lunes, 17 junio 2024 - 03:50

Massa en EEUU. Más entrega: nueva deuda con el BID

Massa continúa con su periplo por tierra estadounidense. Ayer tuvo el encuentro ansiado con uno de sus amigos del establishment, Mauricio Claver-Carone. Con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) logró destrabar un crédito -entiéndase nueva deuda- para seguir acumulando dólares en las alicaídas reservas del BCRA. A la vez, para no desperdiciar ni un minuto en el país del norte, se reunió con empresarios y algunos funcionarios del gobierno de Joe Biden.

Un enemigo que se volvió aliado: el caso del cubano Claver-Carone

De funcionario odiado a amigo del gobierno. El presidente del BID, Mauricio Claver-Carone, hace unas pocas semanas atrás era el personaje que había trabado el desembolso de un crédito para Argentina y por ende había enardecido a gran parte del Frente de Todos. Enfrentamiento que, en el plano discursivo, venía desde hace larga data ya que el cubano, ex asesor de Donald Trump fue quien manifestó que el fraudulento préstamo Stand By que el FMI le entregó a Macri sólo tuvo como intención salvar la gestión de Cambiemos. Pero las vueltas de la vida hoy colocan a este mismo personaje como un ladero de Massa y por tanto un aliado más de la coalición de gobierno.

Te puede interesar: El dólar soja de Massa genera $ 300000 millones de deuda

Así como el “Cuervo” Larroque elogió las atribuciones del superministro en sus nuevas tareas, Claver-Carone ayer arrojó a la prensa: “Hemos tenido una muy buena reunión, hemos trazado un plan, destrabamos lo que estaba trabado, por lo cual: misión cumplida del ministro; con las medidas de los últimos meses se le dará más credibilidad a las medidas ante el mercado; queremos que este sea un mensaje para el sector financiero privado porque estamos ante una política cohesiva y coherente, con metas claras”. No es sorpresa para nadie que este personaje festeje las medidas de ajuste implementadas en el último tiempo que afectaron áreas tan sensibles como salud, educación y vivienda, entre otras.

Lo destrabado que mencionó el trumpista Claver-Carone, es un esquema crediticio que de US$ 1.200 millones de libre disponibilidad para engrosar las reservas del Banco Central. US$ 500 millones se desembolsarán el 30 de septiembre y el resto el 30 de diciembre del presente año. También se abrió una ventana para la toma de nueva deuda con otros programas que de firmarse reflejarían la entrada de US$ 1.933 millones más para este año y la posibilidad de US$ 1.800 millones.

No está de más repasar que cada dólar que toma Argentina en el mercado de deuda sólo está destinado al pago de deuda anterior. Las “buenas nuevas” que el tigrense alardea en los diferentes medios de sus amigos Vila y Manzano, son tormentos futuros para el conjunto de los trabajadores y sectores populares que ya se ven agobiados por el plan económico del FMI.

De superministro a martillero público

Además de la reunión que mantuvo con el número uno del BID, Massa se juntó con diferentes CEOS y funcionarios del gobierno estadounidense.

Comenzando por los empresarios, el superministro jugó en dos tiempos. El primero, en donde mantuvo una cita con la presencia de la directora de Asuntos Políticos del Grupo Amazon, Arrow Augerot, y con el gerente del Cono Sur de AWS, Juan Pablo Estévez. Haciendo gala de las exenciones impositivas que dieron para el sector de la economía del conocimiento, Massa coincidió con estas patronales en avanzar en nuevas inversiones, además de que recibió apoyo por el plan Argentina Programa 4.0. Ya en el segundo tiempo, el convite fue con el CEO de Volkswagen para América Latina, Canadá y Estados Unidos, Pablo Di Si, y el presidente de la empresa en la Argentina, Marcellus Puig. Como con la rama anterior, el gobierno del Frente de Todos le brindó beneficios impositivos en los que se destacan: derecho de exportación del 0% y reducción del impuesto a las Ganancias. Así fue como, tras el final de la reunión, se reiteró una inversión de US$ 250 millones por parte de la automotriz de origen alemán.

En lo que respecta al encuentro con las autoridades norteamericanas, Massa mantuvo un encuentro con el Departamento de Estado de Estados Unidos, allí los integrantes fueron: Ricardo Zúñiga -subsecretario adjunto principal y enviado especial para el Triángulo Norte en la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental-, Brian Nichols – asistente del secretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental-, Mark Wells -subsecretario de Estado Adjunto- y Marc Stanley -embajador de Estados Unidos en Argentina. El cónclave estuvo marcado, según trascendió oficialmente, por una agenda que apuntó a discutir la seguridad alimentaria, la demanda de energía y diversas ramas de explotación extractiva (principalmente la extracción de petróleo no convencional y el litio). Como hemos expresados en otros artículos, Massa busca profundizar aún más el saqueo ambiental y es esquema reprimarizado de nuestra economía. La explotación de Vaca Muerta y una de las principales reservas de litio de litio, son las joyas que busca rematar el superministro.

Un viaje con más paradas…para apuntalar el ajuste

Los vistos buenos que va cosechando Massa por parte de todo el establishment son frutos del brutal ajuste que emprendió antes de despegar, como así también todas las bondades que tuvo para con los sectores concentrados. El tigrense, mantendrá una reunión con Juan González, asesor de Biden para América Latina, a quien buscará convencer que su hoja de ruta es el plan acordado con el FMI meses atrás. Luego, con todos estos apoyos, buscará recibir el ok de la revisión del Fondo correspondiente al mes de septiembre.

Mientras las calles empiezan a reflejar el hartazgo y la bronca social contra las medidas de ajuste, Massa continúa su camino sin pausa para mostrarse como el mejor alumno del organismo de crédito. Esa orientación, encarnada por el superministro en primera persona, es la reflejada por el conjunto de los integrantes del Frente de Todos.

Noticias Relacionadas