viernes, 21 junio 2024 - 20:36

No solo no nos reconocen, también nos persiguen y hostigan. A la ALE, no nos van a callar

Frente al avance en la organización del activismo de la enfermería desde la pandemia en adelante y a partir de la inserción en varios de los hospitales importantes de la ciudad de la ALE como sindicato combativo e independiente de la Enfermería, desde las autoridades médicas, algunas subgerencias y el SUTECBA en los distintos hospitales están emprendiendo una persecución y un hostigamiento en los lugares de trabajo utilizando herramientas administrativas, denuncias falsas y otros procedimientos con el objetivo de amedrentar a activistas de la Asociación.

Entrevistamos a Andrea Ramirez, Presidenta de la ALE y enfermera del Hospital Ramos Mejía; Luciana Franco, Secretaria Gremial de la ALE y enfermera del Hospital Fernandez, y a Sebastián Ferreyra de la Maternidad Sardá y Lorena Mejía del Hospital Fernández, directivos de la ALE.

Andrea, ¿cuál es el rol de Sutecba en estas persecuciones?

Con tantos problemas que padece la enfermería, es el colmo que tengamos que soportar este nivel de decadencia a la que han llegado Sutecba con sus delegados. Por ejemplo en el Fernández ya ni pueden bancarse una asamblea en donde los trabajadores discuten y debaten de manera acalorada hacia ellos por todos los reclamos pendientes, porque consideran que las y los delegados no intentan solucionar los problemas y como quedan expuestos y tampoco se bancan lo que le dicen los compañeros delante de todos los presentes, terminan denunciándonos Inclusive van a la comisaria y encaran procesos de denuncias que terminan en sumarios para las compañeras con el riesgo que esto genera sobre la fuente laboral; hacen esta locura y buscan la connivencia de jefes de enfermería serviles que se prestan para mentir y perseguir a los compañeros. Este nivel de descomposición es el que actualmente tienen en Sutecba sus delegados y los jefes puestos a dedo en todos los hospitales.

Pero sabemos que también este ataque hacia enfermería no es solamente de la burocracia sindical. Responde a un triángulo de complicidad entre el gobierno, el modelo médico hegemónico y la conducción de Sutecba en contra de la enfermería aliada al gobierno derechista de turno de la ciudad. Todos sabemos que AMM ha tenido un rol nefasto hacia enfermería como traba para el reconocimiento profesional, pero no es solo eso, también ejerce el poder dentro de los hospitales, metiéndose para decidir sobre enfermería, faltándonos el respeto a nuestras formas organizativas. No toleran que la enfermería tome decisiones, algunos médicos siguen sin respetar nuestros cargos de sección o inclusive las subgerencias pasando por encima de nuestras estructuras como si no existieran. No se lo podemos permitir; los vamos a denunciar.

Luciana, contanos lo que está pasando en tu lugar de laburo

Estoy viviendo una persecución sindical porque nuestro sindicato ALE que es combativo e independiente y en consecuencia opositor al gremio mayoritario y oficialista que es Sutecba, incomoda a más de uno. En el marco de nuestro reclamo por la inclusión, venimos también denunciando un montón de irregularidades que hay en el hospital. Entre ellas, la más destacada de este último período fue la refacción del servicio de toxicología con un estar médico a todo lujo para los médicos de planta y para los residentes donde ellos tienen mesas, sillas, un ventanal dónde entra la luz del día, televisión, lockers, baño y se comunica con la habitación para los médicos que hacen guardia. En contraposición con el estar de enfermería inexistente, que tenía un cartel que decía «Office de usados», sin lugar para tomar refrigerios para las y los compañeros del servicio. Eso fue el detonante de la actitud persecutoria tanto de la jefa del Dpto. de Enfermería, de la supervisora (que nunca tuvo relación conmigo) y de las dos delegadas de Sutecba. Me hicieron una denuncia trucha en el Ministerio Público Fiscal en septiembre, de la cual nadie me notificó más allá de que la Subgerencia Operativa y el Subgerente sabían. Recién a fines de noviembre me solicitan un descargo por denuncias inventadas. La jefa de Recursos Humanos me dice que tengo 4 denuncias (que son idénticas), donde se afirma que yo soy una persona violenta, que persigo a la delegadas, que les bloqueo el paso cuando van caminando, que les quiero pegar, etc. Denuncias totalmente falsas, infundadas y maliciosas, que tienen su origen digamos en nuestra tarea sindical y en el cargo que tengo de Secretaria gremial en ALE. Pasa que les molesta que venimos destapando un montón de irregularidades no solo de este estilo, sino también negativas de licencias, negativas de pasar a compañeras que tienen tareas livianas establecidas por Medicina Laboral y que la Jefa de Departamento se niega a otorgarles, malos tratos, gritos, etc. Por defender y denunciar estas cosas es que nuestro sindicato está creciendo en el Fernandez, tenemos más afiliados y estamos en condiciones de tener una delegación propia, y es por esto que nos quieren frenar.

Seba, contanos sobre las evaluaciones persecutorias

Las persecuciones y los hostigamientos se están dando justamente en contra de la Comisión Directiva de la ALE. Evidentemente, y como lo habíamos denunciado, las Evaluaciones de Desempeño son uno de los instrumentos utilizados. En realidad ya no son Evaluaciones de Desempeño, sino que son claramente amedrentamientos que ponen en riesgo el puesto de trabajo. No solamente de la Comisión, sino que hay muchos compañeros que están padeciendo esta situación. Es una de las principales herramientas en cuanto a la persecución y muchos, por supuesto, están inhibidos e incluso están padeciendo hasta problemas de salud por este hostigamiento.

Lorena: ¿cuál es tu situación?

En las Evaluaciones de Desempeño no nos dan la devolución. Las esconden, son inapelables y nos enteramos o de casualidad o ingresando a la página del «BA Desde Adentro». No es nada formal; es todo directamente de forma verbal. Ni sabemos que nos evalúan, no nos hacen firmar nada. Es totalmente arbitrario y te perjudican directamente. Tienen como objetivo ir desgastando a la gente y mucha gente renunció o salieron muchas cesantías. Esto lo hacen premeditadamente para poder luego acomodar a gente afin en esos puestos.

En el Fernández estamos continuamente padeciendo de violencia laboral. Todos los días suman una nueva: ahora nos retiraron las planillas de nuestros servicios y hay que ir hasta el Dpto. de Enfermería a firmarlas, cuando entramos y cuando salimos. Otra de las cosas que están haciendo es negarnos continuamente las Licencias Ordinarias de vacaciones. Yo me pedí 15 días que me deben y me lo negaron rotundamente. Dejé como 5 o 6 formularios con diferentes fechas para que ellos puedan elegir y autorizar a alguna, sin embargo no autorizaron ninguna. Nadie se hace cargo, nadie dice por qué rechazan el pedido de vacaciones. También nos sacaron francos, artículos, compensatorios que tenemos. En fin, nos persiguen y nos castigan porque damos la pelea en todos los terrenos y somos de la ALE.

Andrea: ¿querés agregar algo más?

Sí. Es lamentable que algunos personajes por tener cargos sindicales o cargos de jerarquía se convierten en verdugos de sus compañeros. Obviamente desde la ALE vamos a ir hasta el fondo con todos ellos. Contra la burocracia que traiciona nuestros reclamos y contra el gobierno que no nos reconoce como profesionales. Por eso mismo no paramos y vamos a marchar el 21 en una nueva marcha de las antorchas. Vamos a seguir construyendo nuestro sindicato para tener nuestras propias delegaciones, con delegados que se deban a los mandatos de sus bases y terminar de una vez por todas con esta mafia y sacarnos de encima este triángulo de la opresión para crecer de manera profesional y sindical.

Entrevista: César Latorre

Noticias Relacionadas