lunes, 22 abril 2024 - 23:30

Masacre de Once. 12 años exigiendo justicia

Se cumple un nuevo aniversario de la masacre de Once. Hace 12 años, a las 8.33 horas, el tren identificado con la chapa 16 de la línea Sarmiento, se encontraba llegando a la plataforma 2, pero sin frenos terminó chocando con el paragolpes de contención.

El impacto causó 52 víctimas fatales y 789 heridos de gravedad. Víctimas de la desidia estatal y empresarial, en su momento TBA dirigida por el grupo Cirigliano, recibía subsidios millonarios que no invertía en las unidades, sino que iban directo a su cuenta privada. Tan solo entre el año 2003 y el 2012 el Estado le transfirió 3.500 millones de pesos.

La incansable lucha de los familiares de víctimas junto a los sobrevivientes lograron dos juicios, conocidos como Once I y Once II. En Once I, el tribunal dictó sentencia en 2014 con 18 empresarios (el titular de TBA, Claudio Cirigliano y otros directivos), 2 funcionarios (los ex secretarios de Transporte de la Nación Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime) y el maquinista condenados, pero en 2018 la Cámara absolvió a uno de los condenados y redujo todas las penas restantes, lo que fue apelado ante la Corte Suprema. En 2018 se realizó el juicio Once II y su sentencia tuvo criterios distintos que Once I, absolviendo del estrago ferroviario al principal acusado, el ex ministro Julio De Vido, y condenándolo por administración fraudulenta.Como cada año, los familiares realizaron su acto en la Estación de Once, donde leyeron un documento que sigue exigiendo justicia real y  denunciando las condiciones paupérrimas del servicio, la desidia, la desinversión y la codicia empresarial. También la “canibalización” de las unidades, como le dicen los trabajadores, que significa sacar partes de unas maquinarias para ponerlas a otras. Del acto participó Cele Fierro, diputada porteña FIT Unidad – MST, quién presentó un proyecto en la Legislatura porteña para conmemorar este aniversario.

Link del proyecto: https://drive.google.com/file/d/1zP9IPSpUI4PA0j5ZPx9YktME8AMGfEtZ/view?usp=sharing

Las privatizadas y la corrupción matan

En tiempos donde se quiere profundizar el vaciamiento del Estado y el desprecio por las empresas estatales, es importante recordar que la masacre de Once fue el resultado de la gestión privada en complicidad con los funcionarios del gobierno de turno y su falta de control. Lo único que logran los trenes entregados al negocio privado, con sus ganancias subsidiadas millonariamente por el Estado, es un triángulo de corrupción compuesto por el poder político, la burocracia sindical y los empresarios amigos.

El transporte es un derecho social: hay que reestatizar el sistema ferroviario con control de sus trabajadores, usuarios y organizaciones, como los familiares y sobrevivientes de la masacre de Once. Porque somos quienes lo usamos cotidianamente y los únicos interesados en tener un servicio de calidad y al servicio de las mayorías sociales.

Julieta Luna

Noticias Relacionadas