martes, 16 julio 2024 - 06:20

Para cumplir con el FMI. Actualizan jubilaciones por debajo de la inflación

Se conoció la actualización trimestral de las jubilaciones, pensiones no contributivas y asignaciones por hijo que involucran a más de 17 millones de personas. La suba del 20,92% no alcanzará a los bonos con los que se compensa a la mayoría de los jubilados que cobran la mínima. El gobierno manipula las cifras para anunciar un aumento del 130% anual. La realidad es que los miserables ingresos de nuestro sector pasivo no dejan de caer para cumplir los ajustes en el gasto público pactados con el Fondo Monetario.

El aumento otorgado solo impacta sobre el haber jubilatorio. Se renuevan los bonos, que en junio mantendrán el valor del trimestre pasado de $ 15.000, para pasar a $ 17.000 y $ 20.000 en julio y agosto respectivamente. Esto hace que el porcentaje de aumento –al no considerarse el bono- sea menor.

La mínima pasará de $ 58.665 más el bono de $ 15.000, un total de $ 73.665, a $ 85.930 (jubilación + bono), con lo que el aumento total será del 16,7%. Los que cobran entre uno y dos haberes mínimos recibirán un mísero bono de $ 5.000 y ninguno los jubilados que cobran más de dos haberes, con lo cual se agrava su deterioro frente a la inflación.

Si se toma la fórmula de movilidad jubilatoria – que no incluye los bonos que son compensaciones discrecionales sobre los que no se calculan aumentos ni integran el cálculo del aguinaldo- las jubilaciones aumentan un 41,5% en el primer semestre contra 50% que es la inflación proyectada.

En un periodo de un año, de marzo a marzo, la fórmula de movilidad determinó un aumento del 79,8% contra una inflación del 104,3%. Esto es así porque en la reforma de la movilidad que hizo este gobierno se eliminó la inflación como variante de ajuste, para actualizarse por un índice combinado de la recaudación más el promedio de aumento salarial del RIPTE.

Los dibujos mentirosos del gobierno

En el anuncio de los reajustes, el ministro y candidato a presidente Sergio Massa y la titular de la ANSES, Fernanda Raverta, con gran cinismo anunciaron un aumento de las jubilaciones mínimas del 130% anual. Para llegar a esa cifra toman los bonos suplementarios, que son discrecionales. Por ejemplo, no se pagaron entre junio y agosto del 2022 y en general su actualización es muy por debajo de la inflación. Son además números tramposos:

  • No dicen que los jubilados que cobran más de la mínima y no tienen bonos compensatorios sufrieron una mayor disminución neta de sus haberes.
  • Tampoco que como la actualización es trimestral, en medio de una brutal inflación de más del 7% mensual, los jubilados pierden mucho poder de compra en los meses intermedios sin ajustes, y el Estado se ahorra mucho dinero.
  • Los bonos no se calculan para el pago de los medio aguinaldos.

Curiosamente, un estudio realizado por CEPA, que está dirigido por un economista K que milita en las mismas filas de la cristinista Raverta, expone el real deterioro de las jubilaciones en estos años:

Los gráficos del informe de CEPA muestran claramente cómo, luego de una pequeña recuperación en 2021, las jubilaciones caen en picada frente a la inflación en 2022. Justamente es el año en que empieza a aplicarse las metas de ajuste fiscal pactadas en el acuerdo con el FMI.

Una vergüenza

A principios de abril la Defensoría de la Tercera Edad calculó la canasta básica de los jubilados en $ 202.064. Si le sumamos el 8,4% que arrojó el índice de abril, la suma se va a más de $ 219.000. El 70% de los jubilados que cobran la mínima recibirán en junio por todo concepto $ 85.930. Un ajuste tremendo sobre los haberes de los trabajadores pasivos para cumplir con las exigencias del FMI.

Acá se acabaron los discursos. Larreta quiere que vuelvan las jubilaciones privadas (AFJP), que fueron una verdadera estafa. Milei pretende, además de privatizar las jubilaciones, quedarse con el Fondo de Sustentabilidad de la ANSES y dejar a mucha gente sin ninguna asistencia. Los “progres” kirchneristas y del Frente de Todos hablan de los derechos de nuestros viejos, pero bajan constantemente el valor real de las ya miserables jubilaciones para cumplir con el Fondo las metas de ajuste fiscal, y además nos toman el pelo afirmando que las están aumentando.

Desde el MST en el FIT-Unidad proponemos el camino opuesto. Hace falta un aumento general de las jubilaciones y pensiones al valor de la canasta básica calculada por la Defensoría de la Tercera Edad, e imponer el 82% móvil para todos los jubilados.

Para ello hay que romper con el FMI y aplicar un programa anticapitalista, para que los grandes empresarios, banqueros y multinacionales paguen el costo de la crisis de sus súper ganancias. De allí tienen que salir los dineros necesarios para que nuestros trabajadores jubilados tengan una vida digna en la última etapa de sus vidas.

Fuentes: “Canasta de jubilados: ya cuesta poco más de $ 200.000”, por Ismael Bermúdez, Clarín 03/04/2023; “Las jubilaciones subirán un 20,92% y habrá nuevos bonos”, La Nación 11/05/2023; “Jubilaciones: suben 20,92% y los haberes más bajos cobrarán bonos adicionales”, Clarín 11/05/2023; Programa Plan M de Maxi Montenegro es su edición del miércoles 11 de mayo.

Noticias Relacionadas