jueves, 29 septiembre 2022 - 01:57

Por todo el país. Difundiendo ideas y un proyecto de izquierda

La crisis del país, con inflación, bajos salarios y desastres ambientales a cuesta, sigue su curso en medio de un gobierno que se ata más que nunca al FMI y una oposición de derecha que propone el mismo rumbo amenazando con más profundización. Ante esto, desde la izquierda anticapitalista y socialista y el MST en el FIT Unidad, levantamos otra propuesta y proponemos un rumbo opuesto. Y lo estamos impulsando y difundiendo en todo el país.

No es un secreto para nadie sino una realidad cotidiana, que llegar a fin de mes se viene trasformando en un plan imposible para millones de familias trabajadoras, y cada mes que pasa el atraso salarial en torno a la inflación se ensancha. Con toda impunidad una minoría privilegiada de capitalistas, burócratas millonarios y políticos tradicionales se enriquecen, mientras las mayorías populares y sectores medios viven cada vez peor. El país, tras el atentado a CFK, sigue su curso de polarización social y política y profundizó medidas de ajuste, a la vez que diferentes sectores obreros y populares se expresan en la calle contra esa realidad, perspectiva de conflictividad social que irán creciendo en este último tramo del año.

Con el gobierno peronista, gobierna el FMI

Esta situación crítica, este resultado de deterioro social es lógico, si tenemos en cuenta que la política oficial es una dependencia absoluta al Fondo, una pérdida de soberanía que conduce a la aplicación de un ajuste brutal a cargo de un hijo directo de la Casa Blanca; Sergio Massa. Tras su regreso de la gira por EEUU avanzó en directivas de más ajuste a los que menos tienen y más beneficios a los que más tienen, como el poder del agronegocio entre otros.

¡Qué tan lejos quedó la crítica de los dirigentes del Frente de Todos a Macri por traer al FMI! Al mismo Fondo al que ahora se abrazan desde el gobierno peronista, asumiendo una especie de cogobierno, naturalizando el ir cada unos meses a los brazos de Georgieva a rendir cuentas, teniendo que ajustar las cuentas con tijera en mano sobre áreas sensibles a las necesidades sociales, a pedido del staff directivo del FMI. Al triste papel de gestionador del plan fondomonetarista, quedó reducido un gobierno que dijo venir para sacar al país del desastre macrista.

Retrógrados, no pasarán

No está demás decir que en este contexto las opiniones de Macri, Bullrich, Larreta o Milei son la expresión decadente y salvaje de la misma agenda de ajuste y entrega que apoyan. Referentes de la derecha opositora que envidian cada abrazo de Massa con funcionarios yanquis, que se imaginan gobernando bajo la misma receta, pero con ellos a cargo de la cocina y sus negocios derivados. Repudiamos enérgicamente a todos estos personajes nefastos que anticipan que de gobernar harían lo mismo o peor. Y los enfrentaríamos en la calle si eso sucediera, con la misma fuerza social obrera y popular, con la cual enfrentamos a Macri y a Bullrich cuando fueron gobierno y no pudieron avanzar.

Oportunidad y tareas de la izquierda

Frente a todo esto, desde la izquierda tenemos una gran responsabilidad, que podemos dividir en diferentes tareas, que a la vez están unidas hacia el objetivo de cambiar toda esta situación. Por un lado, una tarea es estar impulsando y apoyando cada lucha que recorre el país. Así como lo venimos haciendo por ejemplo en las luchas de la docencia de diversas provincias, en el plan de lucha del SUTNA, en las acciones de salud y los estatales contra los recortes. En las peleas del movimiento piquetero independiente que esta semana vuelve a la calle por trabajo digno.

Para fortalecer estas peleas, es que en particular convocamos a las y los trabajadores y jóvenes que han votado al Frente de Todos y hoy están decepcionados, a que se sumen a estas peleas contra el ajuste. Tenemos que lograr la mayor y más amplia unidad en la calle por salario, condiciones de trabajo y trabajo digno. En defensa de los humedales y contra las quemas en Santa Fe, Entre Ríos, Jujuy, Salta, Córdoba y otras provincias.

Y a la vez a todas y todos ellos, también los invitamos a fortalecer una herramienta política de izquierda, sin ningún tipo de ataduras con el poder económico capitalista ni con sus partidos. Porque no hay forma de cambiar toda esta situación de ajuste, entrega y desigualdad social, sino hacemos muy grande una alternativa socialista y anticapitalista que, apoyada en la movilización obrera, popular y de la juventud, se anime a pelear por dar vuelta todo este sistema injusto y decadente. El FIT Unidad es una expresión de unidad de la izquierda que podemos fortalecer hacia ese objetivo. Lógicamente, también mejorándola y superando sus propias debilidades.

Avanzar, con un claro proyecto de izquierda

Dentro de la construcción del FIT-U la tarea es superarnos, dejar atrás visiones electoralistas y limitadas que perduran hasta hoy y no ayudan a que dé un salto positivo. Tenemos un frente con un programa de fondo muy correcto y con presencia política y social, pero esa capacidad potencial se diluye al no trabajar como se debería, por fuera de los razonamientos electorales.

Vuelvo a insistir en nuestra propuesta: que el FIT-U se transforme un gran movimiento político, en un partido común de corrientes organizadas democráticamente, que actúe en todos los planos de la lucha de clases y la lucha política, que se reúna semanalmente e impulse campañas e iniciativas comunes. En resumen, que deje de fragmentar la intervención en la realidad, como única forma de dar un salto adelante.

Además, necesitamos un frente que le tienda un puente a la intelectualidad, a las y los referentes sociales, al activismo obrero y popular que nos vota y acompaña, pero hoy no tiene canales de participación directa. Necesitamos organizar dentro del FIT-Unidad toda esa fuerza positiva y militante. Y desde el MST vamos a seguir bregando por esta perspectiva socialista, de clase, de disputa a fondo, y a la vez abierta y convocante.

Con estas propuestas, por todo el país

Todas estas propuestas estamos llevando a diferentes lugares. Vengo de eventos con la militancia y con simpatizantes de izquierda en Jujuy, de haber estado en Salta Capital en un encuentro feminista y en recorrida de medios locales. También vengo de haber visitado la combativa Orán, donde abrimos una nueva casa del MST en el FIT Unidad con un gran acto callejero con fuerte participación de trabajadoras y trabajadores, jóvenes.

El pasado fin se semana también estuve en Rosario, asfixiada por el humo del saqueo, la voracidad empresaria y la complicidad estatal. Allí, en la marcha y acampe en el Puente Rosario-Victoria, dejé todo el apoyo a esta lucha por ley de humedales. Porque la causa socioambiental y por un país sin extractivismo depredador y contaminante es mi causa, nuestra causa. Porque en nuestro proyecto socialista no hay lugar para corporaciones capitalistas ni para sus negocios que atentan contra la vida y el futuro. Por la misma razón este jueves voy a estar rodeando el Congreso exigiendo que se vote la ley de humedales consensuada por las organizaciones socioambientales y la comunidad científica. Hoy la defensa de la Ley de Humedales, y la denuncia a las quemas intencionales, es la defensa de nuestros territorios y nuestra vida y la denuncia y condena a este sistema de producción capitalista que avanza con sed de ganancias saqueando, contaminado, arrasando con todo a su paso. Hoy esta pelea es también para pensar un futuro donde la producción esté al servicio de la población, de sus necesidades, en armonía con la naturaleza.

Sumate con nosotres al MST y al FIT-U

Seguramente, los próximos días y semanas, la tarea de impulsar y difundir estas ideas me encontrará visitando nuevamente al Gran Buenos Aires, a las comunas de CABA. Y de allí de nuevo hacia otras ciudades y provincias, a dialogar, intercambiar, a decir lo que opinamos y a escuchar a miles de trabajadores y a la juventud que tienen mucho para decir.

Nuestra responsabilidad es, en medio de la crisis, decir de frente todo lo que opinamos hay que hacer. Animarnos a cuestionar todo este sistema podrido, proponer cortar de raíz con su poder económico y político. Y tratar de convencer a miles y miles que se puede lograrlo, si luchamos con fuerza y nos organizamos políticamente en una gran fuerza militante. A ser parte de este desafío te invitamos a vos. A que des el paso de sumarte a construir colectivamente con nosotras, nosotros, nosotres, un gran partido que pelea para que quienes movemos el mundo gobernemos. Y para poner toda esa fuerza y estas ideas, como nuestro aporte al Frente de Izquierda Unidad, para todas las luchas políticas que vienen.

Noticias Relacionadas