charlamos con algunos de sus protagonistas. Esto nos decían:

Mónica, docente del establecimiento se refirió a cómo se fue dando el proceso desde  julio del año pasado, cómo empezaron a llamar por teléfono desde el ejecutivo uno a uno a los primeros docentes afectados, notificándoles que cesaban en setiembre, aunque iban a revisar caso a caso pudiéndose extender el plazo hasta diciembre: “Ahí nos pusimos en contacto entre los docentes, porque ni sabíamos quiénes eran en total los afectados, resultando una lista de entre quince a dieciocho los profesores avisados. Nos reunimos para evaluar los casos, porque por distintos motivos muchos no reunían los requisitos por falta de antigüedad u otros fundamentos. Entonces acudimos a la oficina de personal del municipio y nos enteramos que los decretos ya estaban firmados. Citamos a una asamblea para ver qué medidas íbamos a tomar conjuntamente con los chicos, que también vienen reclamando bolsones, conectividad y atención. Se votaron iniciativas. En el medio nos citaron a una mesa de diálogo a condición de que se suspendiesen las acciones. Hoy estoy acompañando esta medida porque el tema de los alumnos ni se habló, y el de docentes quedó en suspenso”.

Sol, la presidenta del Centro de Estudiantes se refirió también a cómo el alumnado se ve afectado. Habían reclamado durante el 2020 netbooks que se  sabe están en el municipio, conectividad, bolsones de alimentos de calidad cada 15 días ya que la mayoría de los estudiantes son mujeres a cargo de sus familias. Pero no obtuvieron respuestas. En este inicio de 2021 quieren volver a la presencialidad con condiciones y un protocolo. Sin embargo y a pesar de los anuncios de la inversión de 16 millones para la escuela, en los hechos y al ingresar al establecimiento solo se ve un edificio deteriorado, sin agua y sin mantenimiento, ya que ese personal también fue removido.

Marcelo Aguilar, profe de grabado y arte impreso, nos relató cómo se enteró de la lista a la que le llaman los “jubilables”, donde junto a otros compañeros aparecía. Nos decía que él ya estaba jubilado por sus servicios en la provincia como docente de secundaria y había continuado en la Morel, cosa que es común cuando se  trabaja en dos ramas y se completan los requisitos en una de ellas: “El tema es que yo estaba en miras de jubilarme, pero quiero hacerlo a mi manera, no como me lo imponga la Municipalidad, lo quiero hacer a cierre de cómputos. Y hay otros compañeros que ni siquiera tienen esas condiciones para obtener una jubilación para sobrevivir al menos.

El problema más serio es que una escuela de arte se nutre de los maestros ¿Quiénes son los maestros? Los docentes justamente de más edad, por haber hecho la carrera, ser artista, tener premios. Son los maestros, y esto no es una escuela común, es la escuela de bellas artes. Acá siempre se respetó a los maestros, al menos en las otras gestiones, porque es el que jerarquiza a la escuela. En diciembre, el jefe de Gabinete tuvo una reunión con los afectados intentando morigerar el malestar, incluso prometiendo el monto de 16 millones que no sé dónde están. Si entrás la escuela está detonada. Y cuando vi mi último recibo, resulta que me recortaron la antigüedad, descontándome más de veinte mil pesos. Es evidente que acá quieren hacer un ahorro, eso es ilegal.

Lo que más me preocupa es que si seguimos con todo esto, más la imposibilidad de la presencialidad, no sé que va a pasar con los alumnos. Esto es una escuela de arte, ¡necesita los talleres! No han hecho ningún protocolo, es más, la directora impuesta por el municipio ya le avisó a la preceptora que al menos hasta julio habrá virtualidad.

Al respecto de la organización y la lucha, la pandemia nos jugó en contra. No nos vimos durante el año y eso nos dificultó, y a ellos les vino como frutilla del postre. Pero vamos a seguir dando esta pelea”.

Algo similar ocurrió con la profesora de práctica docente que viene con una trayectoria como directora de artes visuales en Lomas de Zamora: “Hace diez años que estoy en la Morel. La formación de los alumnos en esta institución es de mucha calidad, la escuela es realmente muy importante. A mí me ocurrió que de un día para el otro me volaron la antigüedad. El resultado de todas estas políticas es el vaciamiento, pero con esta lucha yo estoy convencida que hay que seguir luchando, podemos frenarlos. Creo que la defensa de la educación pública, y más aún de formación en arte, que hay pocas, es una batalla que tenemos que dar”.

Llamamos a la comunidad de Quilmes a seguir apoyando esta pelea. La educación y salud pública son el eje de todo proyecto serio de nación, pero al parecer los gobiernos tanto nacional, como provincial y en este caso el municipal se alinean sin grieta para continuar en su ajuste en una clara lógica capitalista contraria a los intereses y derechos de las mayorías populares.

Diana Thom

Noticias Relacionadas