lunes, 15 agosto 2022 - 18:35

Luján. No a la habilitación de la termoeléctrica. 

El jueves 23 el pueblo de Luján tomó por segunda vez en 48 horas el recinto del Concejo Deliberante para impedir la votación que permitiría habilitar la termoeléctrica de Araucaria Energy, a través de un proyecto de excepcionalidad a la Ordenanza 6224. Tanto el martes como el jueves, al compás del ‘que se vayan todos’, cientos de vecinos frenaron la sesión e impidieron la votación. En ambas ocasiones, los concejales alevosamente no atendieron a las mociones y reclamos de los vecinos y se propusieron comenzar a votar. Esta vez, luego de que se interrumpiera la sesión pasaron a un cuarto intermedio sin aviso y sin límite de tiempo, lo cual motorizó una vigilia de horas hasta que la sesión se cayera oficialmente a las 00 horas.

Un poco de historia

En el 2017, bajo el gobierno de Oscar Luciani (JxC) se instaló una termoeléctrica de la empresa Araucaria Energy con mucho repudio de la población; pero desde entonces funciona ilegalmente. Decimos ilegalmente porque la ciudad cuenta con la Ordenanza 6224 que fue conquistada por la larga lucha en contra de la curtiembre Curtarsa, ubicada en el pueblo de Jauregui.

Esta empresa contaminaba con metales pesados el agua del río Luján que luego era consumida en el pueblo, lo cual llevó en primer lugar al deterioro de la salud de los habitantes, muchísima gente padeció y padece cáncer. Posteriormente la población se organizó y luchó para conseguir el cierre de la fábrica a través de la Ordenanza y la prohibición de cualquier empresa de 3ra categoría (a la cual pertenece tanto la curtiembre como la termoeléctrica).

La traición del Frente de Todos

Boto, el actual intendente, en 2019 en su campaña catalogaba el hecho como un “escándalo” y prometía que si ganaba iba a hacer cumplir un dictamen de desalojo. Hoy presenta un proyecto a los concejales para que en la ordenanza se haga un excepción y así se logre habilitar el establecimiento que usa 1,4 millones de litros de agua al día (511 millones de litros al año), contamina en un alto grado el ambiente y que ni siquiera destina la energía producida para Luján. Además, tampoco aceptó una audiencia con los vecinos de la asamblea que hace meses se viene exigiendo.

Ambos bloques de concejales, tanto el de Juntos por el Cambio como el del Frente de Todos apoyan el proyecto casi por unanimidad. No es sorpresa para nadie lo que vemos aquí y en todos lados, el peronismo y el macrismo cuando se trata de beneficiar al empresariado no conocen de grietas.

La lucha sigue 

Nuestra posición desde un principio fue y es la de apoyar la lucha legítima del pueblo de Luján, formando parte de la asamblea de vecinos, y estando en todas las movilizaciones y reclamos que se le hicieron al gobierno local.

Es importantísimo seguir con esta pelea contra el lobby empresarial y en defensa de la ordenanza. Por eso llamamos enérgicamente a seguir movilizados y movilizadas contra esta avanzada que amedrenta los derechos conquistados, la salud y el ambiente. 

¡El agua y la vida no se venden! ¡La ordenanza 6224/13 no se toca! 

Noticias Relacionadas