lunes, 15 julio 2024 - 05:58

Ola de calor. El verano más frío de los que vendrán

En todo el país nos encontramos atravesando una inusual ola de calor, con temperaturas extremas que batieron varios récords en distintos puntos del país. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) se vio obligado a usar un color de la paleta de colores que aún no había sido utilizado, el color seleccionado fue el negro para reflejar las anomalías en la temperatura.

Según los datos analizados por el SMN, esta novena ola de calor corresponde al período del 28 de febrero al 7 de marzo, aunque actualmente el calor lleva otra semana más de temperaturas extremas y peligrosas. Las zonas más afectada son la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), el Gran Buenos Aires (GB), el sur del Litoral, el norte de la provincia de Buenos Aires, el noroeste de Córdoba y San Luis.

Ahora bien, aunque hemos escuchado a los expertos de la salud en los medios dando consejos de cómo evitar los golpes de calor y el cuidado de les niñez, adultos mayores y de nuestros animales, poco se ha escuchado hablar de las causas de estas temperaturas extremas.

No es calor, es el sistema

No es casual que en medio de tanto fuego, sequías y desmonte se eleven las temperaturas. Todo esto es producto de la matriz productiva extractivista que se utiliza para producir en grandes escalas, basada en la rentabilidad de las grandes empresas y el capital. Las quemas para plantar trigo y soja transgénicos, la expansión de corporaciones agroganaderas, las mineras que utilizan millones de litros de agua para extraer mineral y contaminan las vertientes, los incendios en los humedales, la bajante histórica del río Paraná y la cementación urbana son algunas de las causas de esta desmedida ola de calor.

Todo esto es causado por el modelo de producción capitalista que solo favorece a las grandes corporaciones. El gobierno defiende los intereses de esta clase, no aplica las políticas ambientales que hacen falta y descarga esas consecuencias sobre la clase trabajadora y los sectores populares, que se quedan sin agua, sin energía eléctrica y otras carestías. Las escuelas públicas, sin las condiciones para afrontar la ola de calor, debieron a suspender las clases en varios puntos del país.

Nuestras propuestas

Mientras Alberto la semana pasada decía que Argentina era la energía que al mundo le hacía falta, un 40% del país se quedó sin abastecimiento de energía a causa de un incendio. Esto demuestra que las políticas de los partidos tradicionales que nos gobiernan no actúan a favor de las necesidades de las mayorías; sino de una minoría privilegiada. Dándole millonarios subsidios a empresas que no invierten un solo peso.

Desde el MST en el Frente de Izquierda Unidad sabemos que es indispensable aplicar políticas públicas que solucionen las necesidades de las mayorías, como una transición energética y productiva más amigable con naturaleza; reforma agraria integral, agroecológica sin transgénicos, ni agrotóxicos; que la ley de humedales salga ya y estatizar las empresas bajo control de trabajadores y usuarios.
Es necesario para dar vuelta todo darle una salida integral a la crisis climática en favor de las mayorías populares.

Belén Quintero

Noticias Relacionadas