martes, 23 julio 2024 - 03:05

Privilegios. Mauricio Macri se vacunó en Estados Unidos

El doble discurso no es una práctica que sólo utiliza el gobierno de Alberto Fernández, su oposición de derecha también lo replica. Esto se comprueba con Mauricio Macri. El ex presidente había dicho que no e iba a vacunar “hasta que el último de los argentinos de riesgo y de los trabajadores esenciales la haya recibido (la vacuna)”. Sin embargo, el propio dirigente de Juntos por el Cambio fue quien publicó en su página de Facebook un estado en el que afirmó “Estando en EE.UU. pude comprobar que las vacunas se aplican en cualquier lado, desde las playas hasta los centros comerciales, e incluso en las farmacias. Yo mismo me he podido aplicar en una farmacia la vacuna monodosis de Johnson”.

Una doble vara sin igual. Lejos de defender un plan de vacunación masiva, Macri aboga por los negocios de los principales laboratorios. El lobby realizado para Pfizer, a pesar de las condiciones leoninas que exigen estos pulpos de la medicina para negociar un bien esencial como la vacuna del Covid-19, es una muestra de ello.

A pesar de no haber sido en el plan de vacunatorio Vip que montó el gobierno, la inoculación de Macri no es más que una muestra de los privilegios de la casta política. En este caso el ejemplo es el de un ex presidente que viajó a Estados Unidos a recibir una vacuna, mientras en el país el plan de vacunación viene muy lento, en medio de la segunda ola, cuando se efectúan los récords más altos de muertos como causa del virus.

Macri da una nueva muestra de cinismo. Se vacunó cuando dijo que iba a esperar hasta que lo haga el último trabajador esencial del país. Una muestra de desprecio hacia quienes exponen la vida todos los días en sus puestos de trabajo, un reflejo de las políticas aperturistas de Juntos por el Cambio en CABA implementadas por su aliado político, Horacio Rodríguez Larreta.

Noticias Relacionadas