jueves, 30 mayo 2024 - 10:18

Los Macri. La familia predilecta del sistema

Hace unos días, Página 12, publicó fragmentos del nuevo trabajo periodístico de Santiago O’Donell titulado Hermano. Bastante se adelantó de este nuevo libro que promete sacar a la luz “las verdades” sobre Mauricio Macri. El corte novelesco y de disputa familiar ya puede percibirse desde las primeras líneas, donde Mariano, el hermano de Mauricio, hace ver como el único malo de la película al ex presidente, expiando de culpas a su padre Franco Macri, a quien describe como “una persona auténtica y constructiva, que siempre buscó crecer y generar trabajo y desarrollo[i].

De Franco Macri se ha hablado incontables veces, pero no precisamente por ser protagonista de actos altruistas o en favor del pueblo, sino todo lo contrario, sus negociados de larga data dan fe de las vastas posibilidades que tienen los ricos de seguir siendo más ricos con garantía de impunidad.

La dictadura cívico- militar de 1976 es uno de los capítulos más oscuros de la historia argentina, pocos fueron los que la pasaron bien en esa época y el grupo Macri encabezado por Franco, fue altamente privilegiado. En el ‘76 contaban con 7 empresas y al finalizar la dictadura poseían un total de 47.

También fue en esta época en donde el grupo liderado por Franco y Mauricio se convirtió en contratista del Estado, lo cual le permitió ampliar aún más su capital “los grandes grupos beneficiados por el Gobierno de facto pasaron a detentar ‘una enorme capacidad para definir y condicionar la trayectoria de la economía nacional’, ya que intervenían en sectores clave como la energía, la metalmecánica, la alimentación y la construcción[ii]

En 1982 la deuda privada fue estatizada, o sea, a estos negociados los pasa a pagar el pueblo trabajador. Los empresarios “constituyeron deudas probadamente ficticias, la familia Macri se vio favorecida con la transferencia al Estado nacional de las siguientes sumas: Sevel, 124.142.000 dólares; Sideco Americana, 60.751.000 dólares; Fiat, 51.000.000 dólares”[iii].

Ni hablar de la estafa del Correo Argentino, en 1997 Menem decreta su privatización y esta entidad pasa a las manos de SOCMA (Sociedad Macri), la cual debía pagarle al Estado Nacional un canon semestral de 51,6 millones de pesos . La empresa recortó a sus anchas, en cuatro años pasaron de contar con 20.400 trabajadores a reducir el personal casi a la mitad, con 12.800 trabajadores, quienes en reiteradas ocasiones denunciaron la falta de pago de sueldos y precarización. Actualmente la deuda millonaria del correo, por supuesto, está estatizada, política que implementó Néstor Kirchner en el 2003, en ese momento, el canon adeudado era aproximadamente de 300 millones de pesos.

A la fiesta de los empresarios, la pagamos todos

Los negocios, estafas, deudas con el Estado son de hace mucho tiempo en esta familia, los Macri son una de las familias más ricas del país, y hubo múltiples investigaciones que revelan las ilegalidades con las que se manejaron para aumentar su patrimonio. La millonaria deuda contraída con el FMI durante la presidencia de Mauricio acrecentó la crisis en nuestro país, no se invirtió en salud, educación, en aumento de salarios o alguna medida popular. Por el contrario, él y sus funcionarios fueron los únicos beneficiados por la especulación financiera y obtuvieron más ganancias. 

En campaña, Alberto Fernández había enfatizado su discurso en que a la deuda “la iban a pagar Macri y sus amigos”. Lejos quedó esa promesa y ahora el mayor logro que se adjudica el gobierno fue haber reestructurado esa deuda que, nuevamente, a pesar de contar con todos estos elementos de ilegalidad y estafa, la paga el pueblo.

El libro con las declaraciones de Mariano Macri poco podrá lavar la cara de su padre, cabecilla de todos estos negociados y quien los delegó a su hijo Mauricio. Una familia que se benefició con la usura, estafa, bicicleta financiera y paraísos fiscales. Los distintos gobiernos nunca tomaron las medidas que hacían falta para que estos grupos empresarios paguen sus deudas y devuelvan lo que se robaron. Por el contrario, las deudas se estatizan y quien las paga es la clase trabajadora, ni siquiera existe un impuesto a las grandes fortunas para poder destinar millones a las necesidades de la mayoría.

En este contexto de agudización de la crisis, ¿no sería conveniente que de una vez por todas estos empresarios devuelvan la plata que se robaron y se destinen esos recursos al sistema de salud, a educación, viviendas y demás necesidades que no están contempladas?

El libro aludido al principio, Hermano, no hará más que sacar a la luz nuevos ilícitos de uno de los hijos predilecto del capitalismo argentino, Mauricio Macri. Es por esto que, para que la impunidad no siga siendo moneda corriente para estas familias burguesas, se impone la necesidad de una CONADEP de la corrupción, que investigue a fondo todos sus negociados inescrupulosos, para que, de una vez por todas, el 1% pague por sus estafas a las mayorías trabajadoras.

Colaboración de: Violeta González


[i] https://www.pagina12.com.ar/301000-mariano-macri-sobre-mauricio-otro-adelanto-de-hermano-el-lib

[ii] https://www.elpaisdigital.com.ar/contenido/el-grupo-macri-y-la-dictadura-el-comienzo-de-la-expansin/15762

[iii] https://www.infobae.com/opinion/2017/02/17/los-negocios-de-la-familia-macri-la-transparencia-y-la-etica/

Noticias Relacionadas