lunes, 22 abril 2024 - 21:23

Pronta entrega. La número dos del FMI llegará al país para verse con Milei

Finalmente, el Fondo Monetario Internacional (FMI), de la mano de Gita Gopinath, visitará mañana el país para tener una reunión con Javier Milei. Una señal de apoyo y tutela del organismo de crédito sobre el gobierno de La Libertad Avanza mientras aplica un ajuste monumental del gusto de los burócratas de Washington.

Además de Milei, la dos de Kristalina Georgieva se entrevistará con el ministro de Economía, Luis Caputo y con el presidente del Banco Central, Santiago Busilli. Seguramente en esos encuentros habrá una inspección de los números de reservas del gobierno para asegurar los dólares que el Fondo pretende llevarse del país. Además, se especula pueda conversarse el plan de dolarización que el gobierno sigue agitando mediáticamente.

Como es previsible, el gobierno ya intenta vender como un logro el arribo de Gopinath. Pero más allá del visto bueno de la funcionaria del FMI a las políticas de ajuste y de licuación de partidas presupuestarias que afectan a los sectores más vulnerables, también hay señales de alerta. Desde el Fondo, sin descuidar que la meta es alcanzar el déficit fiscal cero, también empiezan a ver con seriedad los índices sociales, como la escalada de pobreza al 57,4% que indicó el último informe de la UCA.

Sentimientos encontrados a partir de un análisis político que festeja los logros de un programa ortodoxo, pero empieza a generar dudas en la viabilidad a corto y mediano plazo en materia de gobernabilidad.

Sin dudas la próxima llegada de Gopinath al país significa la confirmación de una especie de virreinato del FMI, algo que el gobierno alienta y acepta sin resquemores. Hoy, en otro episodio de entrega con silencio de cementerio, el gobierno dejó pasar la llegada del canciller inglés a las Islas Malvinas.

El gobierno que llegó diciendo que iba a rechazar todas las costumbres de la “casta política” continúa con la peor de todas y sobrecumpliendo los mandatos del Fondo. Paga al día y al contado la ilegítima deuda externa, la misma que fue tomada por el gobierno macrista -que incumplió hasta los estatutos del propio organismo de crédito para el uso de los fondos girados- y legalizada en el gobierno de Alberto y Cristina Fernández de Kirchner.

Romper con el FMI, desconocer la deuda externa, investigarla para que paguen los responsables de este delito y dejar de pagarla es la única manera para encontrar una salida a la catástrofe social de este país que se profundiza día tras día. Esta política soberana y en favor de los intereses de las mayorías trabajadoras y populares es la garantía para poder pagar la única deuda que importa, la deuda interna.

Noticias Relacionadas