Mar del Plata. Antorchas por Tehuel frente a la Catedral

Desde el 11 de marzo se desconoce el paradero de Tehuel de la Torre, varón trans de 22 años. Tehuel se suma al largo listado de personas desaparecidas y/o asesinadas que constituyen al identicidio como una práctica social naturalizada por el transodio.

Históricamente nuestras identidades en la justicia han sido criminalizadas siempre que se trata de casos que tienen que ver con nuestro colectivo. En el caso de Tehuel, hoy en día se habla de homicidio en contexto de odio de género como una de las principales hipótesis. Esto da cuenta de la situación de invisibilización de las identidades a la que se expone a las personas TTNB[1], y por eso es importante señalar que la lucha debe ser por el reconocimiento de la figura del trans-homicidio en caso de hallarlo sin vida.

Es importante no dejar pasar por alto la poca visibilización del caso de Tehuel en comparación con las desapariciones de las personas cisgénero. No es novedad que las identidades travestis, trans, no binaries, marikas, personas intersex, lesbianas, bisexuales, gays, históricamente han sido expulsadas por la matriz patriarcal. Pero es acá cuando es pertinente preguntarnos: ¿dónde está la conducción oficialista del Movimiento de Mujeres y Diversidad marplatense en este momento? ¿Dónde está ese feminismo cuando hay que salir a buscar un pibe trans? No nos parece casual su silencio cuando “ellas” no son las convocantes. ¿Será que hay más de un terfismo[2] solapado detrás de un pseudo transfeminismo? ¿Serán los egos políticos que no permiten pasar a les pibis más allá del lugar de furgón de cola donde el feminismo hetero-cis-sexista quiere colocar a las identidades de género no hegemónicas? ¿O será simplemente una cuestión de ser funcionales al gobierno de turno?

Por todo lo mencionado, ante la ausencia de “los feminismos” locales y de la presencia de los sectores militantes en las calles, el amarillismo y morbo de los medios hegemónicos y el abandono estatal, estamos generando redes de organización, comunicación y acción a lo largo y ancho del país, tanto la familia de Tehuel como personas autoconvocadas, asambleas trava-trans-no binaries territoriales y algunos partidos, para que nuestro grito se escuche bien alto.

Nuestros reclamos

No vamos a dejar de denunciar que el Estado y los gobiernos, a través de sus autoridades ejecutivas, legislativas y judiciales, son responsables políticos de la desaparición de Tehuel. Ninguno de estos tres poderes ni los agentes fiscales, judiciales y policiales han tomado medidas efectivas en la investigación y búsqueda nacional e internacional tendientes a encontrarlo con vida. En cuanto a nuestra comunidad TTNB, hace más de seis años que se vienen presentando proyectos de ley para construir un recurso legal que facilite el acceso al trabajo. El decreto de cupo laboral para personas travestis, transexuales y transgénero (721/2020), las adhesiones municipales a la ley de cupo laboral travesti-trans (Ley 14.783) que se promulgó en la provincia de Buenos Aires, y las leyes de cupo laboral aprobadas luego en otras provincias no tienen una real implementación. Muchas instituciones gubernamentales municipales, provinciales y nacionales, con su desinterés y falta de voluntad política, ni siquiera han comenzado a reglamentar el 1% del cupo que les corresponde.

Este señalamiento tiene nombres y apellidos. No sólo queremos que hablen Ramos y Montes (los dos detenidos por el caso de Tehuel), sino que denunciamos la inacción del intendente Nicolás Mantegazza y la Policía Bonaerense del actual ministro de Seguridad, Sergio Berni. A lo largo de la búsqueda de Tehuel no pusieron a disposición todos los medios necesarios para encontrarlo con vida, al punto que hoy en día directamente descartan esa posibilidad, tal como expresó Berni en una entrevista televisiva.

Denunciamos la falta de disposición de la fiscal Karina Guyot y del juez de garantías del departamento de Cañuelas, Martín Rizzo, por el retraso de los rastrillajes y por la negativa de realizar la búsqueda bajo la presunción de vida de Tehuel desde un inicio. Denunciamos la falta de un acompañamiento integral al caso de Tehuel por parte de los ministerios de Mujeres, Géneros y Diversidad tanto provincial como nacional y exigimos que se destine presupuesto para estos casos.

Necesitamos una real alianza de todos los sectores, que garantice la contención integral de la familia de Tehuel, que nos dé respuestas urgentes ante esta situación como en todas las aristas de nuestras existencias como colectivo TTNB. Las identidades travestis, trans y no binaries no pueden seguir dando su lucha en soledad relegadas a la subalternización y el olvido. No es momento de fragmentarnos en la lucha. Que la búsqueda de Tehuel nos sirva de inspiración a todos, todas y todes para construir una sociedad menos corrupta y selectiva, más justa, antiimperialista, descolonial, interseccional y realmente transfeminista.

Oma Dov, activista trans no binarie / Mar del Plata


[1] Travestis, trans y no binarias.

[2] Terf, siglas en inglés de feminismo radical trans-excluyente.

Noticias Relacionadas