domingo, 14 agosto 2022 - 22:28

Luciano Arruga. 13 años de lucha por justicia

En la calurosa tarde del 31, partiendo desde la  General Paz hacia la plaza Luciano Arruga en Lomas del Mirador marchamos por justicia. Se sumaron familiares de víctimas de gatillo fácil como de Lucas Verón.

Cientos de vecinos, jóvenes, organismos de DDHH, organizaciones políticas, sindicales y barriales nos movilizamos a la convocatoria de familiares y amigos de «el pibe que se negó a robar para la policía» para una nueva jornada contra la impunidad. Una vez más levantamos la bandera de Luciano como símbolo de lucha contra la represión del Estado.

Luciano Arruga era un pibe de 16 años.  El 31 de octubre del 2009, estaba con amigos cerca de su casa cuando fue detenido por la policía bonaerense. Esa madrugada, Mónica Alegre y Vanesa -mamá y hermana de Luciano-, emprendieron la búsqueda del joven sin cansancio. Recorrieron comisarías y hospitales pero no tuvieron noticias de él, incluso presentaron un habeas corpus que fue rechazado. Sabían que Luciano no se iba sin avisar, también sabían que la policía tiene la costumbre de detener pibes del barrio para obligarlos a robar para ellos.

Con el antecedente de que Luciano ya había sido detenido, golpeado y amenazado por la policía del destacamento de Lomas del Mirador, Mónica y Vanesa fueron a buscarlo ahí. A pesar de la negativa de los agentes y el maltrato sufrido, se comprobó que evidentemente Luciano había sido llevado a esa comisaría.

Semanas después desde la desaparición, un pibe también menor de edad, contó que había estado con Luciano en esa comisaría y que la policía los había golpeado brutalmente. También afirmó que había visto a Luciano muy mal y que lo habían matado a golpes. A la certeza de que el joven había sido detenido por la policía del entonces gobernador Scioli, se sumó la intervención de la DDI de San Justo que amenazó a amigos de Luciano.

Contra todo este combo de complicidad y real atentado a los Derechos Humanos en democracia, la familia de Luciano junto a Pablo Pimentel abogado de la APDH La Matanza ya estaban embarcados para denunciar toda responsabilidad estatal. Claro, a esta pelea nos sumamos distintas organizaciones de DDHH, sociales, sindicales y políticas como nuestra Juventud Socialista del MST-FIT UNIDAD. Marchas, radios abiertas, pintadas y festivales son algunas de las acciones que venimos llevando a cabo para que paguen tanto los responsables materiales, cómo los políticos y judiciales de este caso, que si bien es emblemático, no es nada aislado que la yuta persiga, hostigue, golpee y amenace a los pibes y trabajadores de los barrios.

Los años de intensa búsqueda no fueron en vano. En octubre del 2014, encontramos a Luciano. Había sido enterrado en el cementerio de Chacarita como NN después de que fue atropellado -en General Paz altura Mosconi, cerca de donde fue detenido- y llevado al Hospital Santojianni dónde falleció el 1 de febrero del 2009. La familia de Luciano había pasado por ese hospital el día de la desaparición pero nadie informó del internado NN.

Tampoco fue en vano la pelea justicia que si bien, falta que paguen todos los responsables se conquistó que sea condenado en el 2015 el ex policía Julio Torales por torturar a Luciano en una detención previa a la desaparición. Hoy, sigue en pie el pedido de la familia a un jury a los jueces de la causa de la desaparición de Luciano por inacción.

Por todos los responsables

Desde el MST en el Frente de Izquierda Unidad nos sumamos al punto clave de mantener la movilización en las calles por verdad y justicia por Luciano.  Impulsamos la más amplia unidad en estos casos donde los gobiernos y la justicia se alinean en sostener la impunidad. Adherimos a las palabras de la mamá de Luciano en el acto de cierre de la marcha: «No es la marcha de Luciano, es la marcha de todos».

Cómo no confiamos en esta justicia encubridora y cómplice:

  1. Creemos importante el impulso de una comisión investigadora independiente para saber qué hicieron con Luciano y castigar a todos los responsables: materiales, judiciales y políticos.
  2. Junto con ello, atacar a los privilegios en la Justicia: elección de jueces y fiscales por voto popular. Sin salarios de privilegios y con revocación de mandato.
  3. Decimos, esta policía no va más. Esa maldita bonaerense hoy de Berni y Kicillof, pero ayer de Vidal y Scioli tiene en su esencia verduguear, torturar y hasta matar a nuestros pibes. En La Matanza, Luciano Arruga y Lucas Verón son sólo un minúsculo ejemplo de lo que pasa día a día en la provincia y en especial en el conurbano bonaerense. Por eso, es necesario disolver la bonaerense. 

Junto con todo esto, levantamos la bandera por toda la juventud de los barrios, por más oportunidades: Por plata para educación, no para la represión. Por planes de primer empleo sin precarización. Por inversión real en cultura y deportes. Y así saldar la verdadera deuda.

Noticias Relacionadas