sábado, 25 mayo 2024 - 21:42

Primeras consecuencias del ajuste. Facultades a oscuras

En el marco de una política de profundo ajuste al servicio del FMI y del poder económico concentrado, el gobierno de Milei ha desguazado el presupuesto universitario. Con una inflación arriba del 300% interanual, las partidas del Estado para las universidades públicas son las más bajas desde que se tiene registro. La prórroga del presupuesto universitario del 2023 a este año representa una reducción del 80% en términos reales, un ataque directo a la educación pública que ya había sido golpeada por los distintos gobiernos de turno.

Como resultado ante la avanzada del gobierno de Milei, el Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires, lejos de motorizar la defensa de nuestra educación pública, pacta un auto-ajuste que se dio a conocer en la resolución N° 322/2023. La misma aclara que limitara el uso de luz y ascensores, acompañado de no encender aires acondicionados ni calderas, al igual que acotará las actividades de extensión e investigación académica y limitara aún más las becas estudiantiles. Esto lo hacen con el fin de ‘’mitigar el crecimiento inercial del gasto que desencadenaría en la imposibilidad de poder afrontar los compromisos asumidos por la universidad’’.

Las consecuencias de las decisiones tomadas por la gestión de la universidad no tardaron en hacerse ver. En el día de ayer en la Facultad de Medicina nos encontramos con el suministro eléctrico cortado en áreas comunes, sin calefacción y con el uso de ascensores reducidos. El impacto del ajuste también alcanzó a la Facultad de Ciencias Sociales que en este momento nos recibe con la luz de la planta baja cortada. ¿No hay plata para garantizar la educación de millones de personas?

23 de abril. Todxs a las calles

A pesar de que las direcciones burocráticas buscan instalar la idea de que no hay fuerza, el movimiento educativo ya comenzó a organizar su respuesta. Asambleas, cacerolazos, ruidazos, clases públicas y huelgas docentes en diferentes casas de estudios muestran que fuerza para frenar al gobierno hay, lo que hace falta es la organización que permita canalizarla.

El 23 de abril se convocó a la Marcha Federal Educativa, una acción que encontrará a millones en las calles de todo el país. Debemos construir con fuerza una masiva resistencia desde todas las casas de estudio que le pongan un freno al plan de ajuste de Milei y su séquito de liberfachos. Construir desde las bases una masiva movilización el próximo 23 de abril que demuestre la fuerza del movimiento estudiantil, lxs docentes y toda la sociedad en defensa de la universidad pública.

Las direcciones burocráticas: el mismo rol de siempre. Necesidad de algo nuevo

Si las gestiones de la facultad toman medidas de lucha, es producto del miedo que tienen de perder sus cajas de negocio y además de la presión genuina que generan las bases del movimiento educativo. Ante el ataque de Milei, no hay superestructura que pueda salvarnos. La única garantía que tenemos de una lucha consecuente es decidiendo todo en asambleas que tiendan a la coordinación interclaustro e interfacultades. Sin descartar ninguna medida de fuerza: desde tomas hasta cortes, y más movilizaciones masivas hasta derrotar el ataque presupuestario a la universidad, sin dejar de tener en cuenta que nadie se salva solo, y por lo tanto, la clave del proceso general está indisolublemente ligada a la pelea general contra el plan Milei junto a los trabajadores, los movimientos sociales, el cine nacional, las asambleas barriales y el conjunto del pueblo agredido.

Tenemos que ser nosotres, les que nos reivindicamos independientes de toda burocracia, gestión o gobierno quienes construyamos desde abajo un plan de lucha para tirar de raíz el plan de Milei. Es por eso que este sábado 20 de abril realizaremos un encuentro abierto de estudiantes en la Facultad de Ciencias Sociales. Desde abajo y a la izquierda nos reagrupamos lxs activistas para construir una universidad, ciencia y cultura pública, democrática con mayoría estudiantil, de calidad, digna, soberana, al servicio de las necesidades populares y en base a un conocimiento libre de corporaciones. 

Equipo del MST de la Facultad de Ciencias Sociales – UBA

Noticias Relacionadas