martes, 28 mayo 2024 - 10:07

Qatar 2022. Él tampoco quiere que termine

«Seguramente sea mi último mundial», dijo Lío Messi en la previa del torneo. Juega cada partido sabiendo que no hay mañana. Se acaba la Copa del Mundo, y la ilusión sigue estando intacta. En parte, gracias a él.

Lejos parece en el tiempo la derrota contra Arabia Saudita en el inicio del mundial. No estaba previsto que Lionel Messi hablara antes de ese encuentro. Apareció en la sala de conferencia el 21 de noviembre, se sentó frente al pelotón de periodistas y soltó la frase, con la misma tranquilidad con la que soltó los dos penales que pateó contra Países Bajos: «este mundial es mí última oportunidad de conseguir ese gran sueño que tengo». El mejor jugador del mundo lo sigue intentando y lo demuestra en cada partido. Se acaba la Copa del Mundo, quedan apenas 4 partidos, entre ellos la final del próximo domingo 18 de diciembre en Lusail. La ilusión sigue ahí, intacta.

Cruzamos el Rubicón

«Hay que cruzar el Rubicón» dijo Alejandro Sabella, ex técnico de la Selección Argentina, en la previa de los cuartos de final ante Bélgica en el mundial 2014. Argentina ganó, en ese momento, 1 a 0 con gol de Higuain y clasificó después de 24 años a una semifinal. El jueves se cumplieron dos años de la partida de pachorra, como se lo conocía. El equipo de Scaloni cruzó el Rubicón el último viernes, metiéndose entre los 4 mejores una vez más en un partido durísimo contra Países Bajos. Fue por penales y sufriendo. A lo Argentina. Con un planteo táctico inteligente, quizás el mejor partido de la albiceleste en el torneo. Penando por demás. Con un Emiliano «Dibu» Martínez enorme, quien atajó dos penales y dedicó el triunfo al pueblo argentino: «lo hago por 45 millones que no pasan un buen momento en lo económico y darle una alegría a la gente es lo más satisfactorio que tengo». Con un Messi descomunal peleando adentro y afuera de la cancha. Quien dejó una nueva frase para la posteridad: «anda pa allá bobo». El técnico rival, Louis Van Gaal, le había mojado la oreja en la previa diciendo que «en 2014 no tocó la pelota» y que «Argentina cuando no tiene la pelota juega con uno menos«. Es lo peor que se le puede hacer a jugadores, como al 10 de la Selección. Salió y se comió la cancha, metió un gol y una asistencia. Convirtió su penal en la tanda y alcanzó un nuevo récord, es el máximo goleador argentino en mundiales con 10 tantos empatando a Gabriel Omar Batistuta. El equipo cumplió el primero de los objetivos que tenía, jugar los 7 partidos. Buscará meterse nuevamente, como hace 8 años, en una final.

Ya están los 4 mejores

Argentina enfrentará a Croacia que le ganó el mismo viernes en el primer turno a Brasil, el gran favorito. El equipo de Tite, quien venía de bailar 4 a 1 a Corea en cuartos, quedó afuera por penales frente al último subcampeón del mundo. En un partido en el que los sudamericanos merecieron más y generaron las situaciones más claras no pudieron con Livakovic, el arquero croata. Empataron en el tiempo regular en 0. Sobre el final del primer tiempo del alargue, Neymar puso en ventaja a Brasil y Petkovic empató, faltando 4 minutos, para ir a los penales. Los brasileros deberán seguir esperando para sumar la sexta estrella. La última vez que Brasil perdió en cuartos en una tanda de penales fue en el mundial de 1986. Sumen una coincidencia más. Por su parte, los croatas buscarán meterse en una nueva final, como en Rusia 2018, con Luka Modric como emblema.

Por el otro lado del cuadro, este sábado Marruecos dio una nueva sorpresa: ya había dejado afuera a España por penales en octavos, y ahora eliminó a Portugal. Le ganó 1 a 0 con gol de En-Nesyri de cabeza en el primer tiempo, y aguantó el embate los europeos con una gran actuación de su arquero Bono, quién es fanático de River. Así el equipo de Walid Regragui, que asumió la dirección técnica hace apenas 4 meses, se convirtió en el primer equipo africano en llegar a una semifinal de la copa del mundo. Además, llega invicto a esta instancia al igual que Croacia. Festejaron una vez más levantando la bandera de Palestina.

Por la tarde Francia, el último campeón, derrotó 2 a 1 a Inglaterra en el duelo más interesante de los cuartos. Tchouameni, volante del Real Madrid, abrió la cuenta para los galos en el primer tiempo. Harry Kane empató de penal al comienzo de la segunda parte y Olivier Giroud de cabeza faltando 12 para el final puso cifras definitivas. Kane tuvo otro penal, pero lo tiró por arriba del travesaño. Los dirigidos por Deschamps jugarán con Marruecos el miércoles para estar el próximo domingo en la cita máxima.

Más allá de lo futbolístico

Lo de Bangladesh ya no sorprende. Los festejos del día viernes se extendieron hasta entrada la madrugada. En Argentina, para devolver un poco de ese fanatismo, se creó después del triunfo con Australia un grupo de Facebook para apoyar a la selección de Cricket de Bangladesh, deporte en el que son potencia. Empezaron compartiendo las reglas del deporte, fichas de los mejores jugadores, camisetas, horarios de partidos y demás. Una locura. En la última semana Bangladesh le ganó 2 veces a la India. El grupo de Face estalló con mensajes de gratitud. Pueden sumarse acá, ya tiene más de 167 mil miembros.

El periodista norteamericano Grant Wahl murió mientras cubría Argentina-Países Bajos. Hace tres semanas había sido detenido por la policía qatarí por portar una remera de apoyo a los derechos LGBT; su hermano denuncia que se trató de un homicidio.

Por otra parte Pakistán, estará en la final del mundial. En Sialkot la gente no juega al fútbol. Pero la ciudad es conocida por ser la mayor fábrica de pelotas del mundo. Hay más de 1.000 fábricas que emplean a 60.000 personas. De cada 3 pelotas que existen en el mundo, 2 se realizan en esta ciudad. Por cada balón terminado, se les paga a los obreros y obreras menos de un dólar. Hacen unos 3 por día. Los sueldos son muy bajos. La gran mayoría de las confeccionadoras son mujeres. Hasta 2016 también trabajaban niños. El capitalismo en su máxima expresión.

Otro de los hechos importantes de este sábado de definiciones fue la brutal represión de la policía francesa a los hinchas marroquíes, que salieron a festejar en las calles parisinas el triunfo de su selección y la clasificación a las semifinales de la Copa del Mundo. En las zonas aledañas de los Campos Elíseos, se vieron imágenes tremendas de cómo la policía francesa salió a golpear a los hinchas marroquíes, escenario que pone el foco de atención en la semifinal que se jugará el miércoles próximo, ante posibles nuevos hostigamientos.

Ahora nos volvimos a ilusionar

En las últimas horas periodistas de todo el mundo, incluidos Clarín y La Nación, critican y cuestionan las reacciones de los jugadores argentinos después de la victoria. Quizás no entiendan, ni a los que están adentro ni a los que estamos afuera. En nuestro país vivimos el fútbol de una manera especial. Mucha gente se perdió el partido, el alargue o la tanda de penales por los cortes de luz debido a las altas temperaturas que estamos sufriendo. Se siguió como se pudo. Pegado al celular o a la radio. Transpirando. Sufriendo. Quien escribe estas líneas fue parte de ese grupo. En un contexto de crisis en la que vivimos, donde el salario cada vez alcanza menos y la inflación no cesa, el fútbol es capaz de regalarnos al menos una alegría. El video que cierra esta nota no es una cámara exclusiva desde adentro del Estadio. El usuario de la red social tik tok @marcelolegui82 filmó a un colectivero, quien no pudo verlo por estar laburando, en el momento de la definición. Lo único que se escucha es la radio. Con el gol de Lautaro grita y se desahoga, luego rompe en lágrimas de emoción. Así lo vivimos. Quizás no lo entiendan, pero ahora nos volvimos a ilusionar.

Noticias Relacionadas