lunes, 15 agosto 2022 - 18:23

Natalia Melmann. 20 años de lucha y un dolor intacto

Este 4 de febrero se cumplieron 20 años del femicidio de Natalia Melmann, un crimen atroz que conmocionó a nuestro país en 2001. Una trama de complicidades institucionales que reflejan el peso del patriarcado en el sistema judicial y la impunidad de la que gozan los miembros de las fuerzas de seguridad.

Natalia tenía 15 años cuando fue secuestrada, torturada, violada y asesinada por cinco policías de la comisaria de Miramar. Durante estas dos décadas, sus femicidas se beneficiaron de los favores del poder político y judicial: al “Gallo” Fernández, conocido buchón de la policía y quien fue acusado de ser su entregador y participar en el secuestro, le redujeron la pena de 25 años a tan sólo 10 años.

Los policías Oscar Echenique, Ricardo Anselmi y Ricardo Suárez fueron condenados a cadena perpetua por ser coautores de los delitos de “rapto, abuso sexual con acceso carnal agravado por la pluralidad de personas y homicidio criminis causa”, sin embargo, en 2012 un juez de ejecución fue capaz de concederles salidas transitorias.

Ese mismo año, Gustavo Melmann, papá de Natalia realizó una huelga de hambre, mientras los familiares de los femicidas hostigaban y amenazaban a Laura Calampuca, la mamá de Natalia. Ricardo Panadero, fue absuelto en 2018, aunque varios testigos lo incriminaron y la muestra de ADN de un vello púbico hallado sobre el cuerpo de Natalia arrojaba una compatibilidad del 97%. Otro policía, aun goza de la impunidad absoluta, ya que nunca se cotejaron las muestras de un quinto ADN con los efectivos que trabajaban en esa época en la misma comisaria de Miramar.

Dos décadas de vaivenes judiciales, de luchas y movilizaciones sin descanso en búsqueda de justicia. Este año, debido a que tanto el padre como la madre de Natalia son personas en riesgo por el COVID, cambiaron la tradicional marcha en la ciudad de Miramar por una acción virtual. Desde Juntas y a la Izquierda y el MST nos sumamos con fotos y videos para las redes sociales. Además, organizamos una jornada de lucha frente a la Catedral de Mar del Plata, con una exposición fotográfica y cartelería describiendo el caso, para sensibilizar a los paseantes y mantener viva la memoria de Natalia y la lucha de sus padres y hermanos.

Nos pusimos en contacto con la familia, para enviarles el material: “Gracias por tanto amor y compromiso, este video es conmovedor y su canción es un reflejo de lo que estamos padeciendo y debe parar. Mil gracias por esta enorme caricia y masajito al corazón” fueron las sensibles palabras de Laura Calampuca, que nos reafirman la necesidad de acciones como esta para acompañar a la familia que los reconfortan y fortalecen en su lucha contra la impunidad.

Seguimos exigiendo justicia por este caso emblemático y por cada una de las víctimas, y sostenemos que cada femicidio es un crimen anunciado y el Estado es responsable.

¡Justicia x Natalia! ¡Ni una menos! ¡Vivas nos queremos!

Sonia Magasinik

Noticias Relacionadas