lunes, 22 abril 2024 - 13:13

Paro nacional ferroviario de La Fraternidad. Consecuencias y perspectivas

El día 21/2 se realizó el paro nacional de los conductores de trenes nucleados en el gremio de La Fraternidad, en reclamo de una recomposición salarial, cómo bien aclaró Omar Maturano, “no estamos reclamando aumento salarial, estamos reclamando una recomposición salarial ante la pérdida por la inflación de diciembre hasta la fecha de más del 50%”. Esto es así porque con el último acuerdo salarial de febrero, las conducciones de los cuatro gremios ferroviarios firmaron una rebaja salarial lisa y llana de un 16% y La Fraternidad se desmarca del acuerdo y se planta sola por la recomposición.

El paro podría decirse que fue un hecho histórico, ya que desde hace varias décadas que no se realizaba un paro de este gremio, las últimas huelgas qué terminaron en traiciones fueron llevadas a cabo en la década de los 90 contra las privatizaciones y su conducción actual hace la misma cantidad de años que está atornillada al sillón.

La Fraternidad de Maturano es uno de los gremios más cerrados y burocráticos que existen, de hecho, es el único de los pesos pesados del movimiento obrero donde no pudo desarrollarse ningún tipo de oposición y mantiene lista única hace décadas. El paro fue contundente y con un acatamiento total por parte de los compañeros fraternales, no se movió un solo tren en todo el país (a excepción de los de larga distancia), tanto la carga cómo los metropolitanos de pasajeros se mantuvieron en silencio por 24hs, el gobierno dice que más de un millón y medio de personas no pudieron viajar, pero los usuarios diarios según estadistas ascienden a varios millones en todo el AMBA.

El paro significó un duro golpe político y económico al gobierno de Milei,  que además del paro de trenes tuvo que afrontar un paro de la sanidad y  próximos paros docentes por paritarias, un paro de aeronáuticos, ya que la discusión salarial está cruzando a todo el movimiento obrero de conjunto por los niveles descomunales de inflación que pone nuestros salarios en una licuadora permanente. Durante toda la jornada del paro Omar Maturano salió a ubicarse correctamente, incluso a la izquierda de muchos dirigentes reconocidos, con un discurso bien anti gobierno y llamando a la unidad de los trabajadores para enfrentar el ajuste combinando la exigencia a la CGT de huelga general.

Además, se notó también y no menos importante, un cambio en el humor social, favorable a las luchas obreras. Veremos cómo sigue la película después del cuarto intermedio.

Las causas políticas del paro

El paro surge por una combinación de factores políticos, económicos y combinados con una crisis sin precedentes de toda la burocracia sindical ferroviaria.

El punto de arranque es la brutal crisis del PJ, que tiene una expresión directa sobre los dirigentes sindicales de los cuatro gremios ferroviarios. Estos cuatro gremios, hace 10 años que firman acuerdos salariales juntos y sin fisuras. Esa unidad que parecía monolítica y que impedía el crecimiento de la oposición, comenzó a romperse ahora.

También, por un lado, el ajuste brutal del gobierno a todos los niveles y con el último acuerdo salarial les da un mazazo a nuestros ya devaluados bolsillos, por otro lado, el ajuste estructural al ferrocarril de conjunto, que tiene que ver con un intento de “puesta en valor” de las empresas ferroviarias para la posterior re privatización. Y esto se expresa en dejar caer el servicio por falta de presupuesto en repuestos y mantenimiento, achicar la cantidad de servicios diarios de todas las líneas y ramales, además de la amenaza cómo una espada de Damocles de miles de despidos. Toda esta bravuconada del gobierno hizo que creciera rápidamente la bronca entre lxs trabajadorxs ferroviarios, incluso en los sectores que lo votaron. Es la dinámica general después de las movilizaciones y el paro de 12hs, con la caída de la ley Ómnibus que dinamizo todo dentro de nuestro gremio, a la vez la negativa del gobierno de abrir canales de diálogo con la burocracia y tocando sus propios intereses como la caja millonaria de las obras sociales. Y al achicarse la torta, la burocracia se parte, cómo sucedió recientemente al abrirse La Fraternidad del resto de los gremios ferroviarios. Fue tremendo ver cómo el mismo día del paro de La Frate, se reunían las burocracias de los tres gremios restantes y recibían del gobierno la miserable propuesta del 12%. Todo esto, pero sobre todo la bronca creciente por abajo y la brutal crisis de conducción en el PJ, desencadenaron el paro y con una dinámica difícil de frenar en los días por venir.

Esta nueva situación abre debates muy importantes de cara a lo que viene. Uno de ellos tiene que ver con qué rol deberían jugar las conducciones opositoras y de izquierda en estos procesos. Nosotros creemos que hacer actividades de propaganda hacia afuera del ferrocarril no alcanzan por si solas para enfrentar al gobierno y las privatizaciones o cualquier ataque futuro, hay que combinar eso con organizar la lucha por nuestros reclamos más sentidos y urgentes del momento, por ejemplo, el salario, cuando hoy es justamente la discusión salarial la que motoriza. Opinamos que fue un error haber levantado una movilización a la Unión Ferroviaria que fue votada en asamblea sin ningún motivo concreto y más aún, se podría haber convocado Asamblea para discutir y resolver si aprovechando el paro de La Frate, también se paraba en el Sarmiento y se impulsaba asambleas en el resto de los ferrocarriles.

Hacen falta nuevas asambleas porque es necesario volver a construir el plan de lucha qué necesitamos en la Unión Ferroviaria.

Las perspectivas son a más luchas y enfrentamientos con el gobierno y la patronal y a un ascenso sostenido del movimiento obrero ferroviario, combinado con mucha crisis por arriba.

Hoy más que nunca salgamos con fuerza a exigir paro a la UF por nuestro salario al igual que los fraternales y huelga general a la CGT.

Por un plan de lucha hasta derrotar el ajuste del gobierno. No a las privatizaciones, en defensa de todos los puestos de trabajo y por una recomposición salarial acorde a la inflación.

Lista Violeta construyendo la MULTICOLOR

Noticias Relacionadas