sábado, 25 mayo 2024 - 20:48

Nuevo ataque al INCAA. Pirovano paraliza la producción audiovisual

Se publicó en el Boletín Oficial la resolución 27/24 del INCAA que suspende la presentación de proyectos a través de ventanilla continua por 90 días hábiles, es decir hasta el 21 de agosto. Esto en criollo significa que se paraliza el fomento al cine. No pueden presentarse proyectos audiovisuales de audiencia masiva, media, de vía digital para su evaluación y posterior solicitud de fondos, anticipos de subsidios, etc. Asimismo anuncia que los proyectos que ya fueron evaluados por los comités, y que aún no tienen resolución de interés del Instituto serán devueltos.

La resolución además desestima el trabajo de los comités (desde el 1 de abril estaban trabajando ad honorem porque eran parte de los 170 monotributistas despedidos) que evaluaron cientos de proyectos y estaban en el despacho de Pirovano, esperando la firma de la resolución de interés (no se firma nada desde el 7/12/2023).

Detrás de cada proyecto que se presenta hay un equipo de trabajo que invirtió meses, años y recursos económicos en las presentaciones de cada uno, y muchos de ellos no se podrán realizar sin el apoyo del INCAA, lo que también implica una parálisis de trabajo para muchos trabajadores como técnicos, escenógrafos, actores, guionistas, asistentes, directores, camarógrafos, etc, etc, etc.

¿Qué va a pasar transcurridos estos 90 días? Es posible que haya una nueva normativa para la presentación y evaluación de los proyectos, esto implica la redacción de un nuevo plan de fomento.

Pirovano ya les declaró la guerra a las y los trabajadores del INCAA, despidiendo a más de 200 laburantes, cerrando áreas esenciales, desfinanciando programas y festivales. Y ahora efectivamente el ataque es directo a la producción del cine nacional e independiente, una industria virtuosa que genera 700 mil puestos de trabajo directos e indirectos y 300 mil anexos, y que económicamente representa el 5% del PBI.

El plan de Milei es aniquilar el cine nacional, limitar la cultura independiente como parte de su objetivo ideológico. ¿Para qué? Para darle luz verde a la industria de cine, un negocio de privados y extranjeros que quieren transformar al cine y la cultura en un privilegio para pocos y una fábrica de películas pochocleras.

Hoy más que nunca se necesita la unidad de las y los trabajadores del INCAA y el sector audiovisual y cultural para defender el cine nacional, el INCAA y sus trabajadores: los del instituto y los miles que se generan con la producción y la exhibición.

La defensa de estas banderas está ligada a la lucha general por terminar con la motosierra de Milei, por eso es urgente exigir un paro general y plan de lucha a las centrales sindicales, la CGT y las CTAs, porque tienen razones de sobra para actuar a la altura del
ataque.

Noticias Relacionadas