Perú. Pedidos Ya despide y amenaza con la policía

Al mismo tiempo de la situación dramática que vive el Perú por la asunción de Castillo, también se desarrollan otros conflictos en el país andino. El lunes 5 de julio hubo una acción de protesta de repartidores que tuvo mucha repercusión, tanto que Pedidos Ya tuvo que tomar medidas represivas contra los trabajadores.

Manipulación del kilometraje, robo de las propinas, mal desempeño del “soporte”, más de 80 horas de trabajo semanales, tarifas por pedido muy bajos entre otras son las denuncias de los repartidores que exigen el aumento en la remuneración por el trabajo, la adecuación del mapa al territorio peruano para una correcta medición del kilometraje, apertura de centros de atención al rider (descanso, desinfección, devolución de pedidos, etc.), el cese de la persecución contra los trabajadores y la reincorporación de los casi 200 despedidos.  

Con esas demandas los repartidores se unieron para organizar el paro. Liberaron los turnos y se concentraron en los “market” para bloquear la salida de los pocos pedidos que hubo. Como el lunes 5 no hubo respuesta a los reclamos de los trabajadores, los mismos convocaron a un nuevo paro de actividades para el lunes 12 de julio. Esta vez, la respuesta de Pedidos Ya no se hizo esperar.

El jueves 8 de julio todos los trabajadores de Pedidos Ya en Perú recibieron la siguiente notificación:

Contamos con información de que un grupo de riders y ex-riders pretende llevar a cabo una huelga la próxima semana. Ante ello estamos tomando las medidas necesarias con la Policía Nacional y procederemos con acciones legales contra las personas que pretendan perjudicar nuevamente la operación de la empresa.

Asimismo, compartiremos con las demás plataformas de delivery que operan en el país, los datos de las personas que participen e inciten la huelga para que dichas plataformas tengan conocimiento de estas personas.

En pedidos ya rechazamos tajantemente estos comportamientos y aplicaremos las medidas correspondientes”

El 9 de julio, José Chacón, un trabajador migrante y organizador del paro, recibe por correo electrónico la notificación de que “se detectó el uso indebido de la cuenta por lo que se procedió al término de la relación comercial y la retención del pago”. El capitalismo moderno no llama las cosas por su nombre. Ahora al acto de despedir a los trabajadores que se sumaron al paro lo llaman “término de relación comercial”. Ni hablar del perjuicio que generan estas multinacionales al retener el pago del salario de trabajadores migrantes que tienen familias que mantener en un duro contexto de crisis económica y sanitaria.

Está claro que no se trata de un “acuerdo comercial” entre “colaboradores”cuando la remuneración “por el servicio prestado” es impuesto de manera autoritaria y arbitraria por la multinacional Pedidos Ya y cuando los “colaboradores” no tienen derecho a exigir una mejor paga. No existe “acuerdo entre iguales” cuando unilateralmente “una de las partes” decide romper “el acuerdo comercial” y retener el pago. El repartidor no tiene el poder de retener el pago a Pedidos Ya, tampoco tiene el poder de “dar aviso a la policía” sobre los abusos de estas patronales, la justicia y las leyes que en papeles amparan a los trabajadores y reconocen el derecho a paro no sirven de nada ante el poder de las multinacionales. El gobierno actual es cómplice de esta situación y no hay ninguna garantía de que Castillo vaya a castigar a estas apps e imponga el reconocimiento de los derechos laborales en las aplicaciones.

A pesar de las amenazas, los despidos, las campañas de persecución y el lanzamiento de “bonos especiales” para los repartidores que salgan a trabajar en los días de paro que la gran mayoría adhiere y se mantiene firme en el forcejeo con esta multinacional. Este combate desigual de trabajadores migrantes contra una empresa mundial no terminará acá y no está aislado del resto de los conflictos obreros y populares que sacuden al Perú.

La unidad de todas las luchas, la coordinación por abajo y el desarrollo de asambleas permitirá fortalecer esta y otras luchas para pelear con mayores oportunidades de triunfar. El apoyo internacional también es clave, por eso las organizaciones obreras y clasistas debemos brindar todo nuestro apoyo a los trabajadores de delivery en Perú que están librando esta heroica lucha, así lo hacemos desde Argentina los repartidores agrupados en Dar Vuelta Todo y el MST en el Frente de Izquierda Unidad.

Noticias Relacionadas