Peste porcina africana. El SENASA declara la alerta sanitaria nacional

El SENASA (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria) emitió en las últimas horas una alerta sanitario «por la potencial propagación de la Peste Porcina Africana(PPA)», el conocido virus generador de la fiebre porcina.

La propagación del virus en República Dominicana y Haití hizo encender todas las alarmas en Latinoamérica y en especial en la Argentina. El último gran brote de la denominada fiebre porcina africana obligó al gobierno chino a la matanza de cerca de 200 millones de cerdos en el año 2019.

Según la Organización Mundial de Sanidad Animal, la peste porcina africana, es muy contagiosa entre cerdos domésticos y silvestres, ocasiona la muerte en pocos días de miles y no existe al momento una cura para frenar los brotes. Según algunas investigaciones de epidemiología la peste porcina africana es compleja y difícil de predecir. 

Una de las cuestiones que ocasiona su aparición es el tipo de sistema de producción, es decir, mega granjas industriales que concentran una enorme cantidad de cerdos en formas deplorables y son verdaderas bombas de tiempo de nuevas pandemias.

En los últimos años este tipo de enfermedad animal ha ido incremento en gran parte del mundo. Si bien no existe por el momento transmisión a los humanos, nada asegura que esa variable no pueda cambiar ante la cada vez más reciente aparición de la fiebre africana porcina.

Mucho más que una alerta

El anuncio del SENASA es una muestra clara de que las denuncias del movimiento socioambiental durante todo el 2020 contra el acuerdo porcino con China eran ciertas. Las megafactorias de cerdos pueden generar nuevas pandemias y una profundización del maltrato animal.

La situación actual abre un nuevo escenario de lucha para frenar la instalación de este tipo de emprendimientos en Chaco y otras provincias. Y sobre todo para abrir un gran debate nacional sobre las formas de producción de alimentos en nuestro país y la región. Que hoy utiliza cerca de 500 millones de litros de agroquímicos para sostener el negocio del agronegocio mientras destruye nuestros humedales y demás territorios. Pero además, la forma de la generación de energía que sigue profundizando la matriz de hidrocarburos hoy en manos de unos pocos que se hacen más ricos.

Por eso, es tiempo de avanzar en la mayor unidad socioambiental junto a las y los trabajadores, explicando pacientemente que este tipo de enfermedades son originadas por la anarquía del actual modelo productivo en todo el mundo que beneficia a unos pocos y destruye nuestro planeta. En síntesis, necesitamos que toda la matriz productiva este bajo control de las mayorías y no del 1% que gobierna. Debatir democráticamente qué producir, cómo y para qué. 

Noticias Relacionadas