viernes, 21 junio 2024 - 20:21

Proyectos. Chau dengue en CABA

Ante la epidemia del dengue que llegó para quedarse, hace falta política pública real. Es porque entendemos que es posible, necesario y urgente, desde nuestra banca con la diputada Cele Fierro presentamos distintos proyectos en la Legislatura Porteña para que en la ciudad más rica del país la política pública sanitaria ante el dengue sea una realidad.

¿Y el ministerio de salud de la Ciudad?

La preocupación de los vecinos aumenta ante la falta de políticas públicas por parte del Ministerio de Salud frente a una de las más grandes epidemias de dengue. La falta de fumigaciones a criaderos de mosquitos, que se denunciaron a partir de los vecinos, no han obtenido respuesta y las leyes de oferta y demanda que hoy imperan en el mercado convirtieron los repelentes en un lujo al cual se restringe su acceso.

Mientras el ministro de salud Fernán Quirós hace declaraciones públicas valorando la eficacia de la vacuna y planteando que el brote de dengue se encuentra en su fase final, la vacuna sigue sin estar en el calendario y se confirmó que esta epidemia llegó para quedarse. Este panorama aumenta la necesidad de tomar medidas urgentes para combatir al dengue.

En la Legislatura Porteña presentamos un proyecto de resolución citando al recinto a Fernán Quirós, para que dé respuestas frente a estas problemáticas y que se planteen medidas de fondo para que la situación no siga agravándose. Es necesario que se discuta en profundidad la distribución gratuita de repelentes a través de todos los efectores de salud de la Ciudad y la rápida puesta en marcha de una campaña de vacunación masiva con posterior incorporación de la vacuna contra el dengue en el calendario de vacunación de la Ciudad.

El repelente como bien de lujo

En las últimas semanas se ha vuelto de público conocimiento la falta de repelentes a lo largo y ancho del país, esta falta de abastecimiento en sintonía con la especulación por la alta demanda del producto, forman la ecuación perfecta para no permitir el acceso a la mayoría de la población.

Siendo una de las principales medidas políticas para la prevención del dengue que propagandizan desde el Ministerio de Salud, los repelentes terminan siendo un producto de especulación económica, sin importar que sea central para la salud pública en este momento.

Existe otra forma para garantizar los repelentes, en la Legislatura de la Ciudad presentamos una declaración que insta al poder ejecutivo a tomar las medidas necesarias para instrumentar la producción estatal de repelentes para abastecer al Ministerio de Salud y que los distribuyan de manera gratuita para toda la población.

Esta propuesta no es nueva, se aplica en distintas provincias y el costo termina siendo mucho menor. Las leyes del mercado solo favorecen a un puñado de empresarios que especulan a costa de nuestras vidas, siendo que se trata de una cuestión de salud pública que nos afecta de conjunto. Se vuelve extremadamente necesario que se tomen medidas para garantizar el uso de repelentes y que el Estado tome en sus manos su fabricación y los distribuya gratuitamente en todos los establecimientos de salud.

Emergencia Sanitaria. La epidemia llegó para quedarse

Estamos viviendo una crisis sanitaria sin precedentes por una de las más grandes epidemias de dengue de nuestra historia. En este contexto se combina la inacción por parte de los organismos gubernamentales y la crisis climática que hace que el dengue supere su estadío de enfermedad estacional y esté planteado su permanencia durante todo el año.

A esto se le suma la pésima situación económica que se agrava por el estancamiento de los salarios y la falta de empleo que vuelve imposible el acceso a repelentes, que no solo están muy caros sino que también escasean, siendo una complicación central en el abordaje de la prevención del contagio.

La falta de políticas públicas del Ministerio de Salud para revertir la situación y en el marco de garantizar una salida para esta crisis, desde nuestra banca del MST-FITU, encabezada por Cele Fierro, presentamos un proyecto para declarar la emergencia sanitaria en la Ciudad de Buenos Aires y que se tomen las medidas pertinentes:

  • Crear un Programa de Vacunación Masiva con el fin de comenzar con el proceso de inmunización de la población, al igual que instrumentar la producción estatal para las vacunas. La evidencia demuestra que la vacuna es efectiva para disminuir la gravedad de los casos y la mortalidad por Dengue.
  • El Ministerio de Salud debe garantizar la provisión y aplicación de manera gratuita de las vacunas en todos los establecimientos de salud.
  • La contratación de personal de salud y administrativo para garantizar la prevención, distribución de repelentes y aplicación de vacunas.
  • Declarar de utilidad pública los repelentes, interviniendo en el mercado para evitar y revertir la especulación y acaparamiento de los mismos, al igual que producirlos de manera estatal.Multiplicar las fumigaciones para bloquear los focos de infección.
  • Realizar campañas de prevención y concientización a través de todos los medios de comunicación.Comprar test reactivos para la detección temprana y el seguimiento epidemiológico correspondiente.
  • Creación de dispositivos de atención específicos al igual que medidas de protección con mosquiteros en los distintos establecimientos de salud.
  • Disponer de postas sanitarias en espacios públicos para difundir las medidas de prevención, abordaje y beneficios de la vacuna contra el Dengue, al igual que la distribución gratuita de repelentes y espirales.
  • Los recursos presupuestarios deben ser a partir de una partida extraordinaria al Ministerio de salud que salga de las exenciones impositivas a sectores empresariales.Con el fin de la participación, seguimiento y control social, se crea un Comité de Emergencia.

Sin dudas no podemos dejar pasar ni un día más sin tomar medidas de fondo y urgentes para combatir esta epidemia que, aunque se diga que es estacional, ya ha sido comprobado que por efectos del cambio climático los mosquitos no mueren y el dengue continúa. Está en nuestras manos plantear una herramienta rápida para cortar la multiplicación incesante de casos y proteger de inmediato a las poblaciones de riesgo y a los trabajadores de la salud de la primera línea.

Todo esto tiene que ser en el marco de garantizar no solo los recursos sanitarios, sino también los económicos y es por eso que creemos importante terminar con la política de exenciones impositivas a sectores empresarios y volcar todo ese dinero en la producción estatal de vacunas y repelentes. Solo una campaña de vacunación masiva va a proteger a la población y lograr un alto grado de inmunización para llegar mejor parados ante el rebrote estacional del 2025.

Noticias Relacionadas