martes, 23 julio 2024 - 17:27

Paritarias. El gobierno porteño mantiene a la docencia en la pobreza

Empezado marzo y con la docencia ya comenzando el ciclo lectivo, se realizó la dilatadísima reunión paritaria en CABA. En esta reunión, tomando como referencia la paritaria nacional, que queda por detrás de la inflación prevista, y no recupera el desfasaje del año anterior ni bajo el macrismo, el gobierno porteño realizó una propuesta que está en línea con la de Trotta y la Provincia de Buenos Aires, aunque es aún más pobre.

La propuesta plantea un 34% de suba en 4 cuotas: 12,8% en marzo, 8,8% en julio, 2% en septiembre y el restante 10,4% en octubre. Como un “gran” anuncio, la ministra comunica que una maestra de grado cobrará en marzo $40.887 y llegará recién en octubre a $48.500. Mientras que una maestra con el máximo de años de antigüedad, tendrá la “suerte” de llegar en octubre a un salario de $59.551, cuando hoy la línea de pobreza está en $56.500, según el INDEC.

Es un ofrecimiento que está muy por debajo de las posibilidades financieras de la Ciudad, con los miles de millones que Larreta destina a la educación privada y con los que subsidia a las empresas. Además, de los abultadísimos salarios y dietas del Jefe de Gobierno, su gabinete, funcionarios y legisladores que deberían cobrar como la docencia. Y con esa plata, aumentarnos los salarios como trabajadores de la educación.

Con esta paritaria estamos muy lejos del 50% que exigimos como docentes, aumento que debe ser retroactivo a enero e indexado mensualmente por la inflación real. Con la oferta de Larreta y Acuña, el salario seguiría manteniendo a la docencia por debajo de la línea de pobreza.

En el año que se tendría que destinar mayor presupuesto para garantizar el retorno seguro en pandemia, esta Paritaria a la baja, al igual que la de Fernández y Trotta, viene a seguir demostrando que el #PrimeroLaEscuela, es puro marketing electoral. Para que realmente la escuela esté primera, hay que quitar los subsidios a la educación privada y confesional, y volcarlos a las públicas.

Desde Alternativa Docente, en conjunto con Ademys, rechazamos esta propuesta. No alcanza con que la Celeste de UTE diga que lo va a revisar. Tienen que llamar también a rechazarla y garantizar que toda la docencia conozca esta propuesta, y la pueda debatir en asambleas y plenarios con mandato. Así mismo, tienen que llamar conjuntamente con CTERA a una medida de carácter nacional, que unifique todas las luchas docentes que hay en el país.

Sigamos organizándonos en las escuelas. El lunes 8, ¡paramos y nos movilizamos! Por la educación, por nuestros salarios, por las condiciones para una presencialidad segura, por los derechos de todas las mujeres.

Vanesa Gagliardi

Noticias Relacionadas