viernes, 12 abril 2024 - 21:48

Mara Gómez. Primera jugadora trans en Primera División

El lunes 7 de diciembre, ante Lanús, Mara Gómez debutó oficialmente como jugadora de Villa San Carlos, convirtiéndose en la primera futbolista trans en disputar un torneo de la máxima categoría de fútbol argentino.

Si faltaba alguna piedra en su camino, el coronavirus llegó también para retrasar su debut en Primera División. Y aunque la habilitación definitiva llegó el viernes 4 de diciembre, lo que en sus sueños era un estadio sonriendo y alentando mutó, por culpa de la pandemia que aún castiga al mundo, a un marco de tribunas vacías atestiguando el triunfo de su lucha en clave de intimidad futbolera.

Hoy la vida le demuestra y nos demuestra que con lucha y organización tenemos la oportunidad de cambiar la sociedad, de abrir la puerta a las oportunidades y de conquistar la verdadera inclusión.

Años atrás era muy difícil hablar de esto, una extensa trayectoria de pelea en las calles y organización del movimiento disidente nos han traído hasta aquí. No se trata entonces solo una conquista personal, sino social y colectiva. Es un triunfo que representa al colectivo LGBTIQ+, que por mucho tiempo ha sido excluido de todo, expuesto a la marginalidad, a no tener una vida digna, ni derecho al trabajo, a la salud, a la educación.

Como se vivió el debut

A través de la televisión, muches pudieron conocer la faceta goleadora de Mara, una nueve que viene de ser bicampeona con el club Las Malvinas en la Liga Amateur Platense, con 16 goles en su último torneo allí. Lanús le ganó a Villa San Carlos por 7 a 1; pero el dato más relevante del partido no es el resultado, sino que se inicia una nueva era del fútbol, que se aleja de las celdas binaristas y acerca al césped a los cuerpos libres.

A las 9 de la mañana, con el sol y la luna como testigos universales y con una bandera del orgullo flameando sobre el tablón, la delantera de 23 años ingresó al campo de juego junto a sus compañeras. Después del sorteo, se entregó feliz a la foto grupal del once de Villa San Carlos, regalando entre todas un poster histórico. Ya se eternizó el primer abrazo de gol en la memoria de Mara, porque VSC fue el primero que gritó, a los nueve minutos de partido, un gol de Emilia Braga.

Al final del partido, las pibas de Lanús le regalaron a Mara una camiseta granate, que lleva su nombre y un 10 en la espalda. Todes quieren ser del equipo de Mara, esa que lucha por sus sueños.

Historia de lucha

Su primer club fue Toronto City, donde le abrieron las puertas, la apoyaron y pudo convertirse en jugadora de liga. Luego pasó por Asociación Iris (de la Liga Amateur Platense), de ahí a la UOCRA (de la Liga de Chascomús), después jugó en Cambaceres y por último en Malvinas donde salió bicampeona en 2019 junto a su equipo hasta que la llamaron de Villa San Carlos. La legislación que permitió su incorporación fue la Ley 26.743 de Identidad de Género, sancionada en Argentina en 2012, que establece la obligatoriedad de que las personas transgénero sean tratadas de acuerdo a su identidad autopercibida.

El futuro será disidente o no será

El encuentro que Villa San Carlos y Lanús jugaron, fue televisado en directo por TNT, además de contar con un móvil de ESPN y periodistas de AFP, AP (de Estados Unidos) y Reuters (de Gran Bretaña), entre otros. Por eso, hay que seguir luchando para que el fútbol femenino tenga las mismas condiciones en todos los aspectos que el masculino.

A grandes rasgos, la habilitación de Mara se resolvió bajo los mismos criterios que plantea el Comité Olímpico Internacional para los casos de “cambio de sexo o hiperandrogenismo”: “el atleta debe demostrar que su nivel de testosterona total en suero está por debajo de los 10nmol/l durante al menos 12 meses antes de su primera competencia y a lo largo del período de elegibilidad deseado para competir en la categoría femenina”.

El camino será largo y exigente para ella, pero si algo sabe es gambetear dificultades. Por eso hay que seguir rompiendo los paradigmas e ideologías patriarcales para abrir caminos para todes más allá del género.

Iara Saldungaray

Noticias Relacionadas