lunes, 17 junio 2024 - 03:17

Más verso de género. “Plan Nacional de Igualdad en la Diversidad 2021-2023”

La ministra de Mujeres, Género y Diversidad, Gómez Alcorta, lo anunció el miércoles 11 de mayo, en la Rosada, junto a su secretaria Merchán y al jefe de gabinete Cafiero. Para analizar bien dicho plan repasamos todo el documento, de 189 largas páginas y tono académico, digamos…

Aparte de prólogo, el documento tiene presentación, introducción y estructura, que suman 9 páginas. Después viene el marco normativo internacional, nacional y conceptual, que resume las leyes vigentes,en otras 16 páginas.Y luego reseña las políticas públicas que ya existen y sus objetivos[1], en 5 páginas más, y, por si fuera poco, agrega sus antecedentes, en otras 9.

Tras esas 39 aburridas páginas recién se llega al diagnóstico en materia de igualdad y diversidad (resaltamos la y porque antes el texto intenta explicar lo opuesto: por qué no usarla)[2]. Esta parte reitera datos y obviedades, como que hay “una deuda histórica del Estado hacia LGBTI+ y, especialmente, hacia la población travesti trans”, que “la brecha de ingresos totales entre varones y mujeres es del 29%” y que “travestis y trans encuentran barreras de acceso al empleo”. Chocolate por la noticia.

Siguen más cifras y generalidades sobre salud, educación, ciencia, cultura, deporte, arte, ambiente, participación social y política, y cuidados, para pasar ahablar dediscapacidad, personas afro, rurales e indígenas. Ese extenso diagnóstico abarca 34 páginas.

¿Y el plan?, ¿y la moto?, ¿y Candela?

Así llegamos al plan y sus objetivos estratégicos. Figuran por ámbitos, o mejor dicho dimensiones programáticas. Como todo es más o menos igual dicho distinto, tomemos sólo un caso: empleo. ¿Cuál es el objetivo estratégico? “Promover la reducción de las brechas y segmentaciones por motivos de género en el acceso, permanencia y promoción de mujeres y LGBTI+ en el trabajo, el empleo y la producción”. Sí, lo que leíste. Y luego explica los principios rectores y que para la formulación del plan hicieron siete foros participativos con organizaciones sindicales, de personas con discapacidad, rurales, étnico-raciales, LGBTI+, empresarias y feministas. Entonces, leídas estas 7 páginas más,por fin aparecen las tan esperadas principales acciones del bendito plan:

 AcciónQué es
1Gabinete nacional de transversalización de políticas de género“Coordinan” los ministerios
2Programa interministerial de presupuesto con perspectiva de género y diversidadLe ponen “de género” a las partidas presupuestarias[3]
3Mesa interministerial de políticas de cuidadoPreparan un proyecto de ley
4Mapeo federal de cuidadosPreparan un mapa
5Programa nacional Igualar para la igualdad de género en el trabajo, el empleo y la producciónRelevan datos, hacen guías y talleres
6Fortalecimiento de las políticas locales tendientes a la igualdad de género y la promoción de la diversidadCrean áreas municipales
7Cupo laboral travesti trans en el sector público nacionalEl decreto 721 de Alberto
8Fortalecimiento del registro de promotorxs territoriales en género y diversidad a nivel comunitario “Tejiendo Matria”Dan cursos de capacitación
9Programa de fortalecimiento del acceso a derechos para personas travestis, transexuales y transgénero“Articulan” el acceso
10Programa nacional para el acceso igualitario a las tecnologías digitalesNo existe decreto o resolución
11Campaña nacional “Cuidar en igualdad. Necesidad, derecho, trabajo”Dicen que “se lanzó en 2020”, tampoco existe decreto
12Programa interministerial “Democracia paritaria”Aún no creado
13Programa nacional para el fortalecimiento de la perspectiva de género en el desarrollo rural “Sembrar igualdad”Aún no creado
14Programa interministerial para la prevención de la violencia y la promoción de la igualdad de género en el deporteDan capacitaciones
15Programa interagencial para la articulación de políticas de igualdad y discapacidadAún no creado

Entre enumerar la participación de los ministerios en el plan, el monitoreo, las palabras finales y la bibliografía se van 19 páginas más. Y las 79 páginas restantes, tituladas matriz de planificación estratégica, repiten todo lo anterior en forma de cuadros por área.Eso son los “200 compromisos” que anunció la ministra. Un verso de aquéllos.

Basta de relato, de sarasa

Resumiendo el cuadro anterior, sobre 15 acciones, 3 “articulan” o crean oficinas, 3 dan cursos, 5 no existen o no tienen decreto, una dibuja un mapa, otra escribe un proyecto, otra tunea “de género” el presupuesto y otra es el cupo laboral trans que se aplica a cuentagotas, a dedo y para la tribuna. Para todo este cacareado plan prevén un presupuesto de $ 1.225 millones, o sea 400 palos por año: la nada misma, para hacer la nada misma. O mejor dicho, sólo para burocracia estatal.

Según dijo Gómez Alcorta, el suyo es un “ministerio de puertas abiertas y con los pies en la tierra”. Pero no parece muy terrenal que la única acción ministerial concreta en esta pandemia que agrava todas las desigualdades hayan sido unos 3.500 magros subsidios del Programa Acompañar a mujeres y personas LGTBI+ en situación precaria: apenas $ 21.600 y por sólo seis meses. Tampoco es muy terrenal que en las 189 páginas de su plan omita por completo que la gran mayoría de las travas se sostiene por trabajo sexual o prostitución, como le quiera decir Gómez Alcorta.

Menos terrenal aún es que, al presentar su plan, sobre Tehuel haya dicho: “Nosotros como ministerio venimos haciendo el seguimiento del caso con todas las actuaciones judiciales y en el Sistema Federal de Búsqueda de Personas que depende del Ministerio de Seguridad. Participamos de las reuniones con la familia, en el acompañamiento y la investigación. El Poder Judicial está haciendo la investigación y nosotros visibilizando para mostrar que el caso de Tehuel no es aislado, sino que tiene que ver con una situación estructural”.

No tiene cara. ¿Aun solo retuit suyo alguna vez sobre Tehuel y a esta última mención obligada le llama visibilizar? ¿Y ante esa situación estructural de vulnerabilidad de nuestro colectivo propone este “plan” de cartón pintado? ¿De qué igualdad en la diversidad nos viene a hablar, cuando en su “plan” no hay propuestas efectivas para frenar los travesticidios, los crímenes de odio y la violencia policial e institucional?

La mejor muestra de que este gobierno en el tema género es más relato que realidad es el reciente papelonazo de Alberto: pareciendo desconocer la mayoría varonil de su propio gabinete, tuiteó que la Argentina es primera en proporción de ministras cuando lo es Nicaragua. Insistimos: más relato que realidad. Invitamos al activismo LGBTI+ y feminista que se siente disconforme ante las falencias del Frente de Todos, compañeres con quienes compartimos tantas luchas por nuestros derechos, a repensar a fondo estas cuestiones, dejar atrás el falso progresismo oficialista y sumarse a nuestras filas para enfrentar y derrotar a este sistema capitalista y patriarcal, causa estructural de todas las injusticias y desigualdades.

Pablo Vasco

Libre Diversidad-MST


[1]Integrar; visibilizar y horizontalizar; historizar, decolonizar y despatriarcalizar; incluir la interseccionalidad; reconocer la heterogeneidad, y situar a la sostenibilidad de la vida como eje transversal

[2]“En tal sentido, nombrar a la igualdad de género en la diversidad en lugar de utilizar el conector “y”, no representa una cuestión circunscripta solo al plano enunciativo o sintáctico. Apuesta a transformar el diseño, la implementación y el impacto de las acciones para el acceso y permanencia en el ejercicio de derechos a mujeres y LGBTI+” (pág. 30).

[3] Ver https://mst.org.ar/2020/09/30/otra-vez-doble-discurso-presupuesto-2021-con-perspectiva-de-genero/

Noticias Relacionadas