Que se escuche en todos lados. ¿Dónde está Tehuel?

A 46 días de su desaparición seguimos exigiendo la inmediata aparición con vida de Tehuel De La Torre, varón trans de 22 años. Sumate al artivismo organizado desde la asamblea por Tehuel. 

A continuación dejamos el documento elaborado conjuntamente por organizaciones y activistas independientes y te invitamos a participar de la movilización de mañana 26 de abril al Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad a las 17 horas.

¡A MÁS DE UN MES SIN TEHUEL EXIGIMOS SU APARICIÓN CON VIDA YA!

A más de un mes de la desaparición de Tehuel de la Torre, nos organizamos de manera autoconvocada, activistas travestis, trans, no binaries, marikas, personas intersex, lesbianas, bisexuales, gays con el apoyo de asambleas, organizaciones sociales, políticas, culturales, barriales, sindicales y educativas para seguir reclamando ¡APARICIÓN CON VIDA DE TEHUEL YA!

Tehuel

Desde el día 11 DE MARZO DEL 2021, se desconoce el paradero de TEHUEL DE LA TORRE, varón trans de 22 años, desaparecido luego de dirigirse a Alejandro Korn desde San Vicente, por una supuesta oferta laboral en condiciones precarias e informales por parte de un conocido, Luis Alberto Ramos, quien se encuentra imputado por su desaparición y se niega a declarar. Luego de la denuncia, se demoró 4 días en buscarlo. El segundo detenido Oscar Montes también se niega a declarar. La recompensa oficial de hasta 2 millones de pesos busca recolectar información sobre una desaparición con indicios sobre una red de trata de personas. 

La desaparición de Tehuel se da en un contexto en el cual a las personas travestis, trans y no binaries se nos niega sistemáticamente el acceso al trabajo formal, a la salud integral, a la vivienda, a la educación y a la reparación histórica por los atropellos y la persecución estatal sufrida sistemáticamente por aquellas pocas personas TTNB que logran superar el promedio de vida de 35 años. 

A pesar de las conquistas alcanzadas gracias a la organización de comunidades disidentes (sexuales y de género), sigue persistiendo la invisibilización hacia nuestras identidades y la negación al pleno acceso incluso a derechos básicos, situación que se profundiza en el conurbano bonaerense y en los territorios alejados de los centros políticos, no sólo de Buenos Aires, sino a lo largo y ancho del país.

Ausencia de medidas efectivas en la búsqueda con vida de Tehuel.

El Estado y los gobiernos, a través de sus autoridades ejecutivas, legislativas y judiciales son responsables de la desaparición forzada de Tehuel. Ninguno de estos poderes, ni los agentes fiscales, judiciales y policiales han tomado medidas efectivas en la investigación y búsqueda nacional e internacional tendientes a encontrar con vida a Tehuel, vulnerando sus derechos y los de sus familiares, su pareja, y todas las demás personas que exigimos su aparición con vida.

Exigimos la aplicación y cumplimiento de estándares internacionales como los Principios Rectores para la búsqueda de Personas Desaparecidas, especialmente de los siguientes: la búsqueda de una persona desaparecida debe realizarse bajo la presunción de que se encuentra con vida (principio 1), la búsqueda debe respetar la dignidad humana y el reconocimiento de su situación especial de vulnerabilidad (principio 2), la búsqueda debe regirse por una política pública (principio 3), la búsqueda debe tener un enfoque diferencial, Tehuel es un varón trans de 22 años del conurbano bonaerense,  (principio 4), la búsqueda es una obligación permanente del Estado (principio 7).

Denunciamos la total inacción por parte del intendente Nicolas Mantegazza y la Policía Bonaerense del actual Ministro de Seguridad, Sergio Berni, que a lo largo de la búsqueda de Tehuel no puso a disposición todos los medios necesarios para encontrarlo con vida.

Denunciamos la falta de disposición de la fiscal Karina Guyot y del juez de Garantías del departamento de Cañuelas, Martin Rizzo, el retraso de los rastrillajes y la negativa de realizar la búsqueda bajo la presunción de vida de Tehuel. 

Denunciamos la falta de un acompañamiento integral al caso de Tehuel por parte de los Ministerios de Mujeres, Géneros y Diversidad Provincial y Nacional en parte por los escasos recursos con los que cuentan; exigimos que se destine presupuesto para esto. Responsabilizamos al Estado y a los gobiernospor su inacción frente a las situaciones de violencia que enfrenta nuestro colectivo.

Especial vulnerabilidad frente al acceso al trabajo.

Tehuel es un pibe que fue en búsqueda de una changa en un contexto históricamente expulsivo para la comunidad TTNB, donde la agudización permanente de la crisis  económica, agravada por la actual crisis sanitaria que atravesamos, ha precarizado de manera diferencial nuestras existencias a aquellas de personas heterocissexuales. Esto gracias a años de políticas gubernamentales de saqueo habilitadas por el pago de la deuda externa, que ha derrumbado al país y ha colonizado nuestra autonomía, dejándonos un saldo actual de un preocupante 42% de pobreza y un 10,5% de indigencia. Exigimos especial atención a nuestras necesidades de manera integral.

Hace más de 6 años que se vienen presentando proyectos de ley para construir un recurso legal que nos facilite el acceso al trabajo. El decreto de Cupo laboral para personas travestis, transexuales y transgénero (721/2020) y las adhesiones provinciales a la ley de cupo laboral travesti trans (Ley 14.783) que se promulgó en la provincia de Buenos Aires no tienen una real implentación. Muchas instituciones gubernamentales municipales, provinciales y nacionales, con su desinterés y falta de voluntad política no han ni siquiera comenzado a reglamentar el 1% del cupo que les corresponde. El achicamiento de la planta del Estado, la falta de asignación presupuesto y el acomodo político de ciertas personas hace del cupo un privilegio al que sólo algunes pueden acceder. Es necesaria la inclusión de todas las personas travestis, trans y no binaries independientes, de las organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles y asamblearias para la toma de decisiones en la implementación efectiva de estas leyes. Se encuentra actualmente un dictamen de ley en la Cámara de Diputados de la Nación desde noviembre del año pasado. Es urgente que se trate, se apruebe y se implemente. Creemos que si bien esta ley comenzará a reparar el daño que la sociedad nos ha impuesto y que empujó a Tehuel –como a tantes otres– a exponerse a riesgos innecesarios, sabemos que no resolverá toda nuestra vulneración estructural. Si es que nos quieren contratar, quedan trabajos precarios, programas asistenciales de hambre y exposiciones a violencias de todo tipo, cuando no las redes de explotación sexual como única manera de supervivencia.

El cisexismo mata

Nuestras vidas dentro del patriarcado, como personas travestis, trans y no binaries, siempre valen menos en la economía política y afectiva heterocisexual. Esto es reproducido por las instituciones que conforman y ordenan a la sociedad, y eso es lo que denominamos cisexismo: esa economía en la que la sociedad distribuye privilegios y donde siempre nuestras existencias han sido depreciadas, donde siempre terminamos siendo menos naturales y menos deseables que las personas cis. Allí donde sospechan más de nosotres, nosotras y nosotros que de las personas cis. Allí donde nuestras vidas y nuestras muertes se lloran menos. Hace años que le hemos puesto nombre a esa violencia específica, es hora que la conozcan y la reviertan, se llama cisexismo y tiene como máxima expresión el trans/travaodio y los crímenes de odio que nos arranca cotidianamente a nuestros, nuestras y nuestres compañeres, ante el silencio cómplice de todo el cistema.

La desaparición de Tehuel también reproduce la violencia estructural cisexista. Estamos en estado de alerta por Tehuel, por las causas de su desaparición, pero también por los efectos correctivos y coercitivos que su desaparición provocan sobre el imaginario común de la población respecto de cuáles son los caminos posibles de vida para las personas travestis, trans y no binaries.

Si en un barrio, pueblo, o comunidad desaparece une pibi trans, y a nadie le importa, y nadie lo busca; o peor aún, quienes se animan a levantar su voz son amenazades, ¿qué imaginario popular se construye sobre qué vida posible vas a tener siendo travesti, trans o no binarie?¿Qué imaginario se instala para nosotres y otras identidades sexo-genéricas disidentes, respecto de las posibilidades de proyectar una vida sin miedos en ese barrio, en todos los barrios? Y más grave aún, ¿Qué imaginario popular se construye sobre qué vidas tendrán derecho a ser buscadas en caso de desaparecer? ¡Queremos para todes una vida posible por fuera de la opresión hetero cis patriarcal capitalista!

Los medios de comunicación también son responsables 

Gracias a la presión de nuestros activismos y militancias, logramos comenzar a visibilizar nuestra lucha en los medios de comunicación, aun así denunciamos su responsabilidad como los grandes productores de sentidos culturales que históricamente nos han criminalizado, patologizado y re victimizado. A pesar de la vigencia de la Ley de identidad de Género (26.743), el abordaje periodístico sigue sin respetar nuestras identidades y, en casos como este, entorpece gravemente la búsqueda en horas cruciales. Dicho tratamiento no fue distinto con Tehuel, han violentado su identidad y puesto en tela de juicio sus conductas, su pasado y, sin dudas, su futuro. Los medios junto con las iglesias y, muchas veces la institución de la familia sanguínea, son quienes nos imponen sistemáticamente el mandato ineludible de la heterocisexualidad y con sus representaciones de la moral sexual nos impiden la posibilidad de habitar una vida digna, propiciando un pánico moral que nos persigue a nosotres, porque no cumplimos con las expectativas del patriarcado.

Es hora de que se modifique  íntegramente el tratamiento de casos de personas travestis, trans y no binaries en los medios de comunicación. 

Exigimos el reconocimiento de los vínculos afectivos en comunidad. 

Tehuel puede contar con una familia que lo busca y que lo acepta tal como es. No es la realidad que nos atraviesa generalmente a quienes integramos la comunidad TTNB.

La institución familiar heterocissexual, promulgada y defendida por las iglesias y el estado, es un elemento más de este cistema para regimentar nuestras identidades, promoviendo la discriminacion hacia nuestras corporalidades.

El Estado y las instituciones le adjudican jerarquía a los vínculos sanguíneos sin tener en cuenta la discriminacion que sufrimos las personas TTNB dentro de nuestras familias sanguíneas. Muchas, muchos y muches personas trans travestis y no binarias resultamos expulsades de nuestros hogares. Por eso nos hemos sostenido y apoyado en lazos comunitarios que nos acogen en esta situación. 

El Estado debe reconocer nuestra forma de organización afectiva y política que rompe con los mandatos cis hetero sexuales y biologicistas. Nuestra comunidad muchas veces es el único lugar de reconocimiento y cuidado para nosotres. Por ello, desde nuestras comunidades debemos tener la capacidad de poder demandar por las vidas de nuestres compañeres ante las instituciones.

Necesitamos que el Poder Judicial nos contemple. 

Históricamente nuestras identidades en la justicia han sido criminalizadas siempre que se trata de casos que tienen que ver con nuestro colectivo. 

Ser travesti, trans o no binaries es ser blanco inmediato de la violencia policial, y esta violencia tiene correlato en cada instancia de la justicia: Nuestra palabra y nuestro cuerpo no solo no cuenta sino que se invisibilizan nuestras identidades; se nos criminaliza; se nos persigue; revictimiza y borra sistemáticamente. 

La lucha que dimos en el juicio por el travesticidio de Diana Sacayan demuestra el avasallamiento que resulta en el absoluto borramiento de nuestras identidades ya que se había logrado imponer la carátula de travesiticio y el poder judicial, en complicidad con el Estado, dio marcha atrás en un fallo transodiante. 

La participación de las personas TTNB, y de todas las identidades que están por fuera del binario cisexista, es central en cada decisión y modificación de las políticas públicas. Esto resulta indispensable, en cada área y en la justicia: Necesitamos que se nos contemple. 

Entendemos que la existencia de cargos vitalicios y los modos de designación vigentes para funcionarios es una parte del problema estructural. En casos como el de Tehuel, de desaparición forzada de personas del colectivo travesti-trans-no binarie, las agencias judiciales que responden a este poder judicial heterocispatriarcal y capitalista, perpetúan la impunidad y se reparten de manera diferencial entre las clases sociales y las identidades.

Educación Sexual Integral Científica y Laica con Perspectiva de Géneros y Diversidad

A la expulsión de las escuelas e instituciones de formación, se le suma la falta de educación sexual integral que contemple nuestra existencia. Necesitamos una Educación Sexual Integral cientifica, no biologicista, laíca y desde una perspectiva no binaria para que nuestros derechos y garantías sean parte de la formación garantizada a niñeces, adolescentes y adultes. 

La educación sexual integral debe ser enseñada a temprana edad y todos los niveles educativos, respetando la perspectiva ampliada en sus cinco ejes: cuidado del cuerpo y la salud, valoración de lo afectivo, garantía en la equidad de género, respeto a la diversidad y ejercicio de los derechos. Desde la promulgación de la ley de Educación Sexual Integral, esta no se ha logrado implementar y año a año el financiamiento para la misma se fue recortado. Los contenidos de la ESI respecto a las identidades de género y diversidad sexual no pueden estar atados a la voluntad y la moral de cada institución y comunidad educativa. Exigimos la reforma del artículo 5 del Programa Nacional de Educación Sexual Integral (Ley 26.150) que en su letra permite a las instituciones la delineación de los contenidos que se imparte según su ideología institucional.

A 45 años del último golpe cívico-eclesiástico-militar, siguen habiendo desaparecides en democracia. No es una situación aislada: la trata de personas también alcanza a las masculinidades trans. 

Tehuel se suma al largo listado de personas desaparecidas y/o asesinadas que constituyen al identicidio como una práctica social naturalizada por el transodio. Exigimos la aparición con vida de Tehuel YA!

Si el Estado criminaliza, es el Estado quien debe reparar. Por tanto, exigimos el inicio de acciones reparatorias integrales en todas las aristas de nuestras existencias. Aún se nos adeuda mucho. 

Por todo esto exigimos:

-Aparición de Tehuel con vida a través de medidas de búsqueda efectivas y públicas en todo el territorio federal y que esta sea una prioridad! 

-Que les responsables se expidan públicamente y den cuenta de qué acciones han hecho para resolver este caso y cuáles son los siguientes pasos. Exigimos que los gobiernos tanto provinciales como municipales den una respuesta inmediata!

-Real implementación y asignación de presupuesto para la Ley de Identidad de Género que garantice su aplicación efectiva. Reconocimiento de la diversidad de identidades en la documentación registral y pleno acceso a la salud integral!

-Aprobación, reglamentación y urgente implementación de la Ley Nacional del Cupo Laboral Travesti-Trans. Así como una real implementación del decreto 720/2020 y la Ley Provincial de Cupo Laboral Travesti-Trans

-Educación Sexual Integral Científica y Laica que contemple a las diversidades sexuales y de género para que nuestros derechos y garantías sean parte de la formación garantizada a niñeces, adolescentes y adultes.     

-Es hora de que se nos respete íntegramente en el tratamiento de nuestras identidades y vivencias travestis, trans y no binaries en los medios de comunicación!

-Exigimos el reconocimiento de los vínculos afectivos en comunidad.

-¡FUERA BERNI! Basta de persecución y criminalización de todos los sectores vulnerados, marginados y excluidos de la sociedad.

No nos van a frenar para seguir presionando y hacer visible la cara de Tehuel, para continuar recorriendo, marchando, prendiendo velas y gritando su nombre en la calle, denunciando la responsabilidad de los gobiernos nacionales provinciales y municipales. 

Nosotres ponemos el cuerpo y la voz para decir:

¡NI UN PIBE TRANS MÁS DESAPARECIDO! ¡LAS VIDAS TRAVESTIS-TRANS IMPORTAN! 

¡APARICIÓN CON VIDA DE TEHUEL YA! 

Nada nos frena y nada nos silencia. Tehuel nos falta a nosotros, nosotras y nosotres. Tehuel nos falta a todes.

#DondeEstaTehuel

#AparicionConVidaDeTehuel

#ElEstadoyLosGobiernosSonResponsables

#FueraBerni

#LasVidasTransImportan

Autoconvocadxs por Tehuel

Noticias Relacionadas